Euroliga Jornada 27: Khimki Moscú 78 Real Madrid 77

Negativismo en Moscú

Cargando...

Duro revés del Real Madrid que perdió en su "final de Moscú" ante el colista Khimki, en un partido horrible en la primera parte donde los blancos perdieron 13 balones y otros diez más en la segunda mitad. Tavares y Gaby Deck volvieron a ser los mejores del Real Madrid que se complica mucho su presencia en los cuartos de final y el Top8. La buena noticia, el regreso de Jeff Taylor y el viaje, aunque no jugó, de Trey Thompkins a Rusia.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

El Real Madrid viajaba a Moscú con una idea muy clara. Sacar los dos encuentros de la doble jornada de Euroliga para continuar dependiendo de sí mismo ante la llegada de rivales, en teoría, mucho más potentes. Y todo comenzaba ya con un hilo de negatividad enorme en la expedición madridista. Su primer rival era el Khimki Moscú, un equipo que no había ganado ningún encuentro desde el pasado mes de noviembre y que cuenta con demasiados problemas estructurales como para pensar en crear un problema, a un equipo que está preparado para luchar y competir por llegar a una Final Four. Pero el Real Madrid no creía en la victoria, ni siquiera con la feliz recuperación de Jeffery Taylor y la inclusión en la expedición del lesionado en la victoria ante Hereda San Pablo Burgos, Trey Thompkins. Son dos partidos en 48 horas y podríamos determinar que el cuadro de Pablo Laso se podría jugar un título, como la Copa del Rey, pero celebrada en Rusia. Pero la negatividad que envuelve al equipo madrileño, no hacía presagiar nada bueno. Si hiciésemos una encuesta previa al encuentro contra el Khimki, quizás no hubiese habido tanta holgura en los resultados como se espera entre el 4º y el 18º de la clasificación.

¿Quién sabe? Lo mismo esa negatividad que aflora por los rincones del madridismo, contagió a los blancos que desperdiciaron una increíble oportunidad de seguir luchando por los puestos que optan a una Final Four, a tener que pelear y ganarse la posibilidad de mantenerse entre los ocho mejores. Nico Laprovittola, Fabien Causeur, Gaby Deck, Usman Garuba y Edy Tavares formaron el quinteto inicial del Real Madrid. Y como decíamos, ya el comienzo del partido fue demasiado esclarecedor de lo que pasaría después. Tres pérdidas en los primeros cinco ataques del Real Madrid que ya comenzaron a subir la temperatura corporal de un desquiciado Pablo Laso en la banda. La buena noticia para el Real Madrid correspondía de sus ataques rápidos y la influencia de Edy Tavares en la pintura consiguiendo 6 puntos para liderar el 6-9 del minuto 5. El Khimki no presentaba problemas de no ser por las facilidades encontradas y que tuvieron a Alexey Shved y Jordan Mickey como estiletes ofensivos en el primer cuarto. Pero los 14 rebotes conseguidos – 7 en ataque – por los blancos eran una oportunidad única para vencer a un Khimki que cerraba el primer cuarto con un 35% de acierto en el tiro y un 16% desde el triple. Pero todo ello le fue suficiente contra el Real Madrid que permitió un 6-2 de parcial en el último minuto y cerrar el primer cuarto 17-18 para los blancos. Y es que echando un ojo a las estadísticas, el Real Madrid empezó su partido más importante hasta la fecha con 18 puntos (5 desde el tiro libre) y unas depresivas 8 pérdidas de balón en un solo cuarto, 4 de ellas de sus bases.

