Euroliga Jornada 2 Real Madrid 82 CSKA Moscú 69

Raza de campeón

Cargando...

El Real Madrid se llevó el Clásico Europeo, derrotando a un buen CSKA de Moscú gracias a los buenos minutos finales de Rudy Fernández, Jonas Maciulis y Facundo Campazzo. Las duras lesiones de Ognjen Kuzmic y Anthony Randolph son las peores noticias de un equipo que sigue estando invicto tras 6 partidos.

Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez

Partidazo el que nos deparaba anoche Real Madrid y CSKA de Moscú. Personalmente, el mejor partido posible en toda Europa. Por plantillas, por títulos, por estado de forma, por lo que queráis. Son las dos franquicias más parecidas en el viejo continente, con los mismos hábitos y necesidades. Anotar, correr, presionar, rebotear, buenos porcentajes y además a los mejores jugadores. Poco más se podía pedir para presenciar este encuentro. Daba igual que fuese liga regular, octubre y el sexto partido oficial del Real Madrid. Este partido es un paréntesis necesario en tan complicado calendario donde todos los jugadores quieren brillar y derrotar al rival. Luego vendrá un tercer equipo y les "robará" el título internacional, pero muchos madridistas se pueden ir a la cama tranquilos ya, exclusivamente, por haber derrotado al todo poderoso CSKA de Moscú. Además, la buena marcha del equipo blanco – invicto hasta la fecha – y el regreso de Sergio Rodríguez, animaba al público madridista a llenar las gradas del WiZink Center. El duelo del Chacho con Luka Doncic prometía y era el momento de conocer a quién acompañaría la magia en la tarde de ayer. 

Partido importante y Pablo Laso decidió dar la manija a Luka Doncic de inicio para ayudar en el ataque. Sus 12 puntos 5 rebotes y 5 asistencias en Liga Endesa o los 27 puntos 4 rebotes y 4 asistencias en Estambul contra Anadolu Efes, le daba el crédito necesario para liderar al equipo. Pero el partido no llamaba a jugadores sino a equipos. La intensidad se adueñaba del parquet del WiZink Center y a ambos equipos les costaba conseguir punto alguno. Los inicios de outsiders como Felipe Reyes y Nikita Kurbanov, fue los más interesante en los primeros minutos del partido con un 11-9 en el minuto 5 de juego. Ni siquiera con la entrada de Anthony Randolph pudo despertar el partido en ataque, con un triste 25% de acierto en ambos equipos en 8 minutos. Ese hecho también se notaba en los rebotes con 12 capturas para ambos, siendo peligrosos los 6 rebotes ofensivos del CSKA en el primer cuarto. Un arreón de 7-1 en apenas segundos, estiró el marcador favorable para el Real Madrid que consiguió llevarse el primer cuarto por 20-15. Los escasos 6/16 37,5% de acierto en el Real Madrid, dejaba a las claras el desacierto ofensivo madrileño que contaba con la aportación de 5 puntos de Felipe Reyes – todos de tiros libres – como la mejor baza anotadora y un Gustavo Ayón muy fallón, pero reboteando ya hasta en 6 ocasiones, mientras que por parte del CSKA, el 6/22 27% en tiros de campo le valdría para mantener sus opciones a pesar de los 5 solitarios puntos entre Nando De Colo y Sergio Rodríguez. Lógicamente, sí el Real Madrid quería llevarse la victoria tenía que mejorar su actuación ofensiva y cuidar del rebote ofensivo ruso, del cual no podían permitir segundas opciones a un equipo tan talentoso como es el CSKA de Moscú. 

Afortunadamente, el signo del segundo cuarto fue muy diferente al del primero con un parcial de 0-7, contestado con otro de 6-0 que denotaba ya como olvidados los errores en el tiro del primer acto. Las defensas seguían siendo intensas, pero el Real Madrid encontró por fin un arma que creía escondida esta temporada como era el lanzamiento exterior. Un 4/8 en triples en el segundo cuarto, parecía disparar en anotación al Real Madrid, pero el CSKA de Moscú no iba a quedarse atrás. La grave lesión de Ognjen Kuzmic – desde Pobla FM mucho ánimo al pívot serbio – se convirtió en un nuevo quebradero de cabeza para Pablo Laso que veía como su center suplente se perdía el resto del partido y tenía que hacer malabares para ajustar los minutos necesarios para Gustavo Ayón, más con la enorme envergadura de los Hines, Kurbanov y Othello Hunter. Quién sabe sí abducido por tal palo recibido, Anthony Randolph decidió tirar del carro en tan duros momentos y un triple suyo colocaba el 29-22 en el minuto 14. La defensa madridista en este segundo cuarto volvió a ser vital provocando hasta 6 pérdidas de balón del CSKA de Moscú en el segundo cuarto. La ayuda de Luka Doncic con 5 puntos más, disparó la diferencia blanca hasta los 10 puntos 38-28 en el minuto 17. Aunque con la ayuda de Sergio Rodríguez con 5 puntos más, el CSKA se mantenía dentro del partido, pero con 7 puntos en 90 segundos de Anthony Randolph, el Real Madrid pudo terminar el cuarto con su máxima diferencia 45-33 al descanso. La efectividad del Real Madrid había ascendido de manera notoria hasta el 42% en tiros de campo siendo de hasta un 47% en los triples. Mientras el CSKA naufragaba con un 31% de acierto y la nulidad de Nando De Colo con solo 4 puntos anotados en 1/6 en tiros. El 54-20 en valoración nos indicaba muchas cosas positivas, pero ante el CSKA de Moscú no puedes dar nunca nada por hecho. Los 10 puntos de Randolph y los 8 de Dondcic volvían a indicar que jugadores tirarían del carro madridista del que salían las buenas noticias con los 5 puntos de Carroll y los 3 de un combativo Rudy Fernández. 

