Liga Endesa Jornada 29: Real Madrid 101 Kirolbet Baskonia 89

Rudy certifica el liderato de Liga Endesa

Cargando...

El Real Madrid se afianza como campeón de la liga regular de Liga Endesa, tras 30 jornadas disputadas, de la mano de un espectacular partido de Rudy Fernández capaz de conseguir 16 puntos 4 rebotes 6 asistencias y 5 robos en 24 minutos con 28 de valoración. Seis madridistas logran dobles figuras en anotación y siete superan la decena en valoración. Baskonia continua en la lucha por la segunda plaza.

Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez

El pasado martes, aparecía por las redes sociales, un video grabado en el vestuario del Real Madrid, justo después de la clasificación del equipo blanco, para la Final Four de la Euroliga. En él, se detallaba la felicitación de Pablo Laso a todos sus jugadores por la hazaña realizada en tan complicada temporada. Si sois asiduos a este humilde rincón, donde os cuento semana a semana la actualidad blanca, sabréis que lo dicho por Pablo Laso en dicha charla, es lo que vengo contando mes a mes en estas páginas. Un equipo grande sí. De gran presupuesto, también. Pero con muchas dificultades en forma de lesiones, que no puedes esconder y apenas puedes sustituir. Pero los objetivos seguían siendo los mismos. Ganar la copa del rey, clasificarse para los playoffs – preferiblemente, con ventaja de campo – de la euroliga y conquistar el mejor puesto posible en la liga regular de Liga Endesa. Y en esas andábamos en la tarde de ayer en el WiZink Center, donde Baskonia aterrizaba en Madrid, para retrasar lo máximo posible, la certificación del Real Madrid como líder indiscutible, hasta el final de la liga regular. Un nuevo objetivo, perpetrado en octubre y conquistado a primeros de mayo.

clorin 1200 200

Y para tan importante cita, nos encontramos con un WiZink Center desangelado, con 5781 espectadores, en un partido jugado a las 18 h de un jueves, entre el primero y el segundo clasificado de la competición. No entraré en detalles, pero si la Liga Endesa “ha obligado” al Real Madrid y Baskonia, a jugar partidos en menos de 48 horas, se hubiese podido encontrar una mejor fecha, con un muy mejorado horario. Además, con la vuelta de Sergio Llull a la convocatoria, Pablo Laso prefirió dar descanso a Luka Doncic, junto a Chasson Randle, Anthony Randolph y Facundo Campazzo. Eso propició el debut – y como titular – de Melwin Pantzar, el junior sueco de apenas 18 años, quien acompañaba de inicio, Fabien Causeur y Jeffrey Taylor en las alas, con Felipe Reyes y Gustavo Ayón como interiores. El comienzo de partido fue muy competitivo, con Lucas Vildoza aprovechándose de la inexperiencia de Pantzar en el manejo de balón, para liderar un parcial de 2-7 en el marcador, rápidamente contestado por 3 puntos consecutivos de Jeffrey Taylor para devolver la igualdad al marcador. Los dos equipos estaban bastante acertados en el tiro, además con un buen manejo de los interiores de ambos equipos que provocaban un juego bonito y fluido. Dos canastas consecutivas de Fabien Causeur, provocaban un nuevo empate 10-10 allá por el minuto 5 de partido. La entrada de Rodrigue Beabouis en Baskonia fue un revulsivo para su equipo, pero la decisión de Pablo Laso de colocar a Rudy Fernández por Pantzar a falta de 3 minutos, fue interesante para comprobar el enorme estado físico que ayer demostró el alero mallorquín. Y es que en apenas 3 minutos, Rudy conseguía 5 puntos sin fallo con 7 de valoración siendo además una lapa en la defensa de Beabouis. Pero Baskonia ha demostrado esta temporada todo su carácter, luchando hasta el final por entrar en la Final Four, y lo demostró ayer en el WiZink Center consiguiendo un parcial de 10-14 en 4 minutos, para colocarse con su mayor ventaja, 20-24 minuto 9. Pero con Rudy en estado puro, el Real Madrid se marchó al final del primer cuarto con ventaja 25-24 tras 3 tiros libres anotados por Sergio Llull. Partido igualado, como se presumía, con un acertadísimo Baskonia y su 60% en tiros de campo 7 rebotes y 5 asistencias, manejándose en un 30 de valoración. Por parte madridista, Rudy mantenía sus 5 puntos, al igual que Causeur, aunque el máximo anotador blanco, sería Jeff Taylor con 6.

El segundo cuarto, nos volvió a destacar, la forma física y confianza de Sergio Llull. Lesionado para 8 meses y medio, donde sí eres mal pensado, crees que ha estado “de vacaciones”, debido a que no ha perdido para nada su maravillosa muñeca y su punta de velocidad. Cuatro puntos consecutivos del Menorquín lideraban un parcial de 8-0 en 3 minutos y colocar el 33-26 en el minuto 13. En esos 3 minutos además, Llull consiguió dar una asistencia, robar un balón y provocar una falta en ataque. Quedará como anécdota, pero en la primera parte, el líder indiscutible de este Real Madrid, anotaría 10 puntos y 2 asistencias para 14 de valoración en 6 minutos jugados, en toda la primera parte. Con todo ello, y con la enorme aportación – 10 puntos 5/6 en tiros – de Trey Thompkins, el Real Madrid comenzaba a dibujar una cómoda diferencia de hasta 12 puntos, 46-32 en el minuto 16. Parcial de 21-8, gracias a los puntos de Llull y Thompkis, pero sobre todo a los 3 rebotes, 4 asistencias y 1 robo de balón en apenas 6 minutos del cuarto, sin necesidad de anotar un punto. Baskonia no encontraba respuesta y su espléndido 60% del primer cuarto, descendería hasta un 53% a pesar de conseguir 20 puntos en este segundo cuarto. Solo Voigtmann y Vildoza parecían estar acertados en el cuadro vitoriano, que se encontraba ante un enchufado Real Madrid, de la mano de Thompkins y Lllull que consiguieron 10 puntos al descanso, mientras Jaycee Carroll mantenía la cómoda diferencia, gracias a sus 7 puntos para dejar el resultado al descanso 52-44. Ya decíamos que eran buenos, los 44 puntos anotados por Baskonia al descanso, con un 53% de acierto y un gran 60 en valoración. Pero el segundo cuarto del Real Madrid, sirvió para demostrar el acierto descomunal de los blancos, con un 11/14 en tiros, solo en el segundo cuarto.

