Euroliga Jornada 18: Real Madrid 88 Zalgiris Kaunas 82

Racha de campeonato

Cargando...

El Real Madrid vence al Zalgiris gracias a su enorme acierto a canasta y consigue igualar su mejor racha de siempre con 13 victorias consecutivas. Trey Thompkins y Rudy Fernández, volvieron a liderar el partido desde el triple contra un Zalgiris que nunca se dio por perdido. Los blancos, vuelven a aspirar al liderato a una semana de su viaje a Moscú para enfrentarse a CSKA y Khimki respectivamente.

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

Quizás no nos estamos dando cuenta, pero el Real Madrid lleva sin perder un partido de Euroliga, desde el pasado 30 de octubre. Que sí, que son 7 victorias en casa de las 12 consecutivas del equipo de Pablo Laso. Pero en una competición tan igualada, no creo yo que sea tan factible ganar en casa. Anadolu Efes, el gran líder y ahora – para los especialistas – el gran favorito para ganar el título, lleva 2 de sus 3 derrotas en su cancha. El Barça también hincó la rodilla en el Palau. ¿Me podéis asegurar de que no van a volver a pinchar en casa? También lo puede hacer el Real Madrid, por supuesto. Pero la suficiencia que está mostrando en estos dos meses completos sin perder es absolutamente autoritaria. Y quién mejor que el Zalgirs Kaunas para romper la imbatibilidad del WiZink Center, que llegaba ya a los 30 partidos invictos. Un Zalgiris que fue el último equipo que asaltó el Palacio la temporada pasada. Un equipo peligroso, con 5 victorias pero que ya ganó a Real Madrid y Fenerbahce y que acumula un -1 de +/- después de 17 encuentros, con 5-12 de balance. Todo un hueso, que como demostraría más adelante, se agarra a cualquier partido.

clorin 1200 200

Feliz noticia con el regreso de Felipe Reyes, dentro de la cargada enfermería que tiene el Real Madrid en estos momentos, sin Llull, Deck ni Anthony Randolph. A pesar de ello, el Real Madrid buscaría su 13ª victoria consecutiva en la Euroliga, con Campazzo, Causeur, Thompkins, Mickey y Tavares. Nuevamente, como ocurrió en Villeurbanne, Pablo Laso colocaba el triple poste. Un poste que servía para el ataque, pero que hacía aguas en defensa. Porque desde el primer minuto, Zalgiris Kaunas decidió presionar la salida de balón del Real Madrid que solo pudo realizar dos lanzamientos a canasta en los primeros 3 minutos del partido que ya contaba con un 2-8 de parcial. Pero el buen inicio de Zalgiris, vino producido por un gran acierto exterior, que resultó ser un espejismo hasta el 3/10 en todo el primer cuarto. Y ahora, con un Real Madrid más liberado, el parcial se convertía en 10-3 en dos minutos, para dejar un igualado 12-11 en el minuto 5 de partido. Una vez solventado el problema de la salida del balón, el Real Madrid encontraba mejores opciones ofensivas para recuperar el liderato en el marcador, pese a sus 5 pérdidas de bola en este cuarto. Pero aun era más sangrante el flojísimo porcentaje lituano que rondaba el 33% de acierto en el tiro de campo, lo que propiciaba el 20-18 para el Real Madrid, al final del primer cuarto. Jordan Mickey con 8 puntos fue el mejor del Real Madrid, junto los 5 de Trey Thompkins. Los blancos se manejaban en un 73% en tiros de campo, pero solo 4 asistencias, todas de Facundo Campazzo.