Nuevamente el Real Madrid ponía sobre la mesa sus curiosas segundas partes donde normalmente sufre un duro apagón en el tercer cuarto, para posteriormente aniquilar a su rival en el último periodo. En la noche de ayer, nada de esto iba a cambiar. El criterio arbitral provocó que empezasen a pitarse todos los contactos dentro de la zona ayudando a los rusos a conseguir un 9/13 en tiros libres en el tercer cuarto. Demasiados parones con hasta 14 faltas señaladas - 7 en 3 minutos – que bloquearon el juego del Real Madrid y deslució el ritmo del partido. Además, hasta 5 pérdidas de balón consumaron los blancos en estos 10 minutos, una estadística que el Real Madrid había cuidado de manera extraordinaria en la primera parte. Los continuos rebotes ofensivos del CSKA de Moscú recordaba a los más de 11000 espectadores del WiZink Center la grave lesión de Kuzmic y la posibilidad de buscar traerle un sustituto temporal para cerrar el aro propio. Sin darnos cuenta, el marcador se iba igualando nuevamente gracias al enorme trabajo primero de Will Clybun con 9 puntos y posteriormente Cory Higgins con 7 puntos más, colocando un 50-46 en el minuto 25. Lo más duro en el Real Madrid era comprobar como ascendían hasta los 15, los rebotes ofensivos del CSKA de Moscú. El 32% de acierto en el equipo ruso, ya no parecía tan dramático para el devenir del partido. Ahora la intensidad defensiva del CSKA con las bajas de Sergio Rodríguez, Nando De Colo y Kyle Hines que no disputaron ni un segundo del tercer periodo. Todo parecía ponerse en contra del Real Madrid que veía como únicamente conseguía 11 puntos en todo el tercer periodo. A todo ello, habría que sumarle una nueva lesión de otro hombre alto como Anthony Randolph. El pívot criado en California, notaba como se le salía el hombro derecho y podría estar un largo periodo – nuestro más sincero apoyo en la recuperación - de baja. Todo esto ocurría sin Kuzmic y sin Thompkins, que sigue en Estados Unidos por asuntos familiares. Con tantas incidencias en el juego, el resultado final del tercer cuarto fue 56-53, un parcial de 11-20 para el CSKA que se metía en partido ante un Real Madrid desesperado, más aún con las bajas de Kuzmic y Randolph que provocaba que Jonas Maciulis tuviese que ocupar el puesto de falso cuatro en cancha. 

Todo le vino en contra al Real Madrid. Sin Sergio Llull y ahora sin Kuzmic y sin Randolph. Con un Luka Doncic muy solo y un Gustavo Ayón muy fallón, teniendo enfrente al mejor equipo de Europa. Por la mente de los aficionados madridistas, circularon recuerdos no muy antiguos, con Sergio Rodríguez de blanco, acompañado en el exterior de Rudy Fernández y Jonas Maciulis con Felipe Reyes en el interior. Cuantos buenos recuerdos le venía al aficionado cuando el 56-55 brillaba en el marcador. Aquel Real Madrid tenía algo más que calidad en jugadores y fue de eso de lo que tiró el equipo madrileño en los últimos 8 minutos de juego, el carácter. Un carácter, una raza que le ha llevado al equipo blanco a cosechar los mayores éxitos posibles y en este partido volvieron a aparecer. Dos triples de Rudy Fernández y Jonas Maciulis, volvieron a alimentar las ansias de los aficionados madridistas para estirar nuevamente el marcador. Un parcial de 15-3 en 5 minutos liderado por 7 puntos de Facundo Campazzo y una formidable defensa liderada por los 3 robos de balón de Rudy Fernández devolvía el +12 para los blancos, 71-59 minuto 35. Tras los 16 puntos en 20 minutos que había realizado Anthony Randolph hasta su lesión no hubo otro jugador que asumiese el reto anotador del Real Madrid. Solo Doncic superó los –14 al final – 10 puntos, aunque 9 de ellos fueron desde el tiro libre. CSKA quería seguir vivo en el partido con un 2-7 de parcial, pero en la noche de ayer, los triples aliviaron de muchos problemas al Real Madrid con un 12/30 - 5/9 en el último cuarto - de acierto. Fue demasiado para un luchador CSKA que ve además como el Real Madrid tiró de raza para sobreponerse a las lesiones de sus interiores para vencer un partido que pareció tener perdido. 

El Real Madrid se llevó su sexta victoria consecutiva, con 82 puntos y 92 de valoración. Con diversas rachas de los jugadores donde solo Randolph y Doncic superaron los 10 puntos. Con el crecimiento de Rudy, Macilus y Felipe. Y una excelente defensa sobre Nando De Colo con 9 puntos y un 1/7 en tiros de campo. Pero la victoria le salió muy cara al Real Madrid que se encontró de bruces con las lesiones importantes de Kuzmic y Randolph que podrían dejar huérfano al Real Madrid de juego interior en las próximas fechas. Son las malas noticias de un equipo que anoche volvió a sacar su raza de campeón.