Euroliga Jornada 23 AX Armani Milano 77 Real Madrid 88

Prueba superada

Cargando...

Importante victoria del Real Madrid a domicilio con un gran doble doble de Facundo Campazzo, que lideró el partido donde los blancos fueron muy superiores con un gran Tavares en defensa que se adueño de la zona.

Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net

El calendario de un equipo de baloncesto es tan largo, que provoca relajaciones, lesiones y diferentes estados de ánimo durante más de nueve meses. Es un sube y baja de partidos, que si lo estás viviendo conmigo a través de Pobla FM, te irás dando cuenta de que a veces necesitamos un tiempo muerto. Apenas 48 horas han pasado desde la dolorosa derrota contra el FC Barcelona, del partido importantísimo de ayer en Milán. Son dos partidos, pero con una diferencia importante. En Liga Endesa, al Real Madrid le quedaban 11 partidos y tenía 5 victorias sobre el segundo clasificado. En la Euroliga, los de Pablo Laso eran cuartos, con tres victorias sobre el noveno, pero igualado en balance al quinto clasificado. No me digáis rival, lo tengo claro, me importa más el partido de Euroliga que el de Liga Endesa. Por tanto, sigo creyendo en el titular de mí crónica del pasado domingo. El partido grande era hoy, contra Armani Milan, como los de la semana que viene, con jornada doble. Ganar en el día de ayer, supondría mantener la cuarta posición faltando cuatro jornadas y mirando de reojo, los resultados de Zalgiris Kaunas.

Pero el rival ayer era el Armani Milán, 14º en la tabla, pero con un dúo exterior de lo mejorcito de Europa con Andrew Goudelock y Curtis Jerrells. Los partidos nos han enseñado a que no hay rival pequeño y que nunca hay que despistarse. Además Pablo Laso contaba por tercer partido consecutivo, con la baja de Luka Doncic, lo que indicaba un extra de minutos para Facundo Campazzo, que contra Panathinaikos – ya sin Doncic – conseguía hacer su mejor partido con 15 puntos 5 rebotes y 5 asistencias, para 28 de valoración en 32 minutos. En Barcelona, el pasado domingo, solo anotaba 5 puntos en 18 minutos, pero ya nos daba una idea de que sí el Real Madrid puede ganar el próximo partido, es al ritmo que marque el pequeño base argentino. Y ayer era el partido idóneo para que el Facu pusiese magia. Y el argentino puso la magia, Carroll los puntos, y entre Randolph y Tavares la defensa. En poco más de tres minutos, los blancos ya vencían por 2-12, con el manejo de balón del Facu, los seis puntos – 2/3 en triples – de Jaycee Carroll y sendos tapones, primero de Randolph y posteriormente de Edy Tavares, ante un valiente Armani Milán que buscaba anotar dentro de la zona, algo que ayer parecía prácticamente imposible. Por parte italiana, solo Goudelock parecía fino en ataque, consiguiendo 4 de los 6 puntos en 5 minutos, pero ya el resultado era tremendo favorable a los blancos con el 6-16 con 8 puntos de Jaycee Carroll y los dos tapones de Edy Tavares, que personalmente, creo que colocó alguno más en el primer cuarto. Tras el gran inicio de los de Laso, un parcial de 11-4 en 4 minutos de Armani Milán, volvió a estrechar el partido. Ahora eran los blancos los que sufrían en ataque que tras los puntos de Carroll, nadie parecía coger su estela, pero un triple final de Campazzo, colocaba el definitivo 17-25 para el Real Madrid, al final del primer cuarto. El 65% de acierto, junto a los 10 rebotes y 4 tapones, demostraban la superioridad del Real Madrid, que comandaba un fabuloso Facundo Campazzo con 5 puntos 3 rebotes y 4 asistencias.

