Liga Endesa Jornada 8: Real Madrid 82 Unicaja Málaga 71

Muro Infranqueable

Cargando...

El Real Madrid continua líder e imbatido de la Liga Endesa tras derrotar a un Unicaja Málaga que se vio frenado por la enorme figura de Edy Tavares, quien vuelve a estar en forma consguiendo 10 puntos 10 rebotes y 24 de valoración, además de forzar un 45% en tiros de dos del equipo malagueño, con 45 lanzamientos. Sergio Llull fue el máximo anotador del partido, con un Gabi Deck que sigue sorprendiendo en su faceta ofensiva.

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

El Real Madrid volvía a la Liga Endesa tras lograr romper la mala racha de derrotas a domicilio en la Euroliga, el jueves pasado, contra el Estrella Roja. Los blancos recuperaron sensaciones perdidas y se preparaban para iniciar un durísimo calendario que le enfrentara, por ejemplo, al FC Barcelona o CSKA en la Euroliga y a Unicaja Málaga o Bilbao Basket en la Liga Endesa. Partidos muy duros, que los blancos tendrán que ir solventando partido a partido para mantenerse en los puestos altos de las competiciones. Anoche el Real Madrid tenía una nueva prueba para confirmar su mejoría, recibiendo al Unicaja Málaga. Uno de los equipos siempre favoritos para la lucha por los puestos altos de la clasificación, que esta temporada comenzó de manera dubitativa con 4-3 de parcial, aunque es bien verdad, que con 4 victorias en los últimos 5 encuentros. Si de una montaña rusa se refiriese, el Real Madrid se encontraba ante uno de esos partidos de la zona alta, donde se está encontrando más agusto, en casa y en la Liga Endesa donde aún no ha perdido partido alguno.

Y tras lo visto del equipo blanco en la última semana, el Real Madrid parecía ir reconduciendo su camino tras la derrota ante el Bayern Múnich. Desde aquel día, 3 victorias consecutivas, dos de ellas fuera de casa, que además de llenar de moral las huestes madrileñas, servían de mucho para encontrar buenas sensaciones en jugadores que no habían tenido un comienzo tan positivo, como el esperado en verano. El gran nombre que nos viene a la cabeza es el de Edy Tavares, que el pasado jueves en Belgrado, volvió a demostrarnos su buena cara con 11 puntos 9 rebotes y 5 tapones (oficiales, pero desvió 8 balones por lo menos). El caboverdiano quería repetir un partido igual y saltó de inicio en la noche de ayer con Sergio Llull, Gabriel Deck, Jeffery Taylor y Anthony Randolph. Y desde los primeros minutos, se empezó a ver al Real Madrid más incisivo, queriendo jugar a su estilo, nutriendo de balones a Gabriel Deck con mayor o menor fortuna, pero con la aportación de Edy Tavares que tocaba toda bola que repelía el aro blanco. Y todo eso venía reflejado en el 13-5 de inicio en el minuto 5, con 8 puntos de Gabriel Deck y 2 recuperaciones de Edy Tavares. Si, si, recuperaciones. Porque el 22 madridista no perdía de vista el balón y alargaba sus inagotables brazos para desviar la trayectoria del mismo. Unicaja Málaga tenía bastantes problemas para encontrar el camino al aro y solo Deon Thompson era capaz de anotar más de dos canastas en el primer cuarto. Y es que los malagueños no podían igualar la velocidad del Real Madrid, con 5 pérdidas de balón y un 35% en tiros de campo. Y si solo viésemos los números de Unicaja Málaga, pensaríamos en una mala tarde del equipo andaluz, pero si cambiamos la vista a la estadística de Edy Tavares, podríamos entender esos números. Porque el caboverdiano no sería el mejor de los blancos en ataque, pero en el primer cuarto cogió 4 rebotes, dos de ellos en ataque, dio una asistencia y recuperó dos balones. Números explosivos en defensa para un jugador descomunal debajo del aro. Una defensa, que dejaba a Unicaja Málaga con solo 13 puntos anotados, cuando se terminó el primer acto con 21-13 para el Real Madrid. Y en ataque era Gabriel Deck, quien con sus 10 puntos, 4 rebotes y 1 tapón, seguía consolidándose como otro puntal más en la ya abarrotada legión de anotadores blancos.

