Euroliga Jornada 16: Real Madrid 91 Maccabi Fox Tel Aviv 79

Rudy y Ayón asociados, espectáculo asegurado

Cargando...

Rudy Fernández y Gustavo Ayón se asocian para combinar 29 puntos 14 rebotes 6 asistencias 4 robos y 52 de valoración, para dar la victoria del Real Madrid, ante un muy buen Maccabi Fox Tel Aviv. Buen último cuarto del Real Madrid, que decidió el partido en este periodo. Pequeño resurgir de Sergio Llull con 11 puntos y 10 asistencias, en un partido donde 6 jugadores, terminaron en doble figuras en anotación.

Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez

Con el nuevo año y las fiestas tan recientes, incluso a nosotros mismos nos dificulta volver a la tranquilidad. Me imagino a muchos de vosotros, volviendo a la rutina laboral con mucha más pereza de la habitual. Algo así ocurre con el Real Madrid de baloncesto. Son profesionales, por supuesto, pero su cómoda posición en las clasificaciones de la Liga Endesa y la Euroliga, les puede producir ese defecto. Así podría resumir el encuentro de anoche entre el Real Madrid y el Maccabi. Un Real Madrid apático, con la resaca navideña encima y que iba encontrando sus mejores minutos, en el tramo final del partido. Eso sí, ante un buen Maccabi Tel Aviv, que anoche no dignificó su 13ª posición y puso contra las cuerdas a los blancos, hasta bien entrado el tercer cuarto. Y para batir a tan semejante enemigo, de la extensa y fantástica plantilla blanca, dos nombres salieron para liderar al Real Madrid a una nueva victoria. Gustavo Ayón, es más previsible, más recurrente que aparezca en las portadas por sus partidazos en estos años. Pero llama la atención no ya el partido que anoche nos regaló Rudy Fernández, sino el momento de forma que el mallorquín de 33 años, nos está regalando esta temporada.

clorin 1200 200

Saldría el Real Madrid nuevamente con Llull de base, con Causeur y Taylor en las alas y con la vuelta de Edy Tavares al quinteto titular, con Anthony Randolph. Como habíamos adelantado, al Real Madrid le costaba arrancar y el acierto del juego interior de Maccabi propició las primeras ventajas visitantes en el partido 3-9 en el minuto 3 de partido. Intentaba reaccionar los locales con el trabajo incombustible de Gustavo Ayón, tuvo que salir a cancha a los dos minutos, por las personales de Edy Tavares. Pero Maccabi se sentía cómodo en cabeza, debido al buen hacer de Angelo Caloiaro que destrozaba el aro blanco con 9 puntos y 4 – 3 en ataque – rebotes en el primer cuarto. Con eso, llegábamos al minuto 5, con ventaja visitante 7-12, con un Real Madrid muy flojo en defensa y que solo contaba con el acierto de Gustavo Ayón y sus 8 puntos y 5 rebotes en el primer cuarto. Gracias al trabajo del mexicano, el Real Madrid consiguió ponerse por delante en el marcador, pero un portento físico como Caloiaro, no estaba por la labor. Se convirtió el primer cuarto en un combate entre Ayón y Caloiaro, que desempataba Anthiny Randolph con 7 puntos, para cerrar el primer cuarto 21-19 para el Real Madrid. Un Real Madrid, nefasto en la pintura, donde solo Ayón – 4/4 – anotaba bajo el aro, mientras el resto sacaba un 0/8, donde destacaba Sergio Llull y su 0/4 en tiros de dos y 0/2 en triples.

Pero Maccabi seguía aprovechándose del escaso nivel defensivo madridista en la pintura, para conseguir canastas fáciles y seguir enganchado a la estela del Real Madrid en el marcador. Si Trey Thompkins cogía el relevo anotador del Real Madrid, Michael Roll era el encargado de aniquilar el aro madridista con hasta 3/3 en triples en este cuarto. Con la segunda unidad madridista en cancha, esperábamos ver mucho más equilibrio en el juego, con Thompkins, Rudy, Ayón y Campazzo en cancha. Un grupo de jugadores, que el pasado domingo se salieron en Vitoria, consiguiendo unos balances superiores al +20 en el partido contra Baskonia. El triple ayudaba al Real Madrid a manejarse en puntaciones altas, y con el 3/4 del infalible Trey Thompkins, el Real Madrid llegaba a un 60% en triples en 15 minutos. A pesar de ello, solo disponía de una leve ventaja 36-32 en el minuto 15, con un Maccabi que hacía valer sus 6 rebotes ofensivos y un 43% en tiros de campo. En cambio, el acierto del Real Madrid en el triple, no se veía reflejado en el lanzamiento de dos puntos. A todo esto, apareció un chico de 33 años que parece estar viviendo una segunda juventud. Rudy Fernández, aparecía en cancha para conseguir 5 puntos y 3 rebotes en 8 minutos, pero lo más importante, frenar a Caloiaro en ataque, que solo consiguió dos puntos a sumar a los nueve del primer cuarto. Pero el trabajo de Tyus y de Roll, sirvió para que Maccabi recuperase el mando en el partido hasta el 38-41 del minuto 18. Algo que solo pudo responder el Real Madrid, con un 6-3 de parcial y llegar al descanso 44-44. Al partido le faltaba chispa, algo que lo incendiase, puesto que solo Ayón con 12 puntos y 7 rebotes, parecía estar a la altura de un partido como este.