clorin 1200 200

Dos triples consecutivos de los italianos, dejaban en nada la ventaja adquirida por el Real Madrid en el primer cuarto y hacía llamar la atención a los jugadores de la segunda unidad madridista de la importancia del encuentro. Como habíamos comentado al inicio, estos partidos hay que pelearlos desde el minuto 1 y no dejar de competir hasta conseguir una ventaja cómoda. La entrada de Curtis Jerrells al partido, dio alas a Armani Milán que seguía acechando en el marcador, pero esta vez, el Real Madrid si tuvo como aliado, el tiro exterior. Un 4/5 en triples en 5 minutos, mantenía la ventaja de los blancos 30-39 minuto 15, gracias a los triples de Randle, Randolph y dos de Rudy Fernández, mucho más destacado en acciones ofensivas en este segundo cuarto. El acierto exterior, que tantos quebraderos de cabeza le daban al conjunto blanco, fue ayer el mayor aliado del Real Madrid con un estupendo 5/7 de acierto en el segundo cuarto, un 8/13 en toda la primera parte. Además, dicha racha se conseguía con los pocos minutos de descanso que disfrutó Facundo Campazzo. La racha de triples, ayudó a los blancos a intentar mantener una diferencia superior a los 10 puntos de distancia, para poder manejar a sus anchas el encuentro. Armani Milán apenas superaba el 40% de acierto al descanso con Curtis Jerrells, Mindaugas Kuzminskas y Andrew Goudelock, como únicos estiletes ofensivos, anotando 21 de los 36 puntos anotados por su equipo al descanso.  Por todo ello, parecía lógico el parcial de 6-17 en seis minutos, para que el Real Madrid se fuese con la máxima distancia al descanso, 36-49. Muchos puntos anotados por parte madridista, donde ya todos los jugadores que habían saltado a la cancha, habían anotado. El 59 % de acierto de los blancos, con un 62% en triples, resultaba determinante, ante un Armani Milán muy espeso en ataque, sobre todo en la zona, donde se encontraban intimidados por los hombres altos madridistas.

Y poco iba a cambiar el juego tras la reanudación del partido, tras el descanso. Un leve 4-0 de Milán, buscando el calor de su fría afición, fue contestado por otro duro parcial del Real Madrid con un 0-9 en 3 minutos que dejaba a los blancos muy cerca de los 20 de diferencia. Nuevamente Edy Tavares se imponía en la zona con 6 puntos 5 rebotes y 3 tapones contabilizados y Jaycee Carroll ejecutor con 12 puntos, que ponía a los blancos muy cerca de la ansiada victoria gracias al 42-60 del minuto 25. El descanso de Jerrells, fue aprovechado por Kuzminskas que con 11 puntos era el máximo anotador, y Micov y Cinciarini con 7 puntos cada uno. El quinteto titular del Real Madrid, hacía mella en la anotación, consiguiendo tiros fáciles y cómodos ante tan floja defensa italiana muy pobre en el rebote, con solo 20 capturas en 30 minutos de juego. Su 38% de acierto en el tiro, se hacía insuficiente para pelearle el partido a un acertado y concentrado Real Madrid, que lógicamente, no se parecía en nada a lo ofrecido el pasado domingo. Armani Milán solo era capaz de anotar a través del tiro libre con un 13/13 tras tres cuartos, forzando a los blancos a cometer muchas faltas personales. Pero el partido tenía dueño. Como bien indicábamos en nuestra previa, sin Luka Doncic, los números y la actitud de Facundo Campazzo sería fundamental para el devenir del partido. Y el argentino no falló a la llamada de su equipo teniendo ya un doble doble, con 11 puntos y 10 asistencias en 25 minutos, acompañado de 5 rebotes y erigiéndose en la figura imperial del choque. 10 asistencias, que era una menos, que todo el Armani Milán en 30 minutos, que seguían viéndose desbordados por el impactante juego madridista que se llevaba el partido al final del tercer cuarto, 54-68. Solo un 39% de acierto, era un dato muy deficiente para intentarle pelear el partido a un Real Madrid con casi 70 puntos anotados y un 57% en tiros de campo, con 7 tapones y solo 6 pérdidas de balón. Además de Campazzo, los 9 puntos y 5 rebotes de Randolph asomaban en un buen día del jugador de California.

Todo era cuestión de mantener la diferencia en el marcador. La victoria era fundamental para seguir dependiendo de si mismos para lograr tan ansiada cuarta plaza de la clasificación. Y Pablo Laso lo tenía claro, dando descanso a su estrella ayer, Facundo Campazzo con 15 puntos y 11 asistencias. Era el turno de otros jugadores para mantener a los blancos con buena distancia en el marcador. Entre Rudy Fernández y Gustavo Ayón, se las arreglaron para iniciar un parcial de 6-12 en 5 minutos, para dejar un claro 60-81 que finiquitaba el partido. Y es que los 9 puntos conseguidos por Ayón en este cuarto, no permitía reacción alguna de los italianos. Un Armani Milán, que gracias al triple, remontó con un parcial de 14-2 en 3 minutos, pero su acierto fue efímero y terminaron hincando la rodilla ante el mejor juego del Real Madrid, que se llevó su primera final, que le quedan cuatro más y que le pudiese valer con ganar los dos partidos que le queda – Zalgiris y Brose – como locales para conseguir tan ansiada cuarta posición. Gran partido de los blancos, nuevamente comandados maravillosamente por Facundo Campazzo y 15 puntos 6 rebotes y 11 asistencias. Los 15 puntos y 5 rebotes de Ayón y los 10 puntos de Jeffery Taylor. Una victoria importantísima para encarar la doble jornada de la semana que viene con Valencia el martes y sobre todo Zalgiris – en el WiZink Center – el próximo jueves.