Playoffs Liga Endesa Semifinales 3º Partido: Herbalife Gran Canaria (0) 92 Real Madrid (3) 99

Rudy marca el rumbo a la final

Cargando...

El Real Madrid consigue avanzar a una nueva final - la séptima consecutiva - de la Liga Endesa, tras superar en un gran partido, a un enorme Herbalife Gran Canaria que nunca se rindió. Rudy Fernández con 21 puntos y 5 rebotes, fue determinante para llevar a los suyos a la tercera final consecutiva esta temporada, El rival de la final, saldrá de la otra semifinal entre Baskonia y FC Barcelona. 

ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano ACB Photo F. Robledano

Anoche era otra cita para la historia. Otro partido más para escribir en la hoja de ruta del Real Madrid en una temporada, que se empeña en hacernos olvidar la plaga de malas noticias recibidas por los blancos en los últimos nueve meses. Porque con toda esa plaga de lesiones, el Real Madrid se jugaba anoche en el Gran Canaria Arena, disputar su tercera final de la temporada, una más de las jugadas – por ejemplo – la temporada pasada. Pero para realizar dicha hazaña – jugar su 5ª final en los últimos 6 torneos oficiales – los jugadores madridistas, debían de superar a un fortísimo Herbalife Gran Canaria, que cada minuto que pasaba en la eliminatoria, nos demostraba que haber superado en la eliminatoria de cuartos al Valencia Basket, ya apenas carecía de sorpresa. Con el billete asegurado para la Euroliga la temporada que viene, el cuadro de Luis Casimiro, quería regalarle a su fiel afición un partido más y luchar hasta el final para no facilitar el juego de un Real Madrid, que quería acabar anoche la serie, no por tener más descanso, sino para no volver a sufrir la presión que ha ejercido Herbalife Gran Canaria durante esta eliminatoria.

clorin 1200 200

Sorprendía Pablo Laso con el quinteto inicial de este tercer partido, colocando a Doncic de base, en vez de Campazzo, con Carroll de inicio en sustitución de Taylor, acompañando a Causeur, con Thompkins y Tavares en la zona, dejando en el banquillo a Felipe Reyes y Gustavo Ayón. Descanso para los habituales o simplemente tenerles más frescos en los minutos decisivos del partido, desconozco porqué Laso decidió acometer tanto cambio en su quinteto inicial. No esconderé que esperaba un inicio arrollador de Gran Canaria, muy parecido a lo ofrecido en el segundo partido, donde los canarios quisieron dejar su huella en esta eliminatoria. Ni siquiera el 0-4 de inicio en dos minutos, amilanó al cuadro canario, que devolvió el parcial hasta un 10-2 para ponerse rápidamente con ventaja en el marcador. A diferencia del primer partido, Gran Canaria tuvo más jugadores dentro de la anotación del equipo, con Xavi Rabaseda como punta de lanza, permitiendo liderar a su equipo 14-10 dentro del minuto 5 de partido. Pero tal y como ha venido ocurriendo en esta serie, el Real Madrid no apartaba la cara al partido y nos encontrábamos con un 60% en tiros para Gran Canaria y un 78% del Real Madrid, en los 6 primeros minutos de encuentro, que ya nos dejaba una idea, de que nuevamente, la anotación iba a ser alta por parte de ambos equipos. El ritmo del partido no descendía y teníamos un bonito 20-20 en el minuto 8, donde las defensas no existían como demuestran los 8 rebotes de los locales, por 4 solo de los visitantes al final del primer cuarto, pero con 4 asistencias para los amarillos y ya 6 – 3 de Doncic – para los blancos, que por tercera vez consecutiva, se iban al final del primer cuarto por debajo en el marcador 27-25 pese al mate final de Anthony Randolph. Los 11 puntos sumados entre Doncic y Llull, presagiaban un buen partido de ambos cracks madridistas, pero que debían de superar, el gran inicio de Herbalife Gran Canaria.

Pero el acierto era el común denominador de ambos equipos, con un 56% de acierto canario, por el 68% - 100% en tiros de dos – de acierto madridista. Nos frotábamos pues las manos, esperando repetir el espectacular 33-29 del segundo cuarto del pasado martes. Para ello, deberían participar ambas segundas unidades y de ello se encargaron Ondrej Balvin con 6 puntos consecutivos y Rudy Fernández con dos triples sin fallo, que fueron los protagonistas de este cuarto, donde sus compañeros no cesaban de seguir con el alto ritmo anotador. Esta batalla la ganaba el Real Madrid, quien quería decidir en el tercer partido la serie y con un parcial de 4-12 en 3 minutos, colocaba al Real Madrid con la máxima ventaja 37-41 en el minuto 15. Eulis Báez y Albert Oliver, cogieron el testigo anotador del Herbalife Gran Canaria, para nuevamente acercar a su equipo en el marcador. El ritmo del partido seguía siendo extremo, con defensa inexistente por parte de ambos equipos, algo que en teoría debía de favorecer a los intereses del cuadro de Pablo Laso, quien contaba con más anotadores en su equipo. Tanto que Rudy Fernández decidió por sí solo liderar al cuadro blanco en el segundo cuarto, consiguiendo 12 puntos con 3 rebotes y 1 recuperación, números que bien pueden valer una renovación de contrato este verano. Los puntos de Rudy junto al acompañamiento de Sergio Llull, dejaba las espadas en todo lo alto al descanso 50-50. Resultado justo, con 58% de acierto en el tiro canario, por el 54% madridista, 16 rebotes de Gran Canaria por solo 12 del Real Madrid, donde se podía intuir, que el equipo que se pusiese serio a defender, podría llevarse finalmente el partido.

