Liga Endesa Jornada 14: Kirolbet Baskonia 74 Real Madrid 91

Seña de Identidad

Cargando...

Un increible Real Madrid, deja un precioso partido para cerrar el año, ganando en Vitoria a su gran rival en la Liga Endesa. Campazzo se doctora con 15 puntos y 10 asistencias, en un inmenso partido global con Yusta consiguiendo 15 puntos y 6 rebotes, Thompkins 19 puntos o Tavares anotando 14 puntos y 10 rebotes. Los blancos consiguen la quinta victoria consecutiva - tercera en Vitoria - contra Baskonia y se situa 2º en la Liga Endesa, a una victoria del Barcelona.

ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo

Comentábamos el pasado viernes, que íbamos a disfrutar de un precioso fin de semana de baloncesto, para acabar el año. Los dos últimos finalistas de la Liga Endesa y la Euroliga, iban a repetir partidos contra el Real Madrid, para darnos un bonito cierre del 2018. Así es, son partidos sin nada en juego, salvo la excitación de saberte superior a tu gran rival por unos minutos. El viernes tuvimos el primer plato, con la repetición de la pasada final de la Euroliga, donde Gigi Datome, rompió el sueño madridista de terminar el año, como líder provisional de la competición. Anoche, tuvimos el segundo plato, con la visita del Real Madrid a la cancha del Baskonia, en la 14ª jornada de la Liga Endesa. Una repetición de la pasada final de liga, donde los de Pablo Laso, supieron remontar el 0-1 conseguido por los vitorianos, para llevarse el título por 3-1, venciendo los dos partidos en el Fernando Buesa Arena. A diferencia del pasado viernes, ayer sí vimos un gran partido de baloncesto y, como advertimos entonces, el resultado final, daría o quitaría alabanzas o críticas, al equipo de Pablo Laso.

Con apenas 48 horas de descanso, me pareció sorprendente, las ausencias de Randolph y Carroll – éste último lesionado – y la entrada de Prepelic y Yusta. Me convenció aun más, que Pablo Laso, no entiende de rivales, sino de momentos de competición. Y fijaros si Laso es gran entrenador, que Santiago Yusta se convirtió en uno de los héroes del partido. Un partido en el que Pablo Laso, quiso dar la titularidad a Campazzo y Tavares, algo muy distinto a lo ocurrido últimamente. Les acompañarían Causeur, Thompkins y el sorprendente Santi Yusta. El comienzo del partido, fue bastante diferente al partido de la Euroliga. Ahora el Real Madrid salió concentrado a la pista y con un parcial de 5-10 en 3 minutos, ya había anotado casi los mismos puntos que ante Fenerbahce, en todo el primer cuarto. Los jugadores de Pablo Laso, se encontraban muy enchufados con 7 puntos de Fabian Causeur y los 5 de Tavares, no permitían acercarse a Baskonia, del que apenas tiraba Marcelinho Huertas, con 7 puntos, 12-15 minuto 5. A partir de ese minuto, el Baskonia desapareció. No solo por el 38% de acierto de los locales, sino por la intimidación – 7 rebotes y 2 tapones – de Edy Tavares, que de la misma forma que la pasada final de Liga Endesa, dominaba la pintura ante uno de los equipos con mejor juego interior de toda Europa. La aportación defensiva del Real Madrid se sumó al acierto ofensivo para producir un cuarto completo. Un primer cuarto, que terminaba 12-26 para el Real Madrid, lo que es lo mismo, 0-11 de parcial en 5 minutos o 7-16 en 7. Donde Baskonia cerraba el cuarto con un 5/19 en tiros de campo, 1 asistencia y 6 de valoración global y gracias, a los 7 puntos en 6 minutos de Huertas.