El acierto en el tiro del Real Madrid y el gran partido en la dirección de Rudy Fernández, parecía presagiar una tarde tranquila para los aficionados merengues. Quizás esa relajación, nos permitió disfrutar del excelente juego de Gustavo Ayón. Es verdad que el mexicano no consiguió anotar, con un 0/6 en tiros de campo y un 0 en valoración, pero su estilo exquisito dentro de la cancha, nos regaló 3 rebotes 4 asistencias y 3 balones recuperados, casi todo realizado en el tercer cuarto con dos gigantes fuera de serie como son Vincent Poirer y sobre todo Tornike Shengelia. A todo esto, y con Llull descansando todo el tercer cuarto, en el Real Madrid volvió a aparecer, ese jugador que parece hecho de hierro y no se rompe con nada, como es Felipe Reyes. Esta vez, el capitán blanco, anotaba 9 puntos y recogía 3 rebotes en este cuarto, para seguir dándole ventajas a su equipo por encima de los 10 puntos. El cordobés, recogía la batuta de Trey Thompkins y volvía loco a todo un aspirante a MVP de la temporada, como Tornike Shengelia que se marchó de Madrid, con 6 puntos y 3 rebotes en apenas 18 minutos de juego. Un Real Madrid, que sin hacer un juego espectacular, conseguía mantener las diferencias hasta el 62-50 en el minuto 25 con un buen partido de Fabien Causeur con 9 puntos 4 rebotes y 4 asistenicas, pero un 4/10 en el tiro de campo. Nuevamente Voigtmann y Vildoza seguían siendo los máximos anotadores de un Baskonia que no encontraba la anotación de sus posibles outsiders, como Beaubois o Shengelia que sumaban 6 puntos cada uno. Seguían manteniendo un 51% de acierto en el tiro, con un 41% en el triple y un Vildoza, que empezaba a demostrarle a su entrenador, que es un buen refuerzo para cubrir la baja temporal de Jayson Granger. El argentino, terminaba el tercer cuarto con 17 de valoración con sus 10 puntos. Pero la vuelta de Thompkins, que seguía sin fallo en el lanzamiento con 7/8 en el tiro en 14 minutos. Además, el 56% de acierto y las 18 asistencias realizadas por los blancos, hacían muy difícil recuperar la distancia por parte de Baskonia, que perdía 75-62 al final del tercer cuarto.

El Real Madrid era mejor. No mucho mejor, debido a que Baskonia conseguía agarrarse al partido gracias a los puntos de Lucas Vildoza y al acierto desde el triple de un especialista como Matt Janning. Pero si te parecía poco, el nuevo quinteto del Real Madrid, te podía ofrecer diferentes posturas, ya fuese en defensa como en ataque. Con Llull, Rudy y Carroll en las alas, tienes garantizado tiro exterior, velocidad y buena intensidad defensiva. Con Thompkins y Tavares en el interior, ganas la intimidación del africano y la velocidad del americano que terminó el encuentro con un 8/10 en tiros. Pero en este cuarto, quiero quedarme con el partidazo de Lucas Vildoza que conseguía 12 puntos en este cuarto, para acabar con 22 puntos y 29 de valoración. Gracias al base argentino, Baskonia consiguió volver a rebajar la barrera de los 10 puntos con el 79-72 en el minuto 33. Pero su grandísima actuación fue oscurecida por la gigante sombra de Rudy Fernández, que a diferencia del segundo cuarto, decidió anotar hasta 9 puntos 2 asistencias y hasta 3 robos de balón para volver a dejar las cosas en su sitio, 85-77 minuto 35. Y para dejarlo claro, el mallorquín dejó 5 minutos para el recuerdo, liderando al Real Madrid como antaño, consiguiendo siendo el MVP de la jornada de liga endesa, gracias a sus 16 puntos 4 rebotes 6 asistencias y 5 robos, con 28 de valoración en 23 minutos.

Partido muy completo de todo el Real Madrid, no solo de Rudy Fernández, sino de Thompkins con 17 puntos, de Llull y Felipe con 14, de Carroll con 13 o de Causeur con 11. De ahí los 101 puntos anotados, con un 54% de acierto en los tiros y llegando a las 20 asistencias, sin Luka Doncic y sin Facundo Campazzo. Un Real Madrid, que con esta victoria, ya es matemáticamente campeón de liga regular a falta de 4 partidos, cumpliendo otro de sus objetivos, algo que como dijo Pablo Laso, parecía imposible al comienzo de temporada en una temporada “que solo puede ir a mejor”.