La segunda parte, por tanto, necesitaba de algún estímulo cardiaco para que el Real Madrid pudiese reaccionar y ponerse en modo martillo y cerrar el partido lo antes posible. La primera canasta del partido de Sergio Llull, parecía encender una chispa en el regreso al olimpo del base de Mahón. Se agradece que, aunque fuese por unos minutos, Sergio Llull recuperase su acierto en el tiro y consiguiese un 3/6 en tiros en este cuarto, para conseguir 8 puntos y 3 asistencias solo en este cuarto. Hay muchas ganas en el madridismo por volver a ver al gran Sergio Llull de antaño. No os voy a engañar, estos números que está teniendo el menorquín desde la vuelta de su lesión, eran los que yo esperaba que tuviese en aquella épica eliminatoria contra Panathinaikos la temporada pasada. Y todos sabemos, como acabó aquello. Con Llull de titular en la segunda parte, Laso decidió contar con Campazzo en vez de Causeur, que no jugó más que los minutos del primer cuarto. Con los dos bases en cancha, el Real Madrid por fin se desmelenó y consiguió escaparse en el marcador, con un parcial de 17-6 en 5 minutos, para poner el 61-50 en el minuto 25. El Real Madrid mejoró notablemente su acierto en el tiro, siendo un 10/17 en este cuarto, un 53% en tiros tras tres cuartos. Em cambio Maccabi, veía como se consumía su acierto que no llegaba ni al 40%, a pesar de sus 10 rebotes ofensivos, algo que parece ser uno de los defectos mas recurrentes en las filas madridistas. Pero el aluvión de puntos del Real Madrid se detuvo en seco en 66 durante dos largos minutos, donde los árbitros decidieron no cobrar de la misma forma bajo los aros y provocó el enfado de los jugadores del Real Madrid tras las 13 faltas personales señaladas en este cuarto. Un 2-10 de parcial, cerraba el tercer cuarto con 69-62, una diferencia escasa, tras comprobar los 14 puntos de diferencia habidos en mitad del cuarto.

Finalmente, el último periodo del partido, nos trajo la identidad del Real Madrid. Una intensa defensa, atacando el balón y en ataque, buscar decididamente la canasta. Y para ejecutar todas esas hazañas, nos encontramos al mejor Rudy Fernández. Al principio consiguiendo un 2+1 por fuerza y valentía, volviéndose a hacer daño en su espalda. Posteriormente recuperó un balón en defensa que terminó en Alleyop para un mate de Gustavo Ayón. Todo eso en apenas minuto y medio, para ir alejando definitivamente, al Real Madrid. Sus compañeros creyeron en él y se multiplicaron en defensa para cerrar su aro y sólo permitir 7 puntos en 5 minutos, de un Maccabi que nunca se rindió, pero que tuvo que ir cediendo poco a poco ante el empuje de los blancos. Un parcial de 13-7 en 5 minutos, dejaba el partido muy complicado para los macabeos, 82-69 minuto 35. Y muy difícil, teniendo a un espectacular Rudy Fernández, capaz de conseguir 7 puntos en este cuarto, para cerrar finalmente el partido a su favor. Pero no solo anotaba Rudy Fernández. Además de sus 13 puntos, recogió 5 rebotes, dio 3 asistencias, robó 2 balones y fue objeto de 5 faltas personales. Total, 21 de valoración en 20 minutos. Mención especial también para el mexicano Gustavo Ayón, que además de lo conseguido en el primer cuarto, cerró su partido en 18 puntos 8 rebotes 3 asistencias y 2 robos de balón, para 31 de valoración. Todo ello el mismo día de la recuperación de Sergio Llull con 11 puntos y 10 asistencias.

Un partido completo, finalmente, con un cuarto final espectacular. 7 rebotes, 7 asistencias y 4 robos de balón en solo 10 minutos, con más de 90 puntos y 100 de valoración que limpia un encuentro complicado, donde lo mejor vino al final, firmado por el excelentísimo Rudy Fernández.