Euroliga Jornada 8: Real Madrid 89 Herbalife Gran Canaria 76

Pegarse contra un muro

Cargando...

Nueva victoria del Real Madrid, ante un rocoso Gran Canaria, que vio como se empequeñecían con el paso de los minutos, bajo el poder intimidatorio de Edy Tavares con 4 tapones en el tercer cuarto, y los 20 puntos y 10 rebotes de Anthony Randolph, que fue el mejor de un partido, donde fueron baja Gustavo Ayón y Sergio Llull. Mañana jueves, importante partido en Atenas, contra el Olympiacos.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Como bien habíamos advertido en nuestro último capítulo, el Real Madrid iniciaba el primero – por no empezar desde el domingo – de su trilogía en apenas cinco días de partidos, como no, importantes dentro de un club con una afición hambrienta de títulos. Las pequeñas lesiones de Sergio Llull y Gustavo Ayón, hacían sonar las alarmas de tal exigente afición que buscaba rápidamente en quien colocar la capa de superhéroe. Lo bueno de este equipo, se demostró – por ejemplo – el domingo pasado, con Usman Garuba como principal protagonista del choque liguero ante Delteco GBC. Pero aquello ya era pasado, y el partido de anoche contra Herbalife Gran Canaria, se empezaba a convertir vital, para mantenerse invicto en Europa y si se puede, romper rápido el partido para ponerse a pensar en las posibilidades del próximo partido en Atenas frente al Olympiacos. Pero el rival quería resurgir tras su mal inicio de temporada 2-5, y donde mejor que en el WiZink Center, donde como dice Pablo Laso, los equipos españoles son los más difíciles de vencer, porque se conocen demasiado ambos equipos.

clorin 1200 200

Y desde el primer momento, Herbalife Gran Canaria quiso demostrar que no vino a Madrid de turismo. Quizás por el miedo que provoca la amplia figura de Edy Tavares bajo la zona, los canarios decidieron probar suerte desde el triple y con muy buen acierto. Cuatro triples consecutivos, ponía en franquicia a Herbalife Gran Canaria 4-12 en casi 4 minutos, ante un Real Madrid incapaz de repelar el acierto canario del primer cuarto. Intentaba reiniciar el Real Madrid a cuenta gotas, con Facundo Campazzo intentando manejar el partido, pero a diferencia a Herbalife Gran Canaria, a los blancos no les funcionaba el lanzamiento exterior. Los de Laso acabarían el primer cuarto con un 1/5 desde el exterior, intentando remontar desde dentro de la zona con Randolph y Felipe como estiletes ofensivos. Pero las faltas personales de Tavares y de los hombres altos blancos, provocaban el enfado en la grada, además del quebradero de cabeza del entrenador vitoriano. La desaparición del muro, precipitó que los canarios se atreviesen a penetrar en la zona y conseguir una cómoda ventaja de 8 puntos a dos minutos del final del primer cuarto. Y es que al acierto exterior – 6/8 en triples – a Herbalife Gran Canaria se le unía el buen acierto cerca del aro, hasta el 62.5% en tiros de campo, con DJ Strawberry como máximo anotador con 13 puntos y 4/5 en tiros de campo. Como decíamos, el 1/5 en triples del Real Madrid, dejó en 60% en tiros de campo, con Randolph como máximo anotador, pero con la sensación de que sin Ayón, el problema de faltas personales de Edy Tavares, podría ser importante al final del partido.