Algo tendría que cambiar en este segundo cuarto, para que un equipo con 72% de acierto, pudiese coger diferencias contra otro que apenas llegaba al 33%. Y para ello necesitaba jugadores y recuperar su ritmo habitual. Empezando por Edy Tavares que en apenas dos minutos anotaba 4 puntos y le colocaba su primer tapón a Zach Leday que para nada iba a tener el mismo rendimiento que ofreció en el partido de ida. Y después, porque volvió a aparecer Rudy Fernández. Igual que hace 7 días en Villeurbanne y el lunes pasado contra Valencia Basket. En ambos partidos sumó un 12/16 desde el triple y ayer volvió a dejarnos atónitos. El alero mallorquín conseguía 3 triples consecutivos para continuar con su trance desde la línea y aumentar diferencias en el marcador. Todo ello, pese al pulso que le propuso el lituano Lukas Lekavicius quien decidió responder a cada triple de Rudy con una canasta, eso sí de dos puntos, que dejaba un marcador interesante, 35-27 en el minuto 15. Pero en la segunda unidad madridista apareció el juego interior donde Mickey, Thompkins y Tavares, sumaron 21 de los 47 puntos del Real Madrid al descanso. Es verdad, no son muchos, pero es que el resto fueron prácticamente anotados por Rudy Fernández. Mientras tanto, a Zalgiris le faltaban amigos para acompañar el partidazo de Lekavicius. Tras el lituano, solo el australiano Jock Landale respondía con 5 puntos en el cuarto. Pero el partido se convirtió en ese duelo que hablábamos entre Lukas Lekavicius y Rudy Fernández. El base lituano, anotaba él solito 16 de los 23 puntos de Zalgiris en este cuarto con un 6/6 en tiros de campo, mientras que el alero mallorquín del Real Madrid, continuaba con su idilio en el triple con 5/7 en este cuarto, anotando 17 puntos en este segundo cuarto, que terminó con ventaja madridista 47-41 al descanso. Fue un honor disfrutar del duelo entre los dos jugadores, donde salió vencedor el español, gracias al acompañamiento de sus compañeros.

El 65% de acierto del Real Madrid, siendo un 61% desde el triple provocaba la ventaja madridista al descanso, donde los jugadores de Laso, no contaban con buenos números ni en rebotes – llevaban más asistencias – ni en pérdidas de balón. Pero el objetivo del Real Madrid, se llamaba Lukas Lekavicius, al menos eso opinaba Pablo Laso, que colocó a Jeffery Taylor encima del lituano para que cometiera sus primeros errores en el lanzamiento. Y con Campazzo como líder anotador, el Real Madrid volvía a coger las dobles figuras en la distancia, 58-46 minuto 25. Buscaba reaccionar Zalgiris desde el triple, algo que no le funcionó en la primera parte con un 5/15 en ese periodo, algo que contrastaba con el 5/7 de solo el segundo cuarto de Rudy Fernández. Ya os adelanto, que el objetivo del equipo de Jasikevicius tampoco funcionó en la segunda parte. Pero entonces entró en acción nuevamente la agresividad defensiva de Zalgiris que obligaba al equipo de Pablo Laso a trabajarse las canastas, o al menos los intentos, porque las pérdidas de balón seguían subiendo hasta las 11 al final del tercer cuarto. Sólo el triple, era aprovechado por el Real Madrid para volver a superar la veintena de puntos en este cuarto, donde Zalgiris tenía decidido a seguir peleando el partido hasta el final, ahora con 10 puntos anotados de Thomas Walkup en este cuarto. En el Real Madrid, Campazzo y Thompkins eran los únicos que veían aro en el equipo blanco que cerraba el tercer cuarto con ventaja 68-59. Y es que, a pesar de la buena anotación, el Real Madrid apenas contaba con 24 rebotes y 16 asistencias, eso sí, superando por mucho los números de Zalgiris.

Encima Lekavicius no veía el aro tan grande con en el segundo cuarto y pasó a tener un 1/5 en esta segunda parte, en la que sí apareció un ex madridista como KC Rivers. El escolta americano anotaba 10 puntos en el último cuarto, aunque para eso tuvo que gastar un 2/7 en triples. Por parte del Real Madrid, Pablo Laso quería seguir potenciando su acierto en el tiro que era lo que le permitía tener un pequeño colchón cercano a los 10 puntos. Pero el Real Madrid tuvo que luchar hasta el último minuto, para mantener la ventaja en el marcador, contra un ilusionado Zalgiris y con un arbitraje – nunca dudoso – algo perjudicial para las intenciones madridistas de llevar el partido al tiro libre. A pesar de todo, el Real Madrid fue fiel a su alto porcentaje del 58% en tiros de campo y un 50% en triples donde entre Rudy y Thompkins, se consiguió un 9/13 desde la línea. Precisamente, Thompkins con 20 puntos y Rudy con 17, fueron los mejores del Real Madrid. Y el Real Madrid cosechó su 13ª victoria consecutiva, igualando el inicio de la temporada 2013/2014 y superando el de Fenerbahce en la temporada pasada, que consiguió 12 consecutivas. Ahora, el reto es mayor para seguir con la racha porque toca viajar a Moscú para visitar al CSKA Moscú – precisamente el equipo que rompió la racha de 2013 – y al Khimki Moscú que solo ha sido derrotado una vez en su cancha, esta temporada. Los blancos vuelven a ser líderes y sólo cederán esa posición, si el Anadolu Efes consigue vencer hoy por más de 4 puntos.  

Más vídeos de este partido en YouTube