Y si malo fue el primer cuarto, el segundo fue aun peor. Pese a mejorar sus números en anotación, el resto de las estadísticas fue empeorándose. Primero con un parcial de 5-2 para el equipo ruso en 3 minutos, es decir, solo una canasta en juego por parte madridista en 3 minutos del segundo cuarto. Mientras que la armada rusa aprovechaba cada regalo defensivo de su rival para infligirle un duro parcial de 14-6, para llegar a un 31-24 en el minuto 15, donde los blancos continuaban aumentando su ratio de pérdidas de balón acercándose peligrosamente a su media de 13 balones perdidos por jornada, lo que le colocan en décima posición. 31 puntos del Khimki con la mitad de sus puntos en obra de Shved y Jordan Mickey y que contaban a su favor con el bonus de faltas del Real Madrid por las dos cometidas por el cuadro de Moscú en 6 minutos de juego. Incluso Pablo Laso dio minutos de juego a Felipe Reyes ante la desconfianza ofrecida por Álex Tyus que apenas disputó 4 minutos, los mismos que Alberto Abalde. Pero el problema del Real Madrid, no venía en los minutos de sus jugadores, sino en el trabajo en equipo, puesto que  fue Jaycee Carroll quien se echó el equipo a la espalda para al menos continuar con opciones en el partido a pesar de su 37% de acierto en el tiro. Porque el acierto ruso no desapareció en este cuarto, consiguiendo 28 puntos con un 59% en tiros de campo en este cuarto y obligando al Real Madrid a ceder, nuevamente hasta 5 pérdidas más de balón, llegando a las 13 pérdidas sólo al descanso. Un descanso que llegaba con la clara ventaja de Khimki Moscú por 45-38. Repito que no podemos buscar culpables en los jugadores, ya que tuvieron minutos los 12 convocados e intervinieron en mayor o menor medida en la incidencia del encuentro. Pero no olvidemos, de la importancia de ganar este duelo para seguir dependiendo de si mismo, para la clasificación para cuartos de final.

clorin 1200 200

“Nuestra primera parte es terrible. Para mí esa primera mitad es inaceptable. No hemos jugado a nada, ni ataque ni defensa”. No es mía, es de Pablo Laso en declaraciones post partido de un equipo dominado por su rival sin hacer nada del otro mundo y que sumaba 35 perdidas en los últimos 6 cuartos jugados, hasta ese momento. Al menos los blancos intentaron reaccionar tras el descanso, con buenos momentos de Laprovittola que demostró no ser Campazzo y no tener un alto hype como lo han logrado tener los últimos bases de la era Laso. Pero la negatividad seguía ahí. La calma o concentración esperada para remontar un partido mirando el tiempo que te queda, no existía y los blancos se trabajaban cada ataque para terminar corriendo detrás de su rival en defensa, que convertía tiros fáciles. 5 puntos de Laprovittola colocaban al Real Madrid de nuevo a rueda del Khimki 51-48 en el minuto 25, pero la negatividad asociada en pérdidas de balón obcecaba el camino de una posible remontada gracias al trabajo de Erirk McCollum que destrozó al Real Madrid en el tercer cuarto. Y todo esto con 6 pérdidas más de balón del Real Madrid en este cuarto donde 5 eran de Laprovittola pero 3 eran de Causeur o 3 de Tavares. A pesar de todo, el Real Madrid se despertó de su largo retardo  gracias al acierto triplista consiguiendo un brillante 6/9, es decir, 18 de sus 24 puntos en este cuarto, fueron logrados desde el triple. Con dos de Jaycee Carroll, el Real Madrid cerraba el cuarto con un sorprendente 62-62. Sorprendente sí, porque había que colocar en una balanza, que sería más importante esta tarde, si el 45% en el triple o las 19 pérdidas sufridas.

Y finalmente, fueron las pérdidas las que sentenciaron el partido. Sirva como Spoiler, que los blancos sumaron 4 pérdidas más de balón para llegar a las 23 en todo el partido, superando las 22 cometidas en el último partido europeo el jueves pasado contra el Zalgiris Kaunas. En total 45 pérdidas de balón en dos partidos donde te estas jugando la vida. Pero es que, en nuestro Spoiler informativo, los triples tuvieron un escaso 1/3, cuando se habían lanzado 22 triples en los 3 cuartos anteriores. Al menos el final del partido tuvo su thriller filmográfico, que terminó siendo de terror para un Real Madrid que había llegado hasta la orilla 76-77 minuto 39, pero que decidió marcharse nuevamente a la deriva y conseguir su clasificación de la forma más difícil. Y el mejor resumen del partido, la última jugada. Posesión para el Real Madrid que comete su 23ª pérdida de balón con el que pierde la opción de salvar un matchball que obliga a realizar sobreactuaciones ante equipos mucho mejores que Khimki Moscú. Mañana se cierra El Oro de Moscú con otra “final” ante el Zenit situado en la 5ª posición de la tabla y que por supuesto, no cuenta con la negatividad que envuelve el futuro blanco.