Liga Endesa Jornada 20: Real Madrid 83 Joventut Badalona 86

Perdidos en el calendario

Cargando...

Un disminuido Real Madrid, juega con fuego hasta quemarse, con un parcial de 13-25 en el último cuarto y un Prepelic sensacional, cede su tercera derrota consecutiva en el WiZink Center. Hasta 17 pérdidas de balón tuvieron los blancos que no pudieron aprovechar su buen porcentaje en el tiro. Jaycee Carroll fue el mejor de un Real Madrid que apenas contó en la rotación con Edy Tavares y Rudy Fernández.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Suele ocurrir, que si juegas con fuego te terminas quemando. El Real Madrid se presentaba esta mañana en el WiZink Center para disputar su encuentro de Liga Endesa frente al Joventut Badalona. Y lo hacía con un roster condicionado, con muchas bajas por descanso y quizás con la mente puesta en el doble enfrentamiento de la Euroliga, competición que ahora ha cogido ventaja en importancia del calendario. Para ello, Pablo Laso prescindía de Facundo Campazzo, Jeffery Taylor, Salah Mejri y Trey Thompkins para el encuentro liguero. Además, jugadores importantes como Rudy Fernández y Edy Tavares, apenas superaban los siete minutos disputados, lo que provocaba una línea muy fina entre la victoria y la derrota. Y esta mañana, el buen juego y la confianza del Joventut Badalona, les hizo llegar a los últimos minutos del partido con opciones, que Klemen Prepelic y sus compañeros, no desaprovecharon.

Todo estaba condicionado para el regreso del jugador esloveno al WiZink Center tras haber jugado la temporada pasada en el Real Madrid ejerciendo de segundo base tras la lesión de Sergio Llull. Pero la convocatoria de Pablo Laso, trajo más comentarios diversos, después de ser el segundo partido consecutivo en el que, el entrenador vitoriano, pudo contar con todos sus jugadores. Nicolás Laprovittola, Jaycee Carrol, Gabriel Deck, Anthony Randolph y Edy Tavares, formaban el quinteto inicial de un Real Madrid, que contaba en su roster con el regreso de Usman Garuba y Mario Nakic. Empezaba fuerte el Real Madrid con un 7-3 de inicio con Gabriel Deck y Anthony Randolph entre los más destacados. Pero Joventut de Badalona tenía la intención de ponerle las cosas difíciles a los blancos, colocándose por delante en el minuto 5, 7-8. El partido se convirtió en un correcalles donde los blancos empezaron con su lacra de pérdidas de balón, cediendo 5 balones en todo el primer cuarto, donde todos los jugadores titulares, ya habían perdido una bola. Excepto Edy Tavares, quien tras 7 minutos y medio de juego, dejó el resto del partido para Jordan Mickey en el puesto de center. Curioso movimiento el de Pablo Laso, teniendo además la baja de Salah Mejri y no contando con minutos para Usman Garuba. Un triple de Jaycee Carroll, al menos estiraba el marcador al final del primer cuarto, que acabaría con 17-10 para el Real Madrid. Fue el único cuarto del partido, donde el Joventut Badalona anotaban menos de 24 puntos. Y es que los verdinegros apenas tuvieron acierto en este cuarto con un 23%, donde Klemen Prepelic, apenas pudo anotar un punto. Tras un buen inicio, el Real Madrid también bajó hasta el 43% donde los 7 puntos de Jaycee Carroll destacaba sobre los demás.

clorin 1200 200

La segunda unidad madridista buscaba mantener la ventaja inicial con Sergio Llull y Fabien Causer a los mandos, pero de nuevo las innumerables pérdidas de balón, permitieron acciones fáciles del Joventut de Badalona, que se terminaron de nuevo acercando en el marcador. Este hecho permitió la salida de Rudy Fernández por Jaycee Carroll, un hecho que destacamos porque tras jugar los 7 minutos de este segundo cuarto, el mallorquín volvió a quedarse en el banquillo sin disputar minuto alguno. Un dato muy extraño, sobretodo viendo sentado en el banquillo a Mario Nakic, capaz de ocupar los minutos sobrantes. Sergio Llull se puso la capa de héroe para liderar a los blancos en el partido 31-24 minuto 15. Eso sí, ahora La Penya le devolvía los golpes al Real Madrid contestando todos los tiros con un gran Dimitrijevic con 7 puntos y Prepelic empezando a despertar. A todo esto, la cuantía de pérdidas seguía en aumento hasta las 9 al descanso, un número altísimo a estas alturas de partido. La mejor noticia de este cuarto, fue encontrarnos de nuevo al mejor Felipe Reyes con 7 puntos sin fallo en este cuarto. Pero el 5/7 en triples del Joventut no permitió que el Real Madrid se escapase en el marcador que llegó con 42-34 al descanso. Entre Felipe Reyes, Sergio Llull y Fabien Causeur anotaron 22 de los 25 puntos del Real Madrid, que a su vez, cedió 24 puntos recibidos e inflando el acierto verdinegro hasta el 40% en tiros de campo.