Puede sonar a curiosidad, pero ya con la segunda unidad en cancha y sin Edy Tavares, Unicaja Málaga aprovechaba la ocasión para defender más intensamente y de producir de mejor manera para remontar el partido con un parcial de 3-8 en dos minutos y volver a ponerse a rueda del Real Madrid. Pero de poco le sirvió el parcial a Unicaja que encontró primero dos triples de Anthony Randolph y a 8 puntos consecutivos de Jaycee Carroll que permitía a los blancos recuperar el mando en el marcador 38-28 en el minuto 16. En el cuadro malagueño, era Volodymyr Gerun quien con 9 puntos consecutivos, mantenía vivo al cuadro verde en este cuarto, además de los 10 rebotes ofensivos recogidos en la primera mitad. Eso le daba más oportunidades a Unicaja y aportaba más anotación que le permitía acercarse en el marcador, curiosamente, cuando Edy Tavares estaba en el banquillo descansando. Mientras, el Real Madrid continuaba con la inercia del triple, iniciada en Belgrado, sumando un 57% en el triple en la primera mitad. Y eso que no fue el cuarto de Facundo Campazzo que solo pudo anotar una canasta y no repartió ninguna asistencia. Pese a ello, el Real Madrid consiguió llevarse el segundo cuarto en un parcial muy igualado 25-24, lo que hizo irse al descanso con ventaja 46-37. Un Real Madrid perfecto en la ejecución en el tiro, con un 55% en tiros de campo, donde todos sus jugadores habían anotado, excepto Usman Garuba que tampoco intentó lanzamiento alguno.

clorin 1200 200

No era nada habitual que Pablo Laso volviese a realizar cambios en el comienzo del tercer cuarto. Y es que se mantenían Facundo Campazzo y Jordan Mickey del segundo, volvían Gabi Deck y Anthony Randolph y sumaba sus primeros minutos en el partido, Fabien Causeur. Pero en el Real Madrid, eso importa más bien poco, puesto Pablo Laso ha sabido congeniar con sus jugadores y no crear indispensables. Se demostró con un 7-0 de salida en dos minutos que ponía máximas de 16 puntos nada más comenzar la segunda parte. Ahora los balones interiores eran propiedad de Jordan Mickey no con mucho acierto, con 5 puntos pero una serie de 2/7 en tiros de campo. Pero Unicaja Málaga seguía sin encontrar el aro rival, sobre todo desde el triple con un 25% ya consumidos tres cuartos completos. Al acierto de Gabi Deck se sumaba Fabien Causeur, con 5 puntos consecutivos y lograr la máxima diferencia madridista 60-42 en el minuto 26. Así es, 5 puntos de Unicaja en 6 minutos y ahora sin Tavares en la cancha, lo que ya parecía ser un grave problema para el equipo de Luis Casimiro. Pero estaba claro que esa actitud, no la podía mantener el cuadro malagueño que empezaba a remontar, forzando mucho en defensa y consiguiendo hasta 5 puntos desde el tiro libre. Es la única ventaja que sacó el cuadro andaluz para cerrar un tercer cuarto muy corto en anotación, que seguía liderando el Real Madrid con el 62-51. Y eso que los blancos habían reducido su acierto desde el triple con un 2/8 en el tercer cuarto, pero Unicaja Málaga seguía bastante negado en el ataque.

Y era aun más complicado, en teoría, con la presencia del “muro”, Edy Tavares que volvía a cancha para cerrar todas las opciones interiores de los malagueños de remontada. Y es que tardaron casi 4 minutos en conseguir una canasta, como no, desde fuera de la zona, donde Edy Tavares se convertía en una pared, donde tocaba o producía intendencia en todos los ataques de Unicaja Málaga que se empecinaba en buscar acierto desde debajo de la canasta, lógicamente, sin ningún éxito. Un 44% en tiros de dos puntos, pero con 45 lanzamientos, prácticamente, el doble de los intentos que realizó el Real Madrid en todo el partido. Y es que los blancos tenían el partido controlado con los 6 puntos en este cuarto de Nicolás Laprovittola, quien también aprovechó para dar descanso a Facundo Campazzo que se quedó con 5 puntos y 3 asistencias en 20 minutos. Tampoco hizo falta que Usman Garuba sacase pecho, ni siquiera lanzó a canasta. Y es que en ataque fue el cuarto de Sergio Llull con 8 puntos anotados, convirtiéndose en el máximo anotador del partido. Pero no el más valorado, porque para eso estaba Edy Tavares, quien vuelve a convertirse en fundamental en el partido, realizando 10 puntos 10 rebotes y 24 de valoración. Eso, en números. Porque en intendencia, fue un autentico muro insalvable. Con esta victoria, los blancos siguen imbatidos y con dos victorias de diferencia con sus competidores.