Liga Endesa Jornada 20: Real Madrid 82 Kirolbet Baskonia 76

Randolph señala a la Copa

Cargando...

Un excelente Anthony Randolph, con 18 puntos y 3 rebotes, lidera una dificil victoria del Real Madrid, corraborada por el acierto de Rudy Fernández y Jaycee Carroll en el último cuarto. Los blancos ya ponen miras a la Copa del Rey, esperando el regreso del mejor Sergio Llull posible, para intentar llevar al equipo blanco a una nueva Copa, la que sería la sexta en ocho años. 

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

Poco o nada en juego, había anoche, entre los dos mejores equipos españoles de los últimos años. Quizás en ser segundo en la clasificación, por encima de tu rival. Algo que, sinceramente, poco importa ahora en el mes de febrero. Además, la cercanía de la Copa, precedía a este encuentro, de un posible juego mucho más pausado y táctico, para evitar en su mayoría, lesiones no deseadas, tan cerca del primer torneo importante de la temporada. Es más, apostaría a que, si se viesen nuevamente las caras en una hipotética semifinal copera, el encuentro sería mucho más físico y pasional. Hablando de problemas físicos, Baskonia venía tocado al encuentro, con un roster que Perasovic, solo enseña con 8 jugadores y un Real Madrid que contaba con las bajas de Thompkins y Llull, éste último, sí se le espera para el torneo copero. El Real Madrid, intentaba lavar su imagen, que le ha traído dos derrotas en la última semana, ambas por un mínimo margen de puntos, pero con un juego muy lejano al que nos tiene acostumbrados, el bueno de Pablo Laso.

clorin 1200 200

Cuando estás acostumbrado al buen jamón, ya no te interesa probar el de los supermercados. Por eso lo más importante para el Real Madrid, además de la victoria, sería el de recuperar sensaciones. En el polo positivo, confiar en el gran momento – quien lo diría el pasado mes de Junio – de Anthony Randolph y el crecimiento de Klemen Prepelic. El americano fue titular en el poste, junto a Edy Tavares, mientras Fabien Causeur y Gabi Deck, acompañaban a Facundo Campazzo en las alas. Tenía ganas de comprobar, si los aleros blancos, volvían a destacar después de un par de partidos, donde el acierto recaía de posiciones interiores. Y cuando tienes a un jugador en racha, lo mejor es buscarle continuamente. Eso hizo el Real Madrid, en la figura de Anthony Randolph. El americano, volvió a demostrar que es el jugador más en forma, de la plantilla de Pablo Laso. 9 puntos consecutivos, con un 3/4 en triples, sirvieron para manejar el partido en el inicio 11-10, en el minuto 5. Pero al pararse el acierto de AR, se detuvo el de todo el Real Madrid. Resultaba increíble, que el mejor ataque de toda la ACB, solo tuviese tres anotadores en todo el primer cuarto. Mientras en Baskonia, el gigantón francés, Vicent Poiret, dominaba el duelo contra Tavares, consiguiendo hasta 8 puntos en 7 minutos. Pero de igual manera que el Real Madrid, Baskonia tuvo problemas para anotar. No por su acierto, 53% en el primer cuarto, sino porque apenas lanzó a canasta al final del encuentro. El parcial de los últimos 5 minutos del primer cuarto, fue de un 4-9, siendo la última canasta del cuarto, una espectacular bandeja de Randolph, tras una asistencia de costa a costa de Ayón faltando 4 segundos. Al final, 15-19 para Baskonia al final de un primer cuarto, donde Randolph anotaba 11 puntos por 2 de Tavares y otros 2 de Causeur. El Real Madrid se movía en un 31% en tiros de campo y parecía imposible, hacerlo aún peor, en lo que quedaba de partido.