De nuevo el acierto regresó al partido en la reanudación del mismo, donde el Real Madrid puso la directa con un parcial de 10-4 e intentando subir filas en defensa. Ahora el movimiento de balón era más activo y dinámico, del cual se aprovechaba Gabriel Deck para conseguir hasta 10 puntos en este cuarto viendo como casi doblaba el equipo de Pablo Laso en este tercer cuarto, las asistencias repartidas en la primera mitad. Intentaba dar réplica el Joventut Badalona, pero ahora todas sus acciones defensivas eran sancionadas como personales. Conseguía por tanto una interesante diferencia en el marcador el Real Madrid, para llegar con tranquilidad al último cuarto 60-46 minuto 26. Fue en ese momento cuando apareció el último fichaje de Joventut, Tony Wroten. Un base ex NBA, que debutaba en la mañana de ayer con el Joventut Badalona y que esperó al último instante del tercer cuarto, para demostrarnos toda su calidad. El jugador de Wasinghton anotaba 8 puntos en este cuarto y de nuevo frenaba la ofensiva madridista. Pero nuevamente, las manos blandas de los jugadores del Real Madrid, permitieron otras 4 pérdidas de bola donde más de la mitad, las sumarian Anthony Randolph y Sergio Llull. Un hecho que aprovechaba el conjunto verdinegro para anotar nada menos que 15 puntos en cuatro minutos, dejando el resultado en 70-61 para el Real Madrid al final del tercer cuarto. No se sentía la preocupación en el WiZink Center, ya que se esperaba la reacción madridista que, como habíamos adelantado, contaba con jugadores frescos para que dentro del último cuarto, solventaran el encuentro a su favor. Porque estaba claro que el problema de que el Real Madrid no hubiese roto el partido, venía por las 13 pérdidas de balón en tres cuartos, ya que en ataque los de Laso contaban con un majestuoso 58% de acierto.

Pero los partidos los juegan todos. Jugadores y entrenador, que es quien decide cual es la mejor jugada y por tanto, los mejores jugadores, para cada acción y momento del partido. Además, las puertas del WiZink Center, debían volver a abrirse el próximo martes en un nuevo duelo muy trascendente, para el camino a los Playoffs de la Euroliga. Empezaba el cuarto definitivo con un fallón Real Madrid, donde la única canasta en los primeros 4 minutos la conseguía Jaycee Carroll que anotaba 15 puntos y 4 rebotes, en uno de sus mejores partidos mas onfire de los últimos meses. Pero Pablo Laso decidió prescindir del jugador mormón y jugarse los 7 minutos finales con Laprovittola, Llull, Causeur, Felipe y Mickey. Precisamente el tejano, conseguía una nueva canasta tras 3 minutos a cero por parte del Real Madrid. Por otro lado, el triple del Joventut, dejó de ser amenaza para convertirse en arma. Hasta cuatro triples anotaron los verdinegros en el último tramo del encuentro dejando un peligroso 75-71 en el minuto 35. Un 2-12 a favor del Joventut Badalona provocó la ansiada remontada donde el partido se convirtió en una ruleta, donde los verdinegros tuvieron mas acierto en los minutos finales. “Ya os dije en el descanso que esto podría ocurrir” comentaba Pablo Laso en un tiempo muerto. Los blancos reaccionaron hasta el 80-76 a falta de 2.20 para acabar el partido, pero el efecto Prepelic apareció para revertir el encuentro y propiciar la curiosísima tercera derrota madridista en el WiZink Center. El esloveno anotaba 11 puntos en este cuarto para apuntillar a su ex equipo que no estuvo acertado en los segundos finales para conseguir al menos la prórroga.