Euroliga Jornada 20: Real Madrid 92 Anadolu Efes 84

Sergio Llull, el regreso

Cargando...

Doce puntos de Sergio Llull en el último cuarto, rompe las ilusiones de Anadolu Efes de pelearle la victoria al Real Madrid. 19 puntos 8 rebotes y 5 asistencias, fue la magnífica hoja de servicios del menorquín que volvió a liderar a su equipo, donde Anthony Randolph consiguió 24 tantos, 14 de ellos en el primer cuarto. Con esta victoria, el Real Madrid sigue segundo, con 4 victorias por encima del quinto puesto, a falta de 9 partidos para terminar la Liga Regular.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Todos los partidos tienen un comienzo y un final. Es algo lógico, pero es que anoche, en la visita de Anadolu Efes al WiZink Center, el partido se podría resumir en esos dos cuartos, el primero y el último. En ambos, dos jugadores demostraron que son parte fundamental, para que el Real Madrid funcione y sea cada vez mejor equipo. Porque en nuestra memoria aun queda los malos porcentajes del pasado viernes contra Buducnost. El reciente triple doble de Luka Doncic en los Dallas Mavericks y en su inmejorable posición para jugar todo un All Stars de la NBA con tan solo 19 años. La afición madridista, no conoce de pasado. No se acuerda de haber vivido una misma situación justo la temporada pasada, donde el barco blanco, parecía tambalearse, recién terminado el primer tercio de la temporada. El fantástico inicio de temporada del equipo de Pablo Laso, daba paso a un equipo al que le cuesta cerrar su aro y cuidar la pelota en ataque. Su rival de anoche, Anadolu Efes, nada menos que 4º con solo 6 derrotas en la temporada, sería un duro rival, capitaneados por el jugador más parecido a Doncic que he visto esta temporada, Vasilje Micic.

clorin 1200 200

Por tanto, el partido era muy importante, no solo para ver la recuperación del Real Madrid, sino también para asegurarse un puesto entre los cuatro primeros de la clasificación. Campazzo, Causeur, Taylor, Randolph y Tavares, formaban el quinteto inicial del Real Madrid, donde volvía 4 partidos después, Jaycee Carroll. Nuevamente, el Real Madrid recayó en los mismos problemas que sufre últimamente. Sí al menos tenía controlado el tema de las pérdidas de balón, Anadolu Efes comenzaba a anotar con facilidad, colocándose con un claro 4-10 en el minuto 4 de partido. Los blancos, que habían conseguido interceptar los primeros balones, sufrían precisamente donde más control deben tener, en la pintura. Hasta un 53% de acierto tuvieron los turcos en este primer cuarto. Pero como habíamos adelantado en el inicio, este primer cuarto nos daría 6 minutos para recordar. Es verdad que siempre con el Anadolu Efes por delante, el Real Madrid encontró a su particular superhéroe para mantenerse dentro de un partido que los turcos iban haciendo suyo. Y el nuevo superhéroe de la factoría “Pablo Laso”, fue Anthony Randolph. El pívot americano, que tan buen comienzo de temporada lleva, convertía 14 de los 17 puntos de su equipo en esos 6 minutos, para igualar el cuarto 21-21, al finalizar el primer periodo. Todo ello con un 5/7 en tiros – 3/4 en triples – que convirtió su partido en un cuarto perfecto. Solo 5 puntos de Taylor y 2 de Causeur, fueron la única aportación ofensiva blanca, mientras Micic y Simon, con 7 puntos cada uno, anotaban 14 de los 21 puntos de Anadolu Efes en este primer cuarto, muy igualado.

Las cinco pérdidas del primer cuarto, seguía siendo una losa para un equipo, que viene perdiendo más de 15 balones por partido en los 3 últimos partidos jugados. Es una de las asignaturas a mejorar del Real Madrid esta temporada. Mientras tanto, Anadolu Efes seguía jugando muy fácil en la zona madridista, anotando en cada ataque y manteniéndose con una pequeña ventaja en el marcador. Solo Tavares parecía reaccionar al momento Randolph que tuvo su lógico momento de descanso. Por parte turca, Brock Motum anotaba 7 puntos consecutivos sin fallo para mantener al equipo turco por delante, 28-33 minuto 15. Tavares, con 6 puntos 4 rebotes y 2 tapones, era el único capaz de ver aro en el ataque madridista que terminaba con un 50% en el tiro, al final de la primera parte. Así es, no me estoy dejando nada. Toda la aportación ofensiva del Real Madrid, venía por su juego interior, puesto entre Campazzo, Llull, Rudy, Carroll y Causeur, sumaban 12 escasos puntos de los 42 con los que llegaba el equipo blanco al descanso. Menos de los 15 puntos convertidos por Vasilije Micic, que – evitando comparaciones – nos deja cosas que solo veíamos en Luka Doncic en los últimos años. Por tanto, por lo visto en la primera parte, parecía un milagro que el Real Madrid llegase 42-42 al final del segundo cuarto, ante un enchufado Anadolu Efes, dispuesto a asaltar el WiZink Center.