Por parte madridista, el cuarto fue tremendo. 26 puntos, con un 52% en tiros de campo, 4/7 en triples, 13 rebotes 6 asistencias y 36 de valoración. Pero lo mejor de todo, no fue el brillante cuarto de Tavares, sino que Causeur anotara 10 puntos, Campazzo repartiese 3 asistencias y que Yusta y Thompkins se juntaran para hacer un 3/4 en triples para 6 y 3 puntos cada uno. Era un golpe en la mesa global, de un equipo sin Randolph y sin Carroll, y con Llull, Ayón y Rudy, amenazando en la segunda unidad. Una segunda unidad, que en Baskonia nos traía a Toko Shengelia, que venía con números de MVP tanto en España como en Europa. Pero el recital del Real Madrid, continuaba en el segundo cuarto con un 1-5 de parcial en 3 minutos, con Gustavo Ayón a los mandos, siendo de nuevo un pívot generoso, consiguiendo 2 puntos, pero con 3 rebotes y 3 asistencias, en los 10 minutos de este cuarto. Pero Baskonia es un gran equipo, no solo por sus jugadores, sino por su carácter. Es conocido en el mundo del baloncesto, que los argentinos suelen ser aquellos jugadores que más sangre testicular le echan a los partidos y en el de ayer, no iba a ser diferente. Luca Vildoza, cogió el guante de la reacción de su equipo y con 8 puntos consecutivos, iniciaba un parcial de 10-2 en 4 minutos, para recuperar sensaciones y acercar a Baskonia, 25-33 en el minuto 16. Es verdad el dicho, no es leyenda, de que el carácter Baskonia siempre aparece. Al toque ejecutado por Vildoza, aparecía el mejor Shengelia con 8 puntos y 4 rebotes al descanso. Eso si, con un 6/6 en tiros libres, pero que al menos permitía a los locales rebajar diferencias. Por el Real Madrid, solo Rudy Fernández parecía tener ritmo de anotación con 7 puntos en este cuarto. Y es que los blancos, volvieron a pasar dificultades con el triple, con un 2/9 en este cuarto y nuevamente, con escasa aportación de jugadores blancos en el segundo cuarto. Pero el regreso a la cancha de Tavares y sobretodo, de Facundo Campazzo, dio un nuevo respiro al Real Madrid, con un parcial de 4-9 en dos minutos, llegando al descanso 35-47 para el Real Madrid. Un Real Madrid, menos demoledor que en el primer cuarto, donde los jugadores – ayer titulares – estuvieron a un exquisito nivel. Resultaba excitante comprobar a Causeur anotar 10 puntos en 11 minutos, Campazzo dar 5 asistencias en otros 11, Tavares 7 puntos y 7 rebotes en 12 o Felipe Reyes coger 4 rebotes en 8 minutos. Es la seña de identidad de un club que estaba +12 en Vitoria, con un 51% en tiros de campo, 19 rebotes, 12 asistencias, 2 perdidas y lo más surrealista, dejar a Baskonia con solo 2 asistencias – 1 por cuarto – y un 35%, al equipo vitoriano en 20 minutos.

clorin 1200 200

El paso por vestuarios, siempre suele ser una incógnita para esta clase de partidos. Podría darle alas a Baskonia en la segunda parte, o enfriar los motores de una enorme estadística del Real Madrid, jugando algo más físico y menos dinámico. Pero el comienzo del tercer cuarto, nos dio de bruces con la triste y dura lesión de Toko Shengelia. Parece ser que al intentar evitar un choque con Campazzo, la rodilla derecha del georgiano, giró de manera repentina y no le permitió seguir jugando a la estrella del conjunto vitoriano. Desde estas líneas, le quiero desear la pronta recuperación al autentico MVP de Europa en estos momentos. La lesión de Shengelia, pareció influir en el partido, para acercar aun más a Baskonia hasta el 44-52 del minuto 23, con Shavon Shields anotando 6 puntos consecutivos. Pero esta vez, el carácter Baskonia, se encontró con el talento de Trey Thompkins y de Santi Yusta. Porque ambos jugadores madridistas, brillaron con luz propia anoche en Vitoria, consiguiendo 16 de los 27 puntos del Real Madrid, en el tercer cuarto. Mención especial para el joven canterano de Torrejón de Ardoz, que a la chita callando, promediaba en los últimos 4 partidos de Liga Endesa, 8 puntos 3 rebotes y 12 de valoración, mientras que el de Atlanta, sumaba 17 puntos 5 rebotes y 18 de valoración, en los 3 encuentros jugados en la Liga Endesa. Ambos se encargaron de romper el partido en el tercer cuarto y con un parcial de 0-15, dejar el partido visto para sentencia 44-67 minuto 28. Fue en ese minuto cuando Baskonia anotaba una canasta tras 5 minutos encajando tan severo parcial, que parecía estar dominado por Yusta y Thompkins. Junto a ellos, Facundo Campazzo se dedicó a divertirse en el partido, no tirando a canasta, sino asistiendo en 5 ocasiones a sus compañeros. Es decir, que el argentino, repartió en 10 minutos, las mismas asistencias, que llevaba al descanso. El tercer cuarto acababa con un claro 48-74 para el Real Madrid, donde todos sus jugadores ayer titulares, conseguían un +/- de +20 y una valoración conjunta de 81, por los 97 de todo el equipo. En Baskonia, solo Shields y el lesionado Shengelia, superaban los 10 puntos, mientras sumaban un pobre 37 de valoración.

Poco que contar del último cuarto, donde Baskonia maquilló el resultado con un 26-17 en este periodo, en el que el Real Madrid, tardó 6 minutos en anotar, tras un parcial de 11-0 de Baskonia. Y es que Marcelinho Huertas quiso maquillar a su equipo consiguiendo 17 puntos en este cuarto, de los 26 de Baskonia. Mientras que en el Real Madrid, el Facu se dio un homenaje con 9 puntos más y acabar con 15 puntos y 10 asistencias el partido. Un partido que el Real Madrid dominó de principio a fin, con Yusta de superhéroe 15 puntos 6 rebotes, Thompkins máximo anotador con 19 puntos y Tavares en su salsa, con 14 puntos y 10 rebotes. La máquina blanca, funcionó a la perfección, dejando a Baskonia herido, con unos números irrisorios para el talento que atesoran. Los blancos cierran un histórico 2018, siendo campeones de Supercopa ACB, campeones de Liga Endesa, campeones de Europa y subcampeones de Copa del Rey. Esperemos que 2019, también nos de buenas noticias y desde aquí, quiero desearles a todos los lectores de Pobla FM, los mayores éxitos personales para el nuevo año 2019.