Euroliga Jornada 20: Bayern Múnich 76 Real Madrid 81

Rey de Baviera

Cargando...

Un colosal Tavares con 26 puntos y 9 rebotes, lidera la victoria del Real Madrid en un partido trampa, donde los blancos no estuvieron muy acertados en el triple y volvió a tener problemas en la conducción del balón además de un arbitraje muy particular. Buen trabajo de Gaby Deck con 12 puntos y de Jaycee Carroll con 8 puntos en el último cuarto. Los blancos, que volverán a jugar el lunes, se encuentran terceros a dos victorias del liderato con un partido menos.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Tras una semana de suspensiones de partidos y de recogida de kilos y kilos de nieve (vaya por aquí mi nefasta nota a los ayuntamientos de la comunidad de Madrid en la limpieza de las calles) a base de palas, el baloncesto volvía a sonreír para los jugadores y aficionados del Real Madrid. Y lo hacía directamente 7 días después del último encuentro disputado, donde Sergio Rodríguez y su Armani Milán derrotaban al cuadro de Pablo Laso, “bajo la nieve”. La ciudad y el equipo elegido, era el Bayern Múnich, sorprendente cuarto clasificado y con un notable juego liderado por Wade Baldwin y Jalen Reynolds que ya están llamando a las puertas a equipos de mejor nivel que los alemanes. Pero, reconozcamos que no solo por los dos americanos el Bayern Múnich se encontraba 12-7 en la clasificación y amagando destronar a los blancos en la tercera posición de la clasificación. Personalmente, el equipo germano tiene en sus filas a uno de los 5 mejores entrenadores de Europa, Andrea Trinchieri. A pesar de la semana de descanso, Pablo Laso solo recuperaba a Rudy Fernández para el partido de anoche, mientras que Sergio Llull continuaba siendo baja.

Mirando la clasificación, el partido podría ser clave para que el ganador se asentara entre los 4 primeros de la clasificación que, tras la victoria del Barça vs CSKA Moscú la comprime con 5 victorias de diferencia entre el primero y el octavo. Pablo Laso apostaba con Gaby Deck y Jeff Taylor como titulares para acompañar a Laprovittola, Trey Thompkins y el gigante Edy Tavares. Comenzó fuerte Bayern Múnich con un 4-0 en menos de dos minutos, pero la salida a escena de Nicolás Laprovittola fue fundamental para la reacción madridista. Y es que el base de Morón dirigió a su equipo con 3 rebotes 4 asistencias y 2 robos de balón, del cual se aprovechaba un imparable Edy Tavares que dominó la zona y que permitió devolver la ventaja madridista hasta el 6-12 en el minuto 5 de partido. Y es que el caboverdiano fue el autentico líder del partido con 11 puntos anotados con 5/7 en tiros y sin necesidad de rebotear ni taponar en los primeros diez minutos de partido. Pero no sólo el partido giraba sobre el africano, sus compañeros acompañaban en la intendencia con 8 rebotes (4 de Trey Thompkins) y 8 asistencias (3 de Gaby Deck, 4 de Lapro). Solo el infalible Wade Baldwin con 6 puntos conseguía destacar en el Bayern Múnich manteniéndole dentro del partido con un 15-23 al final del primer cuarto. El 66% en tiros de campo del Real Madrid, pudo ser mejor si hubiese anotado alguno de sus dos intentos desde el triple. Mismo problema de Bayern Múnich que se quedó en un 37% en tiros de campo y un 20% en el triple.

Todo era alegrías en el bando madrileño para afrontar con calma el resto del partido, pero todo se vino abajo con la entrada de la segunda unidad en pista. Primero por la poca aportación ofensiva del quinteto blanco y posteriormente por el talento y el acierto de Jalen Reynolds que superó la defensa de Álex Tyus anotando 10 puntos y 4 rebotes que ayudaron a que el Bayern Múnich empezase a remontar un partido en el que a Nicolás Laprovittola no le vino bien el cambio de cuarto y se quedó con 0 puntos y un 0/3 en triples para remontar el partido hasta el 23-27 del minuto 15. El partido se convirtió en un encuentro muy rudo y físico, donde Pablo Laso tuvo que devolver a Tavares a cancha y colocar a Deck como falso cuatro tras la desconfianza del vitoriano en Usman Garuba. La entrada del caboverdiano volvió a ser un golpe de aire fresco para el equipo blanco, no por su anotación, pero sí por sus 3 rebotes decisivos para que el Real Madrid mantuviese una pequeña diferencia a favor gracias a los 7 puntos casi consecutivos de Rudy Fernández. Pero, como advertíamos, el duelo se convirtió tan físico que los manotazos volaban sobre el cuerpo de los madridistas que no fueron observados de la misma manera en la zona muniquesa. Sirva como ejemplo la desesperación de Jaycee Carroll incapaz no solo de anotar, sino de lanzar ante la intensidad defensiva colocada por Trinchieri, donde los alemanes fueron sancionados con una falta personal en 9,51 minutos del segundo cuarto por 6 del Real Madrid. Con todo ello, los alemanes lograron igualar el partido llegando al descanso con 34-39 para los blancos. Y todo gracias al 68% en tiros de dos del Real Madrid, a pesar de su 1/10 en triples. El partido había cambiado tanto que se notaba en que solo habían sumado 1 asistencia el Real Madrid durante el segundo cuarto.

