Liga Endesa Playoffs Semifinales 2º Partido: Real Madrid 79 Valencia Basket 66

Pueden con todo

Cargando...

El Real Madrid vuelve a dominar a Valencia Basket y coloca el 2-0 en las semifinales de Liga Endesa. Los blancos volvieron a sentenciar el partido con un parcial de 54-30 en 20 minutos. La mejor noticia, los 13 puntos de Sergio Llull, todos en el segundo cuarto, donde se rompió el partido. Felipe Reyes jugó su partido 1000 con la camiseta del Real Madrid. Los blancos, a una victoria de disputar su octava final de Liga Endesa consecutiva.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Desde cero. Así debería preparar el Real Madrid, su segundo partido de semifinales ligueras ante el Valencia Basket. Primero, porque la competición siempre nos avisa de que para ganar un partido, se requiere de mucho acierto y concentración. Segundo, porque el rival que anoche tenían los jugadores de Pablo Laso, es uno de los equipos más importantes de la Liga Endesa y además ya se llevó el título de la Eurocup. La magistral y maravillosa imagen que está mostrando el Real Madrid en estos playoffs, solo queda en eso, digno de observar y comentar en tertulias. Pero el propio Pablo Laso confirmaba, que ningún jugador suyo se debería mostrar eufórico por ganar el primer partido. Era por tanto lógico, esperar una salida en tromba de Valencia Basket, lo que debía preparar al Real Madrid de mantener la fenomenal zona defensiva que ha venido mostrando en estos playoffs y que tanto le valió para llevarse el primer punto de la eliminatoria el pasado jueves. La victoria no era obligatoria, pero sí muy necesaria para ir a Valencia con la tranquilidad de tener tres oportunidades para clasificarse para la Final de la Liga Endesa.

clorin 1200 200

Pablo Laso repitió quinteto en el segundo partido, mientras que Ponsarnau devolvió al quinteto a Doornekamp y Dubjlevic, jugadores muy importantes para la maquinaria taronja. Y ya desde el primer minuto se notó la intensidad defensiva del Valencia Basket usando mucho las manos y utilizando dos contra uno con los jugadores madridistas que tenían el balón. Este esfuerzo dio resultado, provocando ataques de 24 segundos del Real Madrid, aunque un 2/2 en triples, mantenía el partido igualado en los primeros minutos de partido. Pero algo ya había cambiado en el Valencia Basket y consiguió que al menos el Real Madrid no se marchase en el marcador, pero con 5 puntos consecutivos de Rudy Fernández, el Real Madrid dominaba 12-8 en el minuto 5 de partido. La fortuna sonreía a los blancos, porque mantenían un increíble 5/7 en tiros de campo, mientras que los levantinos se quedaban en un 3/8. Pero el partido cambió por completo en los 3 minutos finales del primer cuarto. Quién sabe sí por la salida de San Emeterio a cancha o la vuelta al banquillo de Rudy, quien iba siendo el mejor del partido. La salida de Fabien Causeur y Gabriel Deck por Rudy y Taylor, no funcionó en este primer acto y el Valencia Basket conseguía un parcial de 0-11 en solo 3 minutos que puso de manifiesto, las intenciones levantinas de luchar hasta el final por el partido. Al final, el parcial fue de 2-14 en cinco minutos para Valencia Basket, que se llevaba el primer cuarto 14-22. Las tornas cambiaron y el Real Madrid se puede al entre cuartos, con un 42% en tiros de campo por el 60% de acierto que consiguió al final Valencia Basket gracias a su 4/8 en triples y los 5 puntos de Tobey y San Emeterio, saliendo desde el banquillo. En el Real Madrid, fue sentarse Rudy y el equipo desaparecer.

