Liga Endesa Jornada 03: Iberostar Tenerife 71 Real Madrid 76

Llull da la cara

Cargando...

Complicada victoria del Real Madrid en Tenerife, donde el gran Sergio Llull salvó a su equipo con 11 puntos en el último cuarto y 6 de ellos en el último minuto cuando Iberostar Tenerife iba por delante en el marcador. El 43% en tiros de campo, hizo trabajar doblemente al campeón de Liga Endesa. Jordan Mickey nos dejó para el recuerdo un mate desde la línea de tiros libres como hizo Michael Jordan en el All Stars 1988 de la NBA.

ACB Photo / E. Cobos ACB Photo / E. Cobos ACB Photo / E. Cobos ACB Photo / E. Cobos ACB Photo / E. Cobos ACB Photo / E. Cobos ACB Photo / E. Cobos ACB Photo / E. Cobos

Como cambian los partidos en el baloncesto. Si el jueves hablábamos de baloncesto puro, en el duelo Real Madrid vs Fenerbahce, anoche al Real Madrid le costó aún más para derrotar a un buen Iberostar Tenerife. No voy a desmerecer, ni mucho menos, al conjunto canario. Pero el partido que realizó el Real Madrid, fue terrenal. Mal acostumbrados nos tenía el equipo de Pablo Laso, superando los 80 puntos en anotación y rozando valoraciones desorbitadas, que no nos esperábamos para nada un partido como el de ayer. Gracias a los 24 puntos del último cuarto, se llegaron a 76 puntos, pero el 43% en tiros de campo, fue toda una losa durante el partido. Un partido generado desde el barro, luchado, contra un equipo que peleaba cada posesión en ataque como en defensa y que estuvo por delante del marcador hasta el minuto 39, donde apareció un jugador – ayer de negro – que siempre dará la cara y le podrá salir mal o, como anoche, le podrá salir bien.

clorin 1200 200

Era el cuarto partido en 8 días, el sexto de la temporada. No sirva de excusa, pero un calendario tan apretado de partidos, siempre tiene que darte un bajón físico. Ayer lo comprobamos por ejemplo en Facundo Campazzo, quien nos tiene acostumbrados a ser un líder en anotación y/o valoración, pero que ayer “solo” pudo obsequiarnos con 8 puntos – 2/8 en el tiro – y 3 asistencias en 18 minutos. Es humano, claro que sí. Y volvió a ser titular, con Rudy Fernández (que debutaba esta temporada en Liga Endesa), Gabi Deck, Tavares y de nuevo, Usman Garuba. El comienzo del partido fue vivo, vibrante, los que gusta jugar al Real Madrid, pero el desacierto se llenó en el juego, con fallos incompresibles, por ejemplo, de Tavares o Deck debajo de canasta. Así era fácil de entender el 8-6 del minuto 5, con un 35% de acierto en el tiro del lado madridista. Tampoco tenía su día el Iberostar Tenerife, que buscaba ampliar ventajas desde el triple pero sin mucho acierto. El partido continuaba igualado, donde 3 triples de Iberostar Tenerife, marcaban la diferencia, ante un Real Madrid que, curiosamente, solo había lanzado un triple en 7 minutos de juego. Tanto Tavares como Garuba, no estaban acertados de cara al aro y no podían aprovecharse de sus ventajas en el juego interior. La salida de Sergio Llull a falta de 3 minutos, arregló algo el marcador del Real Madrid, quien con dos triples consecutivos, consiguieron remontar el partido con un 0-10 de parcial final, estirando el marcador hasta el 11-18 al final del primer cuarto. El Real Madrid había mejorado sobremanera en el último tramo del cuarto, con Rudy, Campazzo y Deck, anotando 14 de los 18 puntos del equipo de Pablo Laso. En Iberostar Tenerife, sorprendía que Txus Vidorreta, había hecho jugar ya a 10 jugadores en 10 minutos y que solamente 3, habían anotado.

El Real Madrid salió en el segundo cuarto decidido a meter la directa con un quinteto completamente diferente al de inicio, pero con la misma mala suerte de cara al aro. Curiosamente, era el triple, el mejor arma que tenían los blancos en sumar puntos puesto que debajo de la canasta, los tiros seguían sin entrar. A cuenta gotas, pero Iberostar Tenerife conseguía anotar con más frecuencia y conseguir un parcial de 10-6 en el comienzo del segundo cuarto. Y sí, los 6 puntos del Real Madrid, fueron obra de dos triples ya que, antes con Garuba y Tavares y ahora con Reyes y Mickey, el Real Madrid seguía sin anotar dentro de la zona. Con todo ello y ya con Shermadini en pista, Iberostar Tenerife volvió a meterse de lleno en el partido hasta el 21-24 del minuto 15. Ante la ausencia de Laprovittola de inicio en el cuarto – saltó en los dos últimos minutos – Sergio Llull y Fabien Causeur, intentaban tirar del carro madridista que seguía espeso en ataque, son solo 12 puntos en 7 minutos con 3 triples anotados. Era por tanto, más reseñable el 41% en tiros de dos puntos que llevaban los blancos al descanso. Pero los triples madridistas mantenían a los de Laso por delante y vivos sobre el alambre hasta el descanso, 34-38. El 5/11 en triples en este cuarto, sumaban 15 de los 20 puntos del Real Madrid en este cuarto, juzguen ustedes. El 41% de acierto de Iberostar Tenerife, también ayudaba a los blancos a mantenerse arriba en el marcador, aunque esperábamos que en la segunda parte, mejorasen los porcentajes de tiro y el Real Madrid se aproximase a sus datos habituales.

