Euroliga Jornada 29: Real Madrid 92 Armani Milán 88

Llullmanía

Cargando...

El Real Madrid cortó de raiz su mala racha de resultados tras mejorar su confianza en el tiro con un 52% en el tiro de campo y anotando hasta 10 triples. Y tuvo que ser de la manera más común con un sublime Sergio Llull anotando 20 puntos, 11 en la segunda parta y 7 más en la prórroga con dos mandarinas que hicieron las delicias del público que volvió a ser el sexto hombre del equipo de Pablo Laso.

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Basketatodoritmo.com Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

Las rachas son dinámicas y cuando son negativas, solo tienes que cambiarle la dirección y volver a sentirte positivo. El bien del equipo es el mejor regalo personal y los jugadores del Real Madrid lo sabían. Otra oportunidad, 48 horas después del intento ante Estrella Roja, tenían los blancos para superar su bache. Aunque el rival, Armani Milán, te obligaba a mirarlos con respeto y admiración. No en vano, los italianos ocupan la tercera posición con 18-8 de balance, a solo una victoria del Real Madrid que necesitaba una victoria para frenar en seco su sequía. Aquí siempre valoramos el cómo y el porqué, pero no me negareis que para Pablo Laso y sus chicos, la victoria era obligatoria para cambiar tendencias. Con los mismos doce chicos de siempre, sin Taylor y sin Causeur, el Real Madrid querría tener buenas sensaciones de inicio para tener confianza al final. Pelear era obligatorio, ganar lo dictaría el acierto y el azar.

clorin 1200 200

Y porqué no, también la afición, que casi llenaba el WiZink Center para apoyar a su equipo en tan bajos momentos. Unos momentos de bajo autoestima donde Pablo Laso seguía confiando en Nigel Williams-Goss como base, con Alberto Abalde y Gaby Deck en las alas y con el dúo Yabusele y Tavares en la pintura. El Real Madrid comenzó con confianza y a diferencia de Belgrado, la suerte quiso que sus lanzamientos entrasen. En tres minutos, pudimos ver tres intentos de Nigel Williams-Goss, el hombre a hombre de Deck y el primer triple intentado y encestado del partido por parte de Yabusele. Y esa sintonía sabía mejor con rápidos contrataques con ventaja ante Milán que servía para conseguir un 13-9 en el minuto 5 de partido. Primera alegría que se llevaban los aficionados y cuerpo técnico. Anotar tantos puntos en tan poco espacio de tiempo, nos parecía una quimera durante el último mes disputado. Y es que el juego seguía siendo activo y, a diferencia de Belgrado, con acierto. Y es que los blancos cerraban el primer cuarto con un 11/17 en tiros de campo, un 65% de acierto, lejos de aquel 32% de los blancos en Serbia. Y la cosa funcionaba porque a Armani Milán le costaba anotar o superar al muro Tavares que consiguió 4 rebotes en el primer cuarto. Un primer cuarto que se llevaba el Real Madrid por 25-16, celebrando ser el segundo cuarto con 20 o más puntos en los últimos nueve cuartos disputados. 25 puntos, donde Gaby Deck (8 puntos sin fallo) y Guerschon Yabusele (7 puntos) anotaban 15 de los 25 puntos de su equipo y solo un punto menos que todo Armani Milán. Y no solo la anotación fue la buena nueva del Real Madrid que además aportó 11 rebotes 7 asistencias y sólo una pérdida de balón, cometida en el último minuto del cuarto.

Pero diez minutos buenos solo ayuda a despejar desconfianzas y levantar la moral. Solo mantener o superar esas sensaciones, te ayudarían a llevarte finalmente el partido. Pero no pudo ser así de inicio y de nuevo los blancos se vinieron abajo moralmente durante el segundo cuarto. Eso y el talento de Armani Milán que venía a Madrid para intentar “robar” la segunda posición de la Euroliga. Y es que el ritmo del partido decayó por parte madridista curiosamente con Heurtel en el base y donde los blancos anotaron su primera canasta a los 3 minutos de juego tras un parcial de 2-7 en ese tiempo de juego. Y eso originó pobres porcentajes de tiro hasta el 47% en el segundo cuarto. La escasa aportación de Heurtel, la volvió a aprovechar Nigel Williams-Goss que lo aprovechó de maravilla con 8 puntos 3 rebotes y 2 asistencias en la primera parte. Y el partido se igualaba con la remontada italiana 29-30 en el minuto 15. Parcial de 4-14, donde los blancos volvieron a cometer errores de antaño ante un Armani Milán muy acertado en el triple y con ya 7/8 en tiros libres en este cuarto. Prefirió Pablo Laso devolver al base de Oregón a la cancha junto a sus mejores hombres – Yabusele & Deck – en ataque para devolver la ventaja madridista con un parcial de 12-4 roto por otro parcial italiano de 0-8 en un minuto que dejaba un lastimoso 41-41 al descanso. Es decir, el mismo parcial 16-25 que había conseguido los blancos en el primer acto. Otra vez pocos puntos anotados y muchos recibidos en un cuarto donde los blancos dejaron escapar una diferencia muy importante del primer cuarto. Parcial fastidioso que podía ocultar los buenos números de Yabusele Deck y Williams-Goss, que sumaban 26 de los 41 puntos del equipo madridista, aunque empezaban a quedarse cortos en los tiros libres con solo 2 intentos en la primera parte por 10 de Armani Milán.

