Panathinaikos: pasado madridista en la era post-Diamantidis

Cargando...
xxxxxxxxxx

Se fue uno de los grandes del baloncesto de Grecia, de Europa. Dimitris Diamantidis colgaba las botas al final del pasado curso, dejaba el baloncesto para siempre y abría ese tipo de eras, de periodos de nostalgia que se inician cuando el icono de un club se marcha. Sin embargo, la vida del baloncesto europeo, marcada por esta ·Euroliga frenética, no deja lugar a la pena. No hay tiempo para lamentarse. Mike James (baja por importante lesión en la mano), Bourousis, Rivers, Nichols o Singleton curaron pronto los lamentos. Ellos son algunas de las caras nuevas de un Panathinaikos que a finales de octubre completó la reestructuración del proyecto con la llegada de Xavi Pascual, tras el despido de Argyris Pedoulakis después de la derrota ante el Olympiacos.

Dos exmadridistas como Rivers y Bourousis, que se tuvo que alejar del club merengue para firmar su mejor año como profesional en Vitoria, habrían sido elementos suficientes como para centrar la atención en el duelo de este miércoles en el Palacio de los Deportes.  Un Madrid- Panathinaikos ya es una velada fuerte de por sí; con exjugadores de la entidad de la Concha Espina, más. Y ya con Xavi Pascual, mil años entrenador del eterno rival, en el otro lado de la mesa, no se puede pedir más.

Pero el partido, incluso así, lo ofrece. Pone más ingredientes, más motivos para la atención. Hay más exmadridistas en el compromiso de mañana, como son Fotsis, lejano ya su recuerdo de aquellos dos años en el Real Madrid, culminados con el tapón a Calderón que selló la Liga ACB 2005. O Nikkos Pappas, que no llegó a debutar con el primer equipo, ni en la ACB, que estuvo con el filial del Madrid en la extinta LEB Bronce (cedido por el Bilbao) y que acabó denunciando ante la FIBA al club  por la rescisión de su contrato (valorado entonces en 500.000 euros). Un lío lejano . Ahora es un base solvente, maduro, alejado de la etiqueta de promesa que se le colocó antaño y que a sus 26 años es un muy buena pieza de rotación.

¿Quieren más? Pongan el nombre de Nick Calathes, llegado de la NBA en 2015, al que este año le han fichado a su hermano mayor Pat (inédito en Euroliga hasta la fecha), el exUnicaja James Gist, el eléctrico James Feldeine, otro con pasado en España, o los citados Nichols y Singleton. Entre estos nueve jugadores se reparten el grueso de los minutos en una Euroliga que marcha 4-2 para los de Atenas.

Nick Calathes parece haber tomado el relevo de Diamantidis en dirección, liderazgo e impacto en el juego. Si buscan jugadores del plantel griego que se asomen a los primeros puestos estadísticos de la Euroliga, el nombre del antiguo jugador de Memphis aparecerá en la mayoría de ellos. El hombre a seguir en un Pao con mucho sabor a ACB.