Real Madrid-CSKA Moscú: el mejor partido posible

Cargando...
xxxxxxxxxx

Olvídense de todo lo malo visto hasta ahora, que tampoco ha sido tanto en este Real Madrid 2016/17 y céntrense en el duelo de los duelos, ese tipo de encuentros que ya justifican la existencia de un torneo como la Euroliga, de un formato como el recién estrenado, todos contra todos.

Madrid y CSKA Moscú, los dos últimos campeones continentales, frente a frente este viernes. Si les pedimos a los lectores que se olviden de lo malo del conjunto de Pablo Laso, ese pack no debe incluir el 91-90 que vivió en la capital rusa el Real Madrid. Y es que hace dos meses, el 11 de noviembre de 2016, los blancos mostraban las hechuras de campeón que nunca han perdido. Un primer cuarto estratosférico (17-26) seguido de otro penoso (32-12) puso de relieve las dos caras madridistas: equipo demoledor frente a equipo desconectado.

Pese a todo ello, en aquella jornada 6 de la Euroliga, el actual campeón de la Liga Endesa sostuvo muy bien el encuentro, lo supo encauzar y señaló, pese a la derrota, que como todos presumíamos, está para ganar al CSKA y a quien se le ponga por delante.

Nada de eso ha cambiado casi 60 días después, a pesar de que el Madrid vuelve a navegar en una zozobra que ya conoce, la misma que señala pequeñas crisis, obvias en cada curso, más comprensibles todavía si cabe en este presente, donde los partidos semanales se multiplican.

Por eso decía que olvidemos todo lo malo del Madrid, lo regular, y veamos que en Reyes se van a medir posiblemente los dos mejores planteles, las dos mejores plantillas que habitan en el baloncesto del Viejo Continente. ¿Dos posibles finalistas? Sí, o rivales en F4 o en cuartos de final si el Real Madrid tuviera un hundimiento por el que no apuesto, una deblacle que le mandara más allá de la cuarta plaza.

¿Qué esperamos del Madrid? Ambientazo en casa para el partido más importante en lo que va de campaña. Un menú aderezado por las críticas a una plantilla que lleva, cierto es, unas semanas bastante extrañas.

El viernes saldremos de dudas sobre si este Real Madrid, que de ganar se pone a una sola victoria del liderato en la Euroliga, ha gestionado esfuerzos, no le ha importado perder partidos con menos impacto clasificatorio, o realmente tiene algunos problemas serios, de esos que van más allá de una mera situación en la tabla.  Apuesto por lo primero.