Liga Endesa Jornada 24: Real Madrid 76 FC Barcelona 82

Pesic vuelve a frenar al Real Madrid

Cargando...

Desde que Pesic llegó al banquillo del Barcelona, al Real Madrid le cuesta mucho superar la tela de araña defensiva que interpone siempre en los clásicos. En la noche de ayer, el Real Madrid se vio superado en todo momento por un FC Barcelona muy bien armado en la pista. Carroll fue el mejor del Real Madrid, a pesar de anotar todos sus 15 puntos en la primera parte. Se alejan las opciones de terminar primeros en la liga regular.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Son 13 meses con Svetislav Pesic y el juego del FC Barcelona ha cambiado. No era muy difícil que el cuadro azulgrana mejorase la actuación de los dos últimos años, pero desde la llegada del entrenador serbio, el FC Barcelona ha conseguido tener una identidad, que es muy complicado de superar. Ni siquiera el Real Madrid de Pablo Laso, que anoche disputaba su octavo partido contra Pesic y de nuevo, volvió a ceder. Cedió en un partido dominado desde el principio por el FC Barcelona que supo hacer de su zona un fortín, dejando al Real Madrid en un flojo 43% de acierto en el tiro. Y esta vez sí, el equipo de Pablo Laso contaba con sus mejores hombres excepto los lesionados Rudy Y Deck. Los de Pablo Laso tuvieron opciones, siempre estuvieron cerca en el marcador, pero tanto en el juego como en el ambiente, el FC Barcelona fue justo vencedor y claro dominador del partido.

clorin 1200 200

Un Real Madrid enrrachado, al menos en puntos anotados y valoración, algo que se rompió el pasado viernes en un partido muy extraño ante Baskonia. Desconozco si por haber jugado 48 horas antes o por recibir al Barcelona 48 horas después, Laso decidió dar descansos a jugadores que sí disputaron minutos en la noche de ayer. Vuelta, por tanto, al clásico quinteto con Llull, Causeur, Taylor, Randolph y Tavares. El efecto Pesic, se vio desde el minuto 1. Defensa presionante de Thomas Heurtel sobre Sergio Llull, para ralentizar el juego de un Real Madrid que está echando de menos un segundo manejador de bola. Los errores y precipitaciones, ayudaron y apuntaron al estilo del FC Barcelona, a tener bajas anotaciones y mucho balón parado. Y sin comerlo ni beberlo, nos encontrábamos con un 3-13 en el minuto 5, con un 1/7 en tiros del Real Madrid y un 5/7 del FC Barcelona. Normal el enfado de Laso, no ya solo porque Pesic había desconectado a su equipo, sino que el Real Madrid había salido sin energía al campo, solo intentando tiros triples. Hasta 4 lanzamientos intentaba Sergio Llull en los primeros cinco minutos. Se podría alabar o criticar el acierto del menorquín, pero lo visto era el único jugador que intentaba una acción ofensiva de mérito. Pero como todo en la vida, la moral te sube cuando las cosas empiezan a salirte y en apenas dos minutos, un 7-0 de parcial, volvía a colocar en partido al Real Madrid. Dos triples de Sergio Llull, conectaban de nuevo al Real Madrid con la grada y los blancos igualaban la contienda al final del primer cuarto 17-17. Los 11 puntos de Sergio Llull, con 3/6 en triples, fue lo mejor de un Real Madrid muy fallón, donde Randolph y Tavares, no podían con la tela de araña colocada por Pesic. El 33% en tiros de campo, fue una losa muy difícil de levantar por el Real Madrid.