12 puntos de Rudy, 11 de Llull, 11 de Báez y 10 de Oliver. Pueden ser números de final de partido, pero solo eran anotaciones al descanso de un partido precioso de ver, pero no del gusto de los entrenadores. Pero los aficionados que lo vemos desde fuera, estábamos encantados por el juego desplegado por ambos equipos en toda la serie. Jaycee Carroll no tuvo un buen comienzo de partido con 3 faltas en 5 minutos, con técnica incluida, y quiso entonarse en el comienzo del tercer cuarto. Seis puntos consecutivos, devolvió la ventaja en el marcador al Real Madrid, que volvió a desplegar su magia dentro de los terceros cuartos. Un tercer cuarto que nos hizo recordar, que siempre que ha tenido malos momentos el Gran Canaria en la serie, el Real Madrid se ha sabido aprovechar. En el primer partido, el 28-10 del segundo cuarto decidió el primer punto, mientras que el 22-13 del último cuarto del partido del pasado martes, evitó un resultado mucho más ajustado. Ayer, un inicio de 4-14 en solo 3 minutos, recordaba aquellas lagunas en el juego canario, que podrían comprometer su futuro en la serie. Jaycee Carroll, continuaba castigando a su exequipo con 11 puntos en 5 minutos para dejar el 60-69 en el minuto 25 y enfriar algo los ánimos de los aficionados presentes en el Gran Canaria Arena. Pero Herbalife Gran Canaria no se iba a rendir y con la clase de Pablo Aguilar, conseguía mantenerse en el marcador, 65-75 en el minuto 28 de encuentro. Luka Doncic y Edy Tavares, acompañarían en la anotación a Jaycee Carroll en este tercer cuarto, para intentar controlar el partido. Este trio, junto a Rudy y Llull, mantenía por delante a los blancos, consiguiendo más de 10 tantos en valoración tras el tercer cuarto. Pese a su 50% de acierto en triples en este cuarto, a Gran Canaria le volvió a pasar, que no pudo aguantar el estirón inicial del Real Madrid y pese a rebajar la anotación madridista al final, llegaría con amplia desventaja al final del tercer cuarto, 71-79.

Ahora era el Real Madrid quien coqueteaba con el 60% de acierto en los tiros de campo y con la moral de saberse 2-0 en la eliminatoria. Las fuerzas de Herbalife Gran Canaria parecían desfallecer mientras la enorme sombra del Real Madrid se empezaba a adueñar de la cancha de Gran Canaria. Para colmo, la defensa madridista, empezaba a hacer estragos en cada ataque local. Un 4-0 de parcial en dos minutos, volvía a dar alas a Gran Canaria, pero nuevamente Rudy Fernández acallaba los intentos de remontada con 8 puntos consecutivos, para poner el 79-88 en el minuto 36. El mallorquín, superaba por primera vez esta temporada, los 20 puntos anotados en un partido de Liga Endesa. Todo parecía sentenciado, dado el 57% de acierto en el tiro del Real Madrid, con un Rudy Fernández estelar, con Jaycee Carroll en modo microondas con 17 puntos en 16 minutos y con Ayón y Tavares dominando la zona con 13 y 12 de valoración respectivamente. El Real Madrid estaba a las puertas de jugar su séptima final consecutiva de Liga Endesa y preparándose a elegir rival entre Baskonia y FC Barcelona. Pero Gran Canaria – entera – no iba a permitir que el partido y la eliminatoria se perdiese sin luchar y darlo todo en la cancha. Un parcial de 9-2 ponía nuevamente el marcador en un puño 92-94 a falta de 52 segundos. En la posterior posesión, el Real Madrid contaba con Rudy, Llull y Doncic en pista, lo que parecía lógico que alguno de los tres excelentes aleros, se jugaría el tiro final. Para nada podríamos pensar, que sería Jeffrey Taylor quien, tras su mal partido con solo dos puntos en 15 minutos, decidiera el encuentro con un triple a falta de 4 segundos en la posesión, para matar las posibilidades de Herbalife Gran Canaria de forzar el cuarto partido y darle una nueva final al Real Madrid de Pablo Laso.

Una nueva final para Pablo Laso, la 21ª en 7 años, conquistando 14 títulos. Es una página más a escribir en la historia de este proyecto, que cada año demuestra que sigue estando muy vivo y que desde la próxima semana, luchará por su 34ª liga ACB. Pero algo que nadie va a poder cambiar, es que este Real Madrid va a disputar la quinta final de las últimas seis disputadas. Un equipo, de leyenda.