Cortesía de ACB.com

Porque efectivamente, los 7 triples del Real Madrid en la primera parte, era el dato más positivo y a destacar por el lado visitante donde ningún jugador superaba los 5 puntos anotados y el mejor valorado era Jordan Mickey con 8 de valoración. Igual que en el segundo cuarto, Iberostar Tenerife volvía a recuperarse desde la defensa y ponerse nuevamente por delante en el marcador, con un parcial de 11-3 en 4 minutos. Era lógico, al Real Madrid se le cerraba el aro, no tenía acierto y ningún jugador parecía tener la llave para abrir el candado del aro tinerfeño. Ni siquiera los 13 rebotes ofensivos, ayudaban a ver el aro con más claridad y se encontraban en desventaja en el minuto 25 con 45-44 en el marcador, para el Ibersotar Tenerife. Un equipo tinerfeño, que encontraba de manera más clara a su estrella Shermadini que llegaba a los 12 puntos y 5 rebotes, batiendo tanto a Tavares como a Mickey en la pintura. Era un partido extraño, mucho la verdad. Con un Real Madrid efectivo en el triple, mientras que a Iberostar Tenerife le costaba anotar desde la larga distancia con un 31% al final del tercer cuarto. Pero el Real Madrid seguía por debajo en el marcador, pasando unos minutos complicados en ataque con solo 9 puntos en 8 minutos de juego, lo que hizo que Laso devolviese a la pista a Sergio Llull buscando desatascar el partido. Incluso un ex como Santi Yusta empezaba a “vengarse” de sus ex, consiguiendo 8 puntos en 10 minutos y siendo el mejor defensor en años, de Rudy Fernández. Se empezaba a prever la primera derrota madridista de la temporada si nada cambiaba. Pero, primero Mickey con un taponazo y después Llull con su tercer triple del partido, remontaba con un 0-5 para llegar al final del tercer cuarto con ventaja de Iberostar Tenerife, 54-52. Si las matemáticas existen, el Real Madrid habría anotado escasos 14 puntos en el tercer cuarto, manteniendo el 41% de acierto del descanso y jugándoselo todo en 10 minutos contra un crecido Iberostar Tenerife.

Porque iban por delante, porque llegaron a tener 5 puntos de ventaja en el cuarto, por dejar en 14 puntos a todo un Real Madrid y porque jugaban con el factor cansancio de un equipo que disputaba su tercer partido en 6 días. No sirva de excusa, porque los canarios llegaban eufóricos tras su gran victoria el domingo en el Martín Carpena de Málaga. Empezaba el último cuarto el Real Madrid dejando en el banquillo a Garuba y Laprovittola, buscando la unión de 4 “veteranos” y Jordan Mickey. Precisamente el pívot tejano fue clave en el final del partido anotando 5 puntos, incluido un mate “Jordianesco” desde la línea de tiros libres, yéndose finalmente a los 11 puntos y 6 rebotes, con 16 de valoración. Pero el triple, otra vez el triple, volvía a permitir al Real Madrid recuperar el liderato. Pero no sería definitivo porque, con el trabajo de Santi Yusta, Iberostar Tenerife encontró la tecla para remontar nuevamente el partido y colocarse 71-70 en el minuto 39, con 20 puntos y 7 rebotes de Giorgi Shermandini, siendo además el único jugador canario en superar las dobles figuras en puntos. El Real Madrid se encontraba en la cuerda floja, con un minuto por jugar y con Tavares como único pívot nato, ya que le acompañaban Llull, Campazzo, Rudy y Taylor. Y tuvo que ser el segundo capitán, Sergio Llull, quien se armase de valor para jugarse las bolas calientes y anotar dos triples consecutivos en 40 segundos que enmudecieron el Santiago Martín y salvaba una nueva vida al Real Madrid. Un Real Madrid que salvaba su imbatibilidad consiguiendo un parcial de 6-13 en los 5 minutos finales, con un bajísimo 43% de acierto en el tiro de campo, siendo mejor el 45% en el triple, que el 43% en el tiro de dos, cuando normalmente suele ser lo contrario, al estar más cerca de la canasta. Una pista complicada y un partido complicado, que los blancos han sabido sacar adelante, sin tener mucho acierto de cara al aro. Aunque la mejor cara, la volvió a poner Sergio Llull, con dos triples finales, pero con 19 puntos y 5/8 en triples. No ha vuelto el gran Llull, porque nunca se fue.