Sí el Real Madrid quería llevarse el partido, además de dejar a Anadolu Efes por debajo de los 20 puntos por cuarto, tendría que abusar del acierto de Randolph o buscar nuevas soluciones ofensivas para ir cogiendo ventajas en el marcador. Dos canastas en la zona de Tavares y un triple de Taylor tras una genialidad de Campazzo, colocaba un parcial de 7-2 en 3 minutos que daba un poco de aire al ataque madridista. Parecía que el ataque madridista empezaba a funcionar, además de recuperar la intensidad defensiva dejando en solo 4 puntos a Anadolu Efes en 3 minutos. Pero el empuje turco, liderado por Micic, colocaba el 52-51 en el minuto 25. El serbio de 25 años, conseguía 6 puntos más en este cuarto, llegando a la 20 en el partido. La igualdad se mantenía en ambos equipos con el trabajo de Micic y la nueva función de Randolph, que terminaba el tercer cuarto con 24 puntos y 5 rebotes. Ante tanta igualdad, había un jugador que necesitaba volver a ofrecer alegrías a su afición y que últimamente, venía apareciendo a cuenta gotas. Sergio Llull, volvía a no esconderse. A intentar liderar a su equipo como vino haciendo años atrás. Llevaba la friolera de 7 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias en 18 minutos de 30 posibles. Pero su 0/6 en triples, era una “mancha” para un jugador capaz de anotar más del 50% de las mandarinas que suele lanzar. Pero una acción final, con sotana sobre Krunoslav Simon, convirtió a nuestro Sergio Llull, de nuevo en un superhéroe. Gracias a esa canasta, el Real Madrid se iba al final del tercer cuarto, 64-61 por delante, con los 24 puntos de Randolph como gran noticia y los 10 puntos 5 rebotes y 3 tapones, de Edy Tavares. El 48% de acierto, era un pelín bajo, pero suficiente. En defensa, a pesar de los 61 puntos recibidos, el Real Madrid había conseguido frenar el acierto de sus estrellas, con 0 puntos de Larkin y 5 de Beaubois.

Ambas estrellas, solo consiguieron 8 puntos cada uno, lo que es muy poca aportación para ganarle el partido al campeón de Europa en su casa. Pero además de eso, necesitaban superar a un Real Madrid, que de inicio en el último cuarto, tenia un plan. Abierto como platos, tenía los ojos, al comprobar el quinteto de salida de Pablo Laso para los 10 últimos minutos de partido. Sergio Llull de base, Jaycee Carroll y Rudy Fernández de aleros y Felipe Reyes con Gustavo Ayón de pareja interior. Exceptuando al mexicano, los otros cuatro componentes del quinteto del Real Madrid, llevan toda la trayectoria de Pablo Laso en el equipo blanco, como mínimo. Precisamente el capitán madridista, disputaba sus primeros minutos en el partido. Y con apenas 7 minutos en cancha consiguió 6 puntos y lo más importante, desquiciar a Micic que ya no anotaría en este cuarto y a ayudar al Real Madrid a distanciarse poco a poco en el marcador. Felipe Reyes fue la mecha, pero la llama se llamó Sergio Llull. El base de Mahón, volvió a recordarnos al de antaño con 7 minutos para el recuerdo. Con 72-72 en el marcador en el minuto 33, y apenas 7 puntos con un – 0/7 en triples – 2/10 en tiros de campo, Sergio anotó su primer triple del partido. El calor y la energía se adueñaban del cuerpo del menorquín para con un 8-0 en 3 minutos, diese la vuelta al partido. Entre los puntos de Llull y la intensidad de Felipe Reyes, nos encontrábamos con un amplio colchón 86-79 en el minuto 38. Sin darnos cuenta, o sin haber perdido la memoria de su enorme trabajo, Sergio Llull había conseguido 12 puntos en 7 minutos, como antaño, para cerrar el partido y darle una nueva, e importantísima, victoria para el Real Madrid. Una victoria, que deja al Real Madrid parcialmente clasificado y con una ventaja de 4 partidos – a falta por 9 partidos por jugar – sobre el quinto clasificado. Pero lo mejor del partido de ayer, fue presenciar nuevamente, el regreso de Sergio Llull.