Sin Llull, volvió a ser Klemen Prepelic el base suplente de un Real Madrid que debía empezar a remontar el 22-28 con el que acabó el primer cuarto, con un equipo canario muy acertado desde el triple. Felipe Reyes y el reaparecido tras sus lesiones, Trey Thompkins, formaron el inusual juego interior blanco ante las torres Balvin y Pasecniks. Pero ahora la ofensiva, vendría desde el exterior, y es que con la entrada de Prepelic y Rudy Fernández, el Real Madrid mejoró en el lanzamiento exterior. También la presencia de Jaycee Carroll, amenazaba aun más a un Herbalife Gran Canaria que veía como descendía su acierto exterior. Es más, con el regreso de Trey Thompkins, nos encontrábamos 33-35 en el minuto 14, con un 3/5 del Real Madrid desde el exterior y un 1/3 de Herbalife Gran Canaria en esos 4 minutos del segundo cuarto. El triple, junto al acierto de Anthony Randolph – 12 puntos 3 rebotes al descanso – y Klemen Prepelic con 9 puntos en este periodo, le hacía frente a un luchador Herbalife Gran Canaria, quien seguía manteniéndose delante en el marcador, gracias al talento enagotable de Eulis Báez y sus 7 puntos en el segundo periodo. Pero el Real Madrid había marcado una marcha más al juego, mejorado el acierto en el tiro, que le valió colocar un parcial de 9-0 en dos minutos para recuperar el mando en el marcador 46-41 minuto 18. Recuperaba el juego, aunque su porcentaje descendió hasta el 51% al descanso, algo mejor que Herbalife Gran Canaria que rozaba el 50% en un final de primera parte que terminaría 47-43 para el Real Madrid.

El Real Madrid había solventado dos enormes agujeros que tenía, el acierto exterior del equipo canario, junto a su anotación, de 28 a 15 en los dos primeros cuartos. Por lo demás, los rebotes y las asistencias, se amontonaban en la estadística madridista, esperando la buena racha de los blancos para no pasar apuros al final. Pero en cambio a lo deseado, al Real Madrid le costaba anotar y volvió a disponer de sus muros, Randoph y Tavares, para cerrar su aro y provocar tiros en malas posiciones de Herbalife Gran Canaria. Y funcionó a las mil maravillas con 4 puntos y 3 rebotes más de Anthony Randolph y 4 rebotes y otros 4 tapones, de Edy Tavares. Si, si… todo en el tercer cuarto. Gran Canaria era incapaz de sobrepasar el muro madridista, que se iba yendo en el marcador con un 10-0 de parcial en 3 minutos, dejando la máxima diferencia del Real Madrid, 57-47 minuto 25. Y era entonces cuando Facundo Campazzo tomó las riendas del partido con 7 puntos en este tercer cuarto, donde los blancos parecía conseguir llevarse el partido, no tanto en lo ofensivo, pero sí en lo defensivo, viendo como Herbalife Gran Canaria, parecía caer siempre contra un muro, de lamentaciones se podría decir, para el cuadro amarillo. Fue un tercer cuarto algo feo para el espectador, tan solo un 15-14 de parcial, que dejaba el resultado final en un 62-57 al final del tercer cuarto, con un parcial de 2-6 en los últimos dos minutos del cuarto. Solo Báez y los 15 puntos de Strawberry – 13 en el primer cuarto – salvaban el honor canario, que pese a todo, seguía dentro del partido. Y eso mientras su porcentaje seguía cayendo hasta el 41% mientras que el de los blancos, se mantenía al 50% de acierto.

Pero Herbalife seguía ahí. No se iba del partido ni tampoco el Real Madrid conseguía echarles. Si hablábamos bien de Tavares y Randolph, curiosamente ni Rudy Fernández ni Jaycee Carroll, sobresalían en ataque. Los dos atacantes madridistas, sumaban 3 y 4 puntos cada uno, mientras que Klemen Prepelic, se iba a hacer su mejor partido en ataque con 13 puntos y 15 de valoración. Prácticamente él solo, volvía a poner al Real Madrid por encima de los 10 de distancia, 75-62 minuto 35. Con Randolph y Tavares descansando en el banquillo y con muy buenos números de Felipe Reyes y sus 7 puntos y 6 rebotes en 15 minutos. Pero un nuevo estirón de Herbalife Gran Canaria de la mano de Strawberry, con 20 puntos al final, permitió ponerse a 6 puntos, 79-73 minuto 38, pero esta vez sí, el carácter y la confianza de Rudy Fernández, permitió al Real Madrid cerrar el encuentro en 89-76, con Anthony Randolph logrando un 20+10, para lograr la octava victoria consecutiva en Euroliga del Real Madrid, que sin apenas descanso, ya mira al próximo jueves en partido contra Olympiacos.