El segundo cuarto, nos recordó a aquel de la Copa del Rey, donde el FC Barcelona remontaba a base de triples. Nada menos que 6/9 haría el cuadro blaugrana en este segundo cuarto, con un 5/5 entre Roland Smits y Kyle Kuric. Dos jugadores de la segunda unidad, que sabían hacer perfectamente su trabajo. Pese a eso, no conseguían diferencias en el marcador, puesto que en el Real Madrid, el antídoto era Jaycee Carroll que anotaba 13 puntos sin fallo, el solito, para dejar un 29-32 en el minuto 15. Los nervios volvían a aparecer en los movimientos de los jugadores madridistas, que veían como ahora sí, se empezaba a alejar peligrosamente el FC Barcelona, consiguiendo 18 de sus 28 puntos, desde el triple. Otra lección de intensidad y carácter, colocaba a tiro al Real Madrid, pero los 10 puntos de Thomas Heurtel, seguían dando ventaja al FC Barcelona al descanso, 40-45. Y es que el 60% de acierto en el tiro del Barcelona, seguía siendo una losa muy pesada de llevar en el Real Madrid, quien había mejorado hasta el 47% de acierto. Pero las estadísticas mostraban otros datos que el resultado nos ocultaba. Los secundarios del FC Barcelona, mostraban un gran nivel, como los 17 puntos anotados entre Smits y Kuric, que nivelaban los 4 puntos entre Pangos y Tomic. En el Real Madrid, solo Llull y Carroll, parecían acertados, ya que entre Causeur, Campazzo y Thompkins, no había habido punto alguno. Mientras tanto, Randolph y Ayón necesitaron hasta de 13 tiros para anotar entre ambos, 10 tantos.

Tras el paso del descanso, nada cambió. El FC Barcelona volvió a frenar el ritmo del partido y adormecer al quinteto madridista que no encontraba salida. Las faltas personales y las pérdidas empezaban a ser una rémora para el Real Madrid, que nunca encontraba su juego y se veía superado continuamente por el FC Barcelona. A diferencia del primer tiempo, ahora no había ningún jugador en racha y tanto Llull como Carroll, se quedaron sin anotar en este tercer cuarto. En cambio, Thomas Heurtel se hacía dueño del partido para dominar un 0-8 de parcial y dejar un 45-55 en el minuto 25. Pablo Laso echaba de menos a Rudy Fernández y prefirió colocar a los dos bases en cancha. Las cuatro personales de Tavares, dejaron como cinco a un jugador menos intimidador como Gustavo Ayón. En un partido donde el Real Madrid no estaba mal en ataque, debía corregir su defensa, pero esa incidencia nunca se produjo. La pillería blaugrana superaba a los nervios del Real Madrid y se aprovechaban de errores ridículos para seguir manteniendo ventajas cercanas a los 10 puntos. El Real Madrid intentaba sumar una marcha más en ataque y conseguía rebajar diferencias gracias a los tiros libres. Los tiros libres, porque el acierto a canasta volvía a descender con el paso de los minutos, hasta el 43%. Algo muy inusual en el Real Madrid y más ante un equipo grande, demostrando que anoche no era el día del Real Madrid, como demostraba el 57-62 al final del tercer cuarto.

Y no era el día del Real Madrid, no porque los jugadores blancos no estuviesen acertados de cara al aro, sino porque el sistema táctico perpechado por Pesic, bloqueaba las mentes de Pablo Laso y de sus jugadores. Porque nos guste o no, el FC Barcelona ha mejorado mucho en relación a los dos últimos años y ahora dispone de un gran abanico donde todos sus jugadores pueden aportar en ataque y en defensa. La cuarta personal de Heurtel y la falta de chispa de Smits, acercaba nuevamente al Real Madrid 63-66 en el minuto 33. Pero el muro defensivo del Barcelona y nuevamente, el acierto en el triple, terminaron por destruir la ilusión madridista de llevarse la victoria. Dos triples consecutivos, colocaron el 66-76 favorable al FC Barcelona, que nuevamente congeló las ilusiones del Real Madrid, que perdía por sexta vez en la era Pesic. Sergio Llull y Jaycee Carroll, se quedaron con los mismos puntos que al descanso, y otro día más, los tiradores madridistas desaparecieron. El Barcelona estuvo más acertado en el tiro y bloqueó todas las opciones del Real Madrid. Con esta victoria, el FC Barcelona tiene dos victorias de ventaja sobre el Real Madrid en la clasificación de la Liga Endesa, mientras que los blancos continúan segundos con una victoria sobre el Kirolbet Baskonia