Liga Endesa Jornada 22 REAL MADRID 81 HERBALIFE GRAN CANARIA 93

Pagando el inicio

Cargando...

Un mal primer cuarto – 9-23 – y un mal final – 5-14 en 4 minutos – provocaron la primera derrota del Real Madrid en casa en toda la temporada. Solo Sergio Llull con 28 puntos destacó en un equipo muy fallón que se vio vapuleado por un enorme Herbalife Gran Canaria. Con esta derrota el Real Madrid cede el liderato de la Liga Endesa.

Pasillo al Campeón de Copa (ACB Photo / V. Carretero) Pasillo al Campeón de Copa (ACB Photo / V. Carretero) Pasillo al Campeón de Copa (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero) Gran Canaria (ACB Photo / V. Carretero)

Después de más de un año sin perder, el Real Madrid claudicó en el WiZink Center contra un Herbalife Gran Canaria mejor, más combativo y sobre todo más acertado tanto en el inicio como en el final del encuentro. Resulta curioso comprobar, como los blancos – tras haber ido siempre a remolque – desperdiciasen la posibilidad de victoria 76-77 con un parcial de 5-14 en los cuatro minutos finales. Pero salvo esos minutos y el desastroso primer cuarto, se vio a un Real Madrid luchador y combativo, no solo contra un fuerte y combativo Herbalife Gran Canaria sino también contra su propio mal juego y su desacierto en el lanzamiento – 41% en tiros de campo – y a sus escasas 12 asistencias dadas durante el partido. Sorprende el mal inicio del Real Madrid en el partido no tanto en defensa como en ataque.

Bastante sorprendente era el 4-16 en los primeros cinco minutos, no tanto por la facilidad anotadora de los canarios  - que contaban con una floja defensa madridista – sino por el nulo movimiento de balón en ataque y los fallos estrepitosos dentro de la zona que condenaban al Real Madrid a tener un 4/19 en tiros de campo en todo el primer cuarto. Era urgente solucionar el problema en ataque pero no se podían olvidar del destrozo que Herbalife Gran Canaria estaba organizando en ataque. Era fácil y evidente que el Real Madrid mejoraría su ataque pero tendría que vigilar además su defensa viendo como los canarios acumulaban un 62% en tiros de campo y un sensacional 3/4 en triples. Llegaríamos al cierre del primer cuarto con un extraño 9-23 favorable a Gran Canaria donde los canarios se aprovecharon del desacierto madridista donde ningún jugador destacaría ni en anotación – 9 puntos – ni en valoración con solo 1 punto. En el WiZink Center no se vivía el drama, sino el respeto por ver que no le salían las cosas al Real Madrid – que debía volver a tirar de épica – ante un bien plantado Gran Canaria. Seguían las turbulencias dentro del juego en ataque del Real Madrid que parecía frenar poco a poco el exquisito juego ofensivo de Herbalife Gran Canaria y entre Anthony Randolph y Luka Doncic consiguieron los mismos 9 puntos en 3 minutos que el Real Madrid había anotado en los 10 minutos anteriores. Pero el acierto del Gran Canaria no cesaba – 19-33 minuto 14 – y hacía temblar los cimientos del WiZink Center. El buen trabajo de Rudy Fernández – 3 asistencias en el segundo cuarto – provocó el inicio de remontada del Real Madrid 7-2 en apenas un minuto, pero nuevamente Anzejs Pasecniks – 8 puntos en segundo cuarto – dominaba el centro de la zona dejando el marcador en un claro 26-42 en el minuto 17 a favor de Gran Canaria. Un parcial de 7-2 daba algo de tranquilidad al público del WiZink Center que en 9300 espectadores se sumaron a vivir el encuentro en directo, y llegar al descanso con un prometedor 33-44 para Gran Canaria. Prometedor porque solo se había anotado 9 puntos en el primer cuarto y habían estado incluso 16 puntos abajo no mucho antes. No le entraba nada al Real Madrid en ataque que a su 37% en tiros de campo había que sumarle un 3/7 en tiros libres y que preocupaba a Pablo Laso. Al menos los 24 puntos conseguidos daba pensar que el problema de anotación se había solucionado pero aun seguía presente el problema defensivo con Pasecniks dominando la zona y Kyle Kuric el tiro exterior. Hasta 6/9 tenía el equipo amarillo desde la línea de tres que motivaba la ventaja amarilla ante un Real Madrid que solo había asistido en 4 ocasiones, muy pocas para el equipo mejor asistente de toda la Liga Endesa.