Como se dice por estas lides, el Valencia Basket empezaba a creérselo. Y lo dejaba bien claro en el comienzo del segundo cuarto donde los blancos perdieron dos balones consecutivos – gracias a la gran defensa taronja – y un 0-5 de parcial en dos minutos que colocaba un peligroso 14-27 en el minuto 12. Nuevamente el Real Madrid tendría que volver a reaccionar y superar la tela de araña defensiva de Valencia Basket. Y ese cambio vino a través de ese jugador que siempre estamos esperando. Sergio Llull decidió cambiar sus mandarinas de inicio por sus famosas motocicletas consiguiendo dos increíbles bandejas para mantener al Real Madrid a rueda de un increíble Valencia Basket que seguía controlando el partido con un gran acierto en el lanzamiento. Bojan Dubjlevic y Mike Tobey empezaban a hacerse dueños de la zona y del partido hasta mantener una buena ventaja 21-32 en el minuto 15 de partido. Pero igual que en el primer cuarto, el partido se volvió a dar la vuelta en los últimos cinco minutos del cuarto. En este caso, era el Real Madrid quien de la nada y sin tiempo muerto mediante, recuperaba poco a poco su desventaja con un parcial de 8-2 en menos de dos minutos. Ahora era la defensa madridista quien cerraba las vías ofensivas de Valencia Basket y donde el porcentaje blanco, volvía a subir. El Real Madrid, había conseguido en 6 minutos (15) superar todos los puntos anotados (14) en el primer cuarto. Este vendaval ofensivo no terminaba y encima con la activación del mejor Llull que anotó su primer triple que hizo estallar a todo el WiZink Center. Porque el menorquín se puso la capa de superhéroe para conseguir 13 puntos en este segundo cuarto, 6 de forma consecutiva, para culminar la remontada y poner por delante a los blancos, 37-36 minuto 19. Valencia Basket pasó de estar onfire a estar KO ante tal vendaval blanco, que se llevaba el partido al descanso 42-36. Así es, parcial de 21-4 en cinco minutos que se culminaba con el tercer triple de Llull del segundo cuarto. De la nada, el Real Madrid sacó un parcial de 28-14 en este cuarto, recuperando los inicios de partido de todo el playoff y recuperando la magia de Sergio Llull que hizo estallar al madridismo.

La montaña rusa del partido, favorecía ahora al Real Madrid. Pero los quince minutos de descanso, relajan sensaciones y motiva a empezar un nuevo partido, donde Valencia Basket fue mejor en el primer cuarto y el Real Madrid en la reanudación. Quizás por ello, era lógica la igualdad de ambos equipos al descanso. 55% el Real Madrid por 47% de Valencia y porcentajes cercanos al 50% en triples para ambos y ligera ventaja en rebotes y asistencias para los taronjas. El tercer cuarto se inició de una manera muy estática. El criterio arbitral comenzaba a asomarse en el partido y provocaba que a los equipos les costase anotar puntos. Fue el Real Madrid quien despertaba primero, con 5 puntos consecutivos de Anthony Randolph y dos triples más que situaban la máxima diferencia en el marcador 55-38 en el minuto 24. Era una continuación al festival ofensivo blanco donde Valencia Basket no podía sujetar. El Real Madrid ya contaba con 8 recuperaciones de balón y el conjunto valenciano solo era capaz de anotar dos puntos en 5 minutos de juego. Y en ese momento cambió el partido nuevamente al oscuro lado arbitral, donde las decisiones arbitrales deslucieron el partidazo hasta ese momento con demasiados parones y faltas personales por ambos equipos, favoreciendo – sin querer – al Valencia Basket a disminuir el ritmo que el Real Madrid había forjado. Ahora el parcial era de 2-9 en 3 minutos para Valencia, que amenazaba con bajar de los diez puntos de diferencia. Pero los dos últimos minutos de Facu Campazzo, frenó cualquier intención valenciana de recuperar sensaciones y, con un triple inverosímil casi sin tiempo, cerraba el tercer cuarto 68-52 para el Real Madrid.

Y es que el triple, tan negativo para los blancos durante la temporada, le estaba dando alas al Real Madrid con un 52% de acierto en el triple, a falta del último cuarto. Además, volvían coquetear con el 60% en tiros de campo, alejándose de un buen Valencia Basket al que no se le puede criticar nada. Simplemente, en 20 minutos fue mero espectador de 54 puntos anotados por el Real Madrid entre el segundo y tercer cuarto. Y como ya ocurrió en partidos anteriores, solo Taylor (11) y Llull (13) superaban los 10 puntos anotados de un equipo que consiguió 68 en 30 minutos. Nuevamente, las recuperaciones superaban a las pérdidas tras un fatal inicio de encuentro. El último cuarto solo sirvió para preparar el partido de mañana, ya que los 16 puntos de ventaja, se antojaba muy complicados de remontar por Valencia Basket. Quizás por ello, el Real Madrid ni llegó a 80 puntos ni a los 100 de valoración, pero volvió a poner de manifiesto, que vuelven a estar en un gran momento de forma. Ahora la serie se marcha a Valencia y el Real Madrid, solo necesita una victoria para aspirar a su octava final de Liga Endesa, consecutiva.