Liga Endesa Jornada 7: Real Madrid 105 Morabanc Andorra 107

Oda al Baloncesto

Cargando...

Solo una proeza baloncestística, podría frenar la racha madridista esta temporada. Morabanc Andorra lo ha conseguido con 107 puntos y 60% en tiros de campo, en un partido que se decidió con una canasta de Ennis a falta de 3.6 segundos. Partidazo de alto nivel en el WiZink Center, con 212 puntos anotados por ambos equipos con un Real Madrid estelar que no pudo ganar, pese a los 126 puntos de valoración y a los formidables 32 puntos en 22 minutos de Jaycee Carroll.

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

Después de la monumental remontada del Real Madrid el pasado viernes en Kaunas, no os negaré que esperaba ver, que el espectáculo del baloncesto, nos tenía guardada una segunda función este domingo en el WiZink Center. Inesperado eso sí. Puesto no había pasado ni 48 horas desde el decisivo partido en Lituania y lo más importante – a priori – era recuperar a jugadores y sensaciones en el partido contra Morabanc Andorra. Es verdad, que el equipo del país limítrofe, siempre ha terminado siendo un hueso para el Real Madrid, pero también es verdad, que los de Pablo Laso parecen de acero e imbatibles. Sí empezamos por el final y descubrimos 105 puntos anotados y 126 de valoración, resulta aun más increíble, que el rival, el Morabanc Andorra, pudiese llevarse el triunfo del WiZink Center.

Y lo logró. En 40 minutos y sin excusas. Sin ayudas externas y ganando a un enorme Real Madrid. Ojo que el esfuerzo de los blancos, tras el partido de Euroliga, explica muy a las claras el momento de forma del todavía líder en Liga Endesa. En esta rotación habitual de Pablo Laso en sus alineaciones, ayer le tocaba descansar a Rudy Fernández y Jeffrey Taylor. Es cierto que tras haber visto el partido contra Andorra, la presencia del mallorquín, quizás hubiese ayudado mucho para llevarse este partido que al final ganó, como es lógico, el equipo que más metió. Y me resulta extraño recordar que el Real Madrid solo estuvo por delante una vez, en el primer cuarto, con un 7-5 en el minuto 2. Desde ese minuto y hasta el 40, la ventaja siempre fue andorrana con un 54% de acierto al final del encuentro. Y desde el comienzo del mismo, quiso dejar claro que no valían remontadas, ni defensas, ni negar la recepción de los anotadores madridistas. Prácticamente con un 4-13 de parcial, se colocaba con 11-18 en el minuto 5 con ya cuatro triples de Andrew Albicy. Pero a este Madrid le dura todavía la pócima mágica que parece tener esta temporada y seguía a rueda de Morabanc, agazapado. Pero los andorranos no querían mirar atrás y jugó al Real Madrid como a los blancos bien les gusta. 33 puntos con un 65% en tiros de campo, siendo un 63% en triples con 11 lanzamientos. No valieron para mucho los 26 puntos del Real Madrid con 11 de Llull y 7 de Causeur y un 8/8 en tiros de campo, ni el 66% en tiros de los blancos. Andorra había decidido hacer su plan y solo invitaba a los locales a seguirles el ritmo.

clorin 1200 200

Todos esperábamos que con estos números, el Real Madrid debía mejorar, mientras el Morabanc Andorra venirse a menos. Nada nos hacía pensar, que los andorranos, pudiesen seguir el ritmo de los madrileños. Pero en esta ocasión, fue todo lo contrario. Al Real Madrid le costaba encontrar camino al aro, mientras que Morabanc Andorra, seguía manteniendo la compostura con Michelle Vitali y Dylan Ennis como ejecutores. El 35-43 del minuto 15, seguía siendo una demostración del poderío andorrano contra una débil defensa madridista, incluso con la segunda unidad en pista. Y el líder de esa segunda unidad, no fue otro que Jaycee Carroll, quien quiso devolver el acierto andorrano desde el tiro exterior, consiguiendo 15 puntos con 4/5 en triples, ayudando a su equipo a llegar hasta los 58 puntos al descanso. Un 8/15 en triples al descanso, un 11/16 en tiros de dos puntos y un parcial de 11-6 en los dos últimos minutos. Era una pasada, comprobar el estado físico del Real Madrid con 20 minutos jugados y un 70 de valoración. Vaya remontada, pero no. Porque Morabanc Andorra seguía por delante, y por merecimiento. Sí el Real Madrid tenía un 53% en triples, ellos llevaban un 57%, siendo un 60% total en tiros de campo, con ya 3 jugadores por encima de los dobles dígitos en anotación. Es verdad que el Real Madrid se había acercado hasta el 58-59 al descanso, que ganaba 70-59 en valoración y 12-10 en asistencias. ¿Dónde provenía esa diferencia visitante? Fácil, en los rebotes. 16 capturas andorranas por 12 del Real Madrid. Pero de los 16 rebotes, 9 eran ofensivos, lo que provocaron 7 lanzamientos más a canasta, que con el acierto igualado, nos daba el motivo de la ventaja visitante.