Dato muy significativo durante el descanso que la salida de los jugadores del Real Madrid fuese cuando apenas faltaban dos minutos para el inicio de la segunda parte. Esta vez sí parecía que el Real Madrid había vuelto a sintonizarse con el partido. Un parcial de 15-5 en cuatro minutos – con 5/5 en triples, 3 de Sergio Llull y 2 de Jonas Maciulis – provocaba la exaltación del publico del WiZink Center al ver al Real Madrid metido de lleno en el encuentro 48-49 en el minuto 24. Solo Pasecniks hacía frente al asedio blanco y mantener a Gran Canaria por delante en el marcador. Una buena defensa de Gran Canaria pararía el acierto ofensivo del Real Madrid con un parcial de 10-11 en 5 minutos que parecía dejar el partido visto a solo 10 minutos. Pero cuatro puntos consecutivos de Bo McCalebb en el último minuto, dejaba un inquietante 58-64 al final del tercer cuarto para Gran Canaria, obligando a otro esfuerzo extra por parte del Real Madrid si quería mantener intacta su racha en casa en partidos de Liga Endesa. Solo Sergio Llull – 14 puntos en el tercer cuarto con 4 triples – parecía estar entonado mientras Jonas Maciulis y Anthony Randolph buscaban secundarle. Mientras, Luka Doncic con 4 puntos y Gustavo Ayón con 5, parecían muy lejos de ayudar en la anotación al base de Mahón. Mientras Planinic y O´Neal acompañaban a Pasecniks para mantener a los amarillos por delante en el marcador con un espectacular 58% en tiros de campo y un 50% en triples. Acompañado a las 18 asistencias dadas, el Gran Canaria era justo vencedor del partido hasta entonces, pero jugando contra el Real Madrid, nunca puedes sentirte cómodo venciendo por 6 a falta de 10 minutos.

El Real Madrid seguía sintiéndose incomodo en la cancha pero intentando ponerse por delante en el marcador. Pero a canasta madridista, respondía el Gran Canaria con otra gran acción ofensiva que noqueaba las opciones del Real Madrid de victoria. Hasta en dos ocasiones estuvieron los blancos de conseguir su objetivo 67-69 minuto 33 pero otro 0-5 de parcial, volvía a despegar a los canarios en el marcador. El partido se convirtió entonces en un concurso de triples de los dos equipos llegando al tramo final con ventaja de Gran Canaria 77-80 en el minuto 36. Cuando parecía que los blancos volverían a tener opciones, un enorme parcial de 4-13 en 3 minutos, liquidaban las esperanzas del Real Madrid de conseguir su 11ª victoria como local esta temporada y de mantener el liderato de la Liga Endesa que pasa ahora por las manos de Iberostar Tenerife – con un partido más – y quedándose ahora en segunda posición con 15-6. Solo Sergio Llull con 28 puntos y Anthony Randolph con 14 estuvieron a una altura digna del partido. Los 93 puntos anotados con un 61% en tiros de campo 34 rebotes y 24 asistencias con 110 de valoración, dejó a las claras la brillante y clara victoria final de Gran Canaria. Este resultado provoca que el sábado que viene haya un duelo en la cumbre entre Iberostar Tenerife (16-6) contra el Real Madrid (15-6) en lucha por el liderato de la Liga Endesa.