41 puntos anotados. No es una barbaridad, pero permitirme recordar los 57 puntos de media del Real Madrid en las cuatro derrotas consecutivas. Seguramente, esos números ayudarían a la mentalidad del equipo pese a recibir 8 puntos en apenas un minuto del final del segundo cuarto. Sergio Llull entraba por un desacertado Alberto Abalde en el amanecer del tercer cuarto, pero volvió a ser Gaby Deck y Williams-Goss los que pedían la bola y se atrevían con lanzamientos que en partidos anteriores, no buscaban. Todo marchaba por un camino correcto sobre una delgadísima cuerda sin red para los de Laso que buscaban antes la victoria que la brillantez de la misma. Pero, el movimiento sobre la cuerda presentaba multitud de anomalías y ya no venían de errores propios de los jugadores del Real Madrid. El trío arbitral, se ocupó de echar del partido a Edy Tavares tras no señalar una clara falta – con bofetada incluida en la cara – donde el talentoso jugador africano se revolvió enfadado recibiendo antideportiva y falta técnica lo que le eliminó del partido en el minuto 23 del mismo. Jugada injustísima que dejó al Real Madrid sin su mejor hombre que había conseguido 6 puntos 9 rebotes y 3 asistencias en los 15 minutos que pudo estar en la cancha. Se le escapó el partido a los árbitros donde claramente fueron perjudicados el equipo más necesitado de la victoria. Pero el Real Madrid siguió compitiendo a espaldas del arbitraje y se mantenía por encima 55-54 en el minuto 25 de partido. Pero los nervios se ensalzaron en ataque de un Real Madrid que empezaba a ser un muro en defensa sin su gigante Tavares. Y fue cuando amaneció el carácter del Real Madrid que aguantó todos los golpes que soltaba Milán, todos los errores arbitrales y con canastas del Real Madrid en el último segundo de posesión y dejando otro empate 64-64 al final del tercer cuarto.

Todo por decidir en los últimos 10 minutos con un Real Madrid que ya había anotado más puntos que en cualquiera de sus 3 últimos partidos jugados. Eso decía muy bien de los jugadores blancos que, ahora, querían ganar el partido. Y ahora el Real Madrid quería ganar sin Williams-Goss, Deck y Yabusele, pero con un Rudy y Abalde desacertados. Eso provocó malas decisiones en el ataque madridista que dejaba un peligroso 74-81 en el minuto 37. Fue cuando Pablo Laso decidió jugar sin 5 y recuperar su vieja guardia ante un Milán superlativo con un 40% desde la línea. Y su nombre era Sergio Llull, con unos pobrísimos porcentajes desde el triple, debía volver a tirar del carro de un equipo que volvía a caer en la agonía y desconfianza mental. Así con todo, Laso se atrevió a ganar el partido con Williams-Goss, Llull, Deck, Thompkins (por el lesionado Rudy) y Yabusele. Y el resultado no pudo ser más sorprendente con un parcial de 7-0 en dos minutos con mandarina final de Llull que aportó 8 puntos en el tercer cuarto y apenas ese triple en el último para llevar la emoción a falta de 19 segundos en una jugada donde Yabusele pierde la bola y Delaney falló el triple que nos llevó a la prórroga 81-81. Y cuando ya nos dábamos con un canto en los dientes con haber competido hasta el final, vimos el segundo triple de Llull para colocar un parcial de 5-0 en 60 segundos que dejaba la victoria muy cerca. Más aun por la enorme defensa que provocaba los blancos que vio 7 puntos anotados por Sergio Llull, que fueron los mismos anotados por Armani Milán en los últimos dos minutos de prórroga que no sirvieron para remontar a un Real Madrid liderado y aupado por Sergio Llull que terminaba el partido con 20 puntos, 18 en la segunda parte y 7 en la prórroga. Gran victoria madridista que se sacude un poco el polvo de tanta derrota y que esperemos que ayude a volver a la senda de los buenos resultados, aquellos que se lograron por los mismos jugadores, en la primera vuelta.

Foto de portada cedida por Basketatodoritmo.com

Más vídeos del partido en Youtube