clorin 1200 200

Tampoco era muy favorable el 45% en tiros de campo del Bayern Múnich por el 3/11 en triples y donde Baldwin y Reynolds sumaban 20 de los 34 puntos de su equipo y un 10/12 en tiros de dos y un 0/3 en triples al descanso. Pero el rey vestía de blanco y es que Edy Tavares sumaba 14 puntos y 3 rebotes al descanso y volvía a ser indispensable para el conjunto blanco. Pero si el Bayern Múnich era denominado el “equipo revelación” era entre otras cosas, era por ser un  equipo luchador y que deja todo en la cancha para no dar ni una facilidad. Como dato, su derrota más dura esta temporada, fue un -8 contra el CSKA Moscú (aparte del +18 que le infligió el Real Madrid en la primera vuelta). Mientras tanto al Real Madrid le costó arrancar, con un parcial de 7-8 le permitía al menos aguantar el resultado 41-47 en el minuto 25 pero con la única e inestimable aportación de Tavares que ya asombraba con 18 puntos en 25 minutos. Pero de nuevo la actuación arbitral dejó mucho que desear y nuevamente permitieron el juego duro de Bayern Múnich señalando dos personales en 9,15 minutos del tercer cuarto lo que ayudó al cuadro alemán a recuperar la desventaja. Hasta cinco pérdidas de balón indicaba la estadística en el tercer cuarto, cuando los blancos sólo habían perdido 6 en la primera parte. Con todo esto y el 1/13 en triples del Real Madrid, los blancos apenas aportaron 12 tantos en este tercer cuarto que terminó 50-51 para el Real Madrid. Es cierto que la anotación madridista bajaba a pasos agigantados durante el partido, pero también es cierto que el Real Madrid seguía por delante en el marcador a falta de 10 minutos y dejando al equipo revelación en 50 puntos anotados y un 44% en tiros de campo y solo 10 faltas señaladas en 30 minutos.

El triple, ese gran olvidado por el Real Madrid (1/13) y Bayern Múnich (3/13) se convirtió en fundamental para el desarrollo del último cuarto que volvió a liberar la escasa anotación del tercer cuarto en ambos equipos. Primero con la valentía de Laso de colocar a Abalde de base en detrimento de Carlos Alocén y decidirse con los aleros fuertes como Deck o Taylor en detrimento del olvidado Fabien Causeur. La historia no cambiaba, al Real Madrid le costaba anotar, a Jaycee Carroll le costaba recibir y los triples de Bayern Múnich empezaban a entrar. Un esclarecedor 5/6 en triples consiguió el equipo bávaro en el último cuarto para poner contra las cuerdas al Real Madrid tras la enésima batalla de Jaycee Carroll contra los elementos. 8 puntos con dos triples anotaba el de Wyoming en este cuarto para lograr un 63-70 en el minuto 38. Pero los triples de Lucic – 10 puntos – llevaban al Real Madrid ha conseguir de nuevo la heroica y con una asistencia de Thompkins a Deck, llevar el partido a la prórroga 72-72. Una prórroga donde el Real Madrid fue superior, donde sorprendentemente las faltas caían de lado alemán y donde Edy Tavares se hinchó a anotar hasta los 26 puntos y 9 rebotes, por los 12 de Deck o los 10 de Rudy. Y es que Edy Tavares fue anoche el Rey de Baviera superando el mal partido de su equipo en ataque, las críticas al juego, al cuarto clasificado, al equipo revelación y al dudoso criterio arbitral.  Un partido trampa que los blancos consiguieron llevarse a su terreno y colocarse a dos victorias del liderato… con un partido menos.