Tras el descanso, volvimos a pensar lo mismo que al final del primer cuarto. El paso por los vestuarios, quizás calmaría los ánimos andorranos y descendería su porcentaje de acierto en los tiros de campo, algo esencial para que el Real Madrid pudiese recuperar la desventaja lo más pronto posible. Pero tras ver los 11 puntos anotados por el Morabanc Andorra en solo dos minutos del tercer cuarto, quizás habría que plantearse otro plan para remontar el partido. Y el plan parecía empezar colocando a Campazzo y Llull en cancha y a Gabi Deck con Ayón en el juego interior. Parecía una buena idea, pero ni el Real Madrid ni Laso ni nosotros, esperábamos ver un 0/6 en triples en este tercer cuarto, algo muy prioritario para conseguir levantar un partido contra un rival que había anotado 19 puntos en 5 minutos, y en vez de encogerse, elevaba la diferencia en el marcador, 69-78 en el minuto 25, ante un Real Madrid, que empezaba a precipitarse y buscar excusas arbitrales que le llevaron a dos técnicas y a las 5 faltas de un desconocido Gustavo Ayón, MVP el pasado viernes de la jornada de Euroliga. Fuera el mexicano, el Real Madrid buscaba el “small ball” para recuperar la distancia perdida, pero Morabanc Andorra no solo estaba acertado en ataque, sino que también aumentaba su presencia defensiva, que desquiciaba el ataque blanco, que sufría un 6-17 de parcial, viendo como se alejaba Morabanc Andorra de un espectacular Shayne Whittington quien con 16 puntos conseguía mantener en franquicia a su equipo. Y es que el 68% de acierto de Andorra en este cuarto, dejaba muy a las claras, que la defensa no iba a ser la solución del Real Madrid para llevarse este partido. Todo ello, pese a utilizar la famosa defensa press a toda cancha, que Pablo Laso no ha necesitado de utilizar esta temporada. Ni siquiera el efecto Felipe Reyes, que tras descansar el viernes, lo intentó todo con 6 puntos y 3 rebotes, pero insuficiente para superar a Morabanc Andorra. Y es que nuevamente, los andorranos llegaron a 33 puntos en este tercer cuarto. Había que frotarse los ojos para ver a un equipo que le aguantase tan físicamente al Real Madrid tan 30 minutos. El partido ya prometía ser histórico con el 84-92 en el minuto 30. No por la victoria visitante y la diferencia, sino por los 176 puntos anotados a falta de 10 minutos.

El ritmo del partido, empezaba a ser una oda al baloncesto y costaba verlo de manera táctica, con la estadística en la mano, buscando al jugador decisivo que pudiese dominar el encuentro. Pero eso anoche era imposible. Nadie destacó más que nadie, es más, el Real Madrid consiguió 126 puntos de valoración, con cinco jugadores por encima de los 10 y Jaycee Carroll – 32 puntos y 26 de valoración – y Edy Tavares – 12 puntos, 4 tapones y 21 de valoración – por encima de los 20 tantos en esa estadística. Pero Andorra seguía ahí, con un 48% en triples, anotando al final de las posesiones y consiguiendo mantener diferencias 91-99 minuto 34. Quizás fue en ese momento cuando descubrimos algo de agotamiento en el equipo andorrano, ¡34 minutos después! Y lo aprovechó el Real Madrid para recuperar distancias y llegar al 97-99 en el minuto 38, donde ahora la pelota quemaba y era más difícil anotar. Pero al haber problemas en ataque, habría que mirar la defensa. Y fue ahí donde se desangró el Real Madrid. Puesto que los andorranos no solo fueron mejores en el rebote que el Real Madrid, sino que se llevaron 15 capturas – 4 en el último cuarto – del aro madridista, la última sirvió para un triple de Vitali que colocaba el 101-105 a falta de 32.9 segundos, El maldito rebote, fue en gran parte, lo que se interpuso entre la victoria y el Real Madrid. Pero no puedes dar nunca por muerto a este Real Madrid, puesto que, en 7 segundos, hizo un 4-0 de parcial para empatar 105-105 a falta de 25 segundos, pero el cansancio y su floja defensa lateral de Felipe Reyes sobre un portento físico como es Dylan Ennis, dio la canasta decisiva al equipo andorrano que se llevó una merecidísima victoria y colocó la primera derrota del Real Madrid esta temporada.

Igual que empezábamos, con 105 puntos anotados, con 29 rebotes, 20 asistencias, 6 tapones y 126 puntos de valoración, lo normal es ganar. Además, hacer esos números apenas 48 horas después del partido de Kaunas, era una heroicidad. Pero ayer, los héroes eran de Andorra y ganaron por ser mejores, sin tener a un único estilete, sin favores arbitrales, sin errores del rival. No señores, Morabanc Andorra fue justo vencedor de la batalla y digno campeón de terminar con la racha del Real Madrid, que se ha quedado en 13-0. Dura derrota porque siempre lo es la primera, pero una derrota que te deja una sonrisa, tras esta oda al baloncesto moderno.