Ahora tocaba comprobar el estado de la segunda unidad madridista, con Prepelic de base y con unos aleros – Rudy y Carroll – en horas bajas en los últimos encuentros. El pesimista primer cuarto, seguía adueñándose del comienzo del segundo, con un 2-11 de parcial, entre ambos periodos, y el 15-23 de Baskonia en el minuto 12. Pero afortunadamente, el acierto blanco, comenzó a mejorar gracias a un parcial de 9-4 en 3 minutos, con puntos de Carroll, Felipe y Klemen Prepelic, que bien es cierto que no es el mejor base posible, pero que si puede aportar muchas cosas como escolta, su puesto natural. Un 10-4 de parcial en 5 minutos, volvía a dejar el partido muy igualado, 25-27 en el minuto 15. Baskonia intentaba responder, pero su mal acierto desde el triple – 2/10 al descanso – y las faltas – 13 – personales señaladas, descentraron al equipo de Perasovic, que seguía dominando sorprendentemente, la zona. A cada canasta azulgrana, respondía el Real Madrid con tiros libres. 9/11, fue la serie de los blancos en el segundo cuarto del partido, para permitir la igualada al final del segundo cuarto, 37-37. Porque los blancos, mejoraron algo su tiro, aunque seguían teniendo un escaso 40% , que ante Baskonia, suele ser mortal. Nuevamente Tavares y Ayón, los hombres altos, eran los mejores en el segundo cuarto, donde los aleros, solo anotaron 13 de los 37 puntos del conjunto de Laso, al descanso.

Si el Real Madrid, quería llevarse este encuentro, debía recuperar la anotación desde fuera y los números de la primera parte, no ayudaban. De nuevo, las faltas personales, eran una losa para Baskonia, en un partido – sorprendentemente – de poca anotación. Valga el 5-6 de parcial en 3 minutos, nuevamente con Anthony Randolph como ejecutor. El acierto dejo paso al físico, entre dos equipos que no llegan a la Copa, en el mejor momento de la temporada. Sirva como ejemplo, que en el partido de la primera vuelta, el Real Madrid llegaba al descanso con 47 puntos, mientras ayer corría el minuto 25 cuando sumaba su punto 46. No iba mucho mejor Baskonia, donde Poiret y Shields, eran los únicos jugadores vitorianos que habían anotado más de dos canastas en el partido, tras 25 minutos de juego, 46.45. Ni siquiera el acierto de Anthony Randolph, ayudaba a estirar el marcador para los blancos. Pero en los 3 últimos minutos del tercer cuarto, pudimos ver algo más de lo que ambos equipos, deben de enseñarnos durante la temporada. Gustavo Ayón se volvía a agigantar para conseguir 7 puntos y 5 rebotes, mientras Huertas y Vildoza, se unían por parte vitoriana, para conseguir 9 de los 15 puntos de Baskonia en este tercer cuarto. Curiosamente con Prepelic en cancha, el Real Madrid conquista un 7-0 de parcial, para cerrar el tercer cuarto 57-52. Era la máxima diferencia del Real Madrid en el parido, que raramente suele quedarse por debajo de los 60 puntos tras 30 minutos de juego. Pero el 41% de acierto en el tiro, era el responsable de la escasa anotación conseguida, a pesar de tener más controlado el rebote que de costumbre.

Ese 41% en tiros de campo, venía sobre todo por el 25% en triples, o la escasa aportación de los jugadores exteriores, que como adelantábamos al comienzo, son muy necesarios – en este Real Madrid – para lograr la victoria. Pues pareció que los aleros madridistas, despertaron en el inicio del último cuarto con 12 puntos consecutivos, 5 para Rudy y 7 para Jaycee Carroll, que despertaron justo en el mejor momento, para liderar un parcial de 12-5 en 3 minutos, para aumentar la diferencia por encima de los 10 puntos, para lograr una ventaja inalcanzable para Baskonia. Pero Baskonia no se rendía con Lucas Vildoza, liderando a su equipo con 5 asistencias en este cuarto final, colocando un peligroso 76-72 a falta de dos minutos. Pero las faltas personales, las pérdidas de balón y un triple final de Anthony Randolph, sentenció el partido para las aspiraciones vitorianas, que se quedaron a las puertas de llevarse la victoria del WiZink Center. Pero el último cuarto del Real Madrid, consiguiendo 25 puntos, gracias a los 15 que sumaron Rudy y Carroll, y el triple final de Randolph, dieron una victoria importante para los blancos, que llegan con mucha moral para afrontar la Copa el próximo viernes contra Movistar Estudiantes.

Una Copa, que se presenta con un gran favorito, el FC Barcelona. El actual campeón, es también el líder de la Liga Endesa y solo ha caído derrotado en dos ocasiones en la competición liguera. El Real Madrid, no solo tendrá que superar a todos sus rivales del lado del cuadro, sino también tendrá que mejorar su imagen y su acierto de cara al aro. Pero bien es conocido que el Real Madrid de Pablo Laso, se crece en los momentos importantes y por tanto, debemos de valorarle como uno de los grandes favoritos, para llevarse el torneo. De momento, Randolph ya mira al torneo del KO.