Liga Endesa Jornada 2: BIlbao Basket 80 Real Madrid 87

Siguiendo el plan

Cargando...

Buen partido el jugado por el Real Madrid que no se inmutó tras el buen comienzo del Bilbao Basket. Anthony Randolph con 26 y 9 rebotes fue el más valorado del equipo blanco, bien conducido por Facundo Campazzo y Luka Doncic. Los 87 puntos anotados y los 102 puntos de valoración demuestran que los de Pablo Laso siguen creciendo partido a partido.

ACB Photo A. Arrizabalaga ACB Photo A. Arrizabalaga ACB Photo A. Arrizabalaga ACB Photo A. Arrizabalaga ACB Photo A. Arrizabalaga ACB Photo A. Arrizabalaga ACB Photo A. Arrizabalaga ACB Photo A. Arrizabalaga ACB Photo A. Arrizabalaga

El Real Madrid se enfrentaba a otro reto más dentro de esta locura temporada que promete darnos varios vaivenes en nuestros corazones. Personalmente, el reto del partido de ayer, sería muy interesante. Un Bilbao Basket menos reforzado que de costumbre liderados por los eternos Axel Hervelle y por supuesto – gracias por tu baloncesto – Álex Mumbru. En una cancha peligrosa, con una de las mejores aficiones de España y sin – perdón por ser pesado – la figura de Sergio Llull. Este Real Madrid que tan floja pretemporada venía haciendo y tan mala imagen dio en la Supercopa pero que pareció florecer el pasado domingo en el estreno liguero ante Morabanc Andorra. El partido de anoche en Bilbao podría servir de reivindicación tras lo sucedido el domingo, comprobar que el crecimiento del equipo sigue su curso, ajeno a posibles llegadas de jugadores o restricciones de otros que tanto han dado por este club. Un Madrid en busca de un líder o de al menos un sustento físico para aguantar la temporada y manteniendo algunas preguntas que ya lanzábamos en la previa del primer partido de liga el pasado domingo. Quizás los buenos números que realizaron los de Laso contra el Morabanc Andorra seguían contrastando mucho con la mala imagen dada por los blancos en la segunda parte recibiendo hasta 53 puntos. 

El mismo quinteto del pasado domingo, sacaba en pista Pablo Laso. Ya con Rudy Fernández en roster, permitirme que siga indicando que no soy amigo de ver juntos al comienzo de los partidos a Doncic, Campazzo y Causeur. Creo que uno o incluso dos de ellos, debían disponer de más minutos en una segunda unidad algo baja en lo que a puntos se refiere. Bilbao Basket salió como un tiro desde el inicio. Perdón, habría que decir que salió bastante acertado y cogió rápidamente ventaja en el marcador con un 10-2 de parcial y 4/5 en tiros de campo en dos minutos y medio. El Real Madrid no se dio por aludido por tremenda racha recibida y siguió jugando su baloncesto fluido en ataque sin tiros precipitados y una pequeña defensa presionante que hacía a los "hombres de negro" a utilizar en mayor número de segundos la posesión. El 13-8 en el minuto 5 indicaba que el plan de vuelo del Real Madrid era el correcto, pese a encontrarse hasta con 4 pérdidas de balón en el primer cuarto. Mientras Bilbao Basket vivía del acierto en el tiro con hasta un 57% en tiros de campo, siendo hasta un 60% en el triple, solo en el primer cuarto. Pablo Laso lo tenía claro en un tiempo muerto "ya fallarán". Por eso mismo el Real Madrid no cambiaba su plan de partido, sin ponerse nervioso, con un Fabien Causeur que quería volver a liderar a su equipo con 6 puntos en el primer cuarto acompañado esta vez por los 5 de Luka Doncic. Los 28 puntos anotados por Bilbao Basket no asustaban a un equipo blanco que sabía que era un ritmo imposible de mantener. De esos 28 puntos 18 vinieron desde la línea del triple, algo que, en contra al Real Madrid, le pesaba con un escaso 3/10 desde el 6,75. El 28-20 del final del primer cuarto, podía parecer grave en términos defensivos, pero poco se puede hacer ante un equipo con un 57% en 21 tiros de campo. 

El Real Madrid se encontró de bruces con un –10 en el marcador, pero ya con la segunda unidad en cancha, seguía buscando la manera de encontrar al mejor jugador colocado en ataque y mantener la misma presión defensiva del inicio, buscando esta vez sí, los errores del cuadro bilbaino. En el lado defensivo, el Real Madrid acertó dejando a su rival en apenas 17 puntos – 52 puntos en 3 cuartos – en el segundo cuarto. En la parte ofensiva, el Real Madrid volvió a ser un reloj anotando esta vez 23 puntos encontrando a un sensacional Anthony Randolph conectando 13 puntos en 8 tiros manteniendo la anotación de la segunda unidad. El 35-26 del minuto 14 empezaba a sonar como espejismo con la aportación de Anthony Randolph. Y es que tras un triple de un apagado Jaycee Carroll, el jugador nacido en Alemania y criado en Carolina del Norte, se hizo dueño del partido. Un parcial de 3-13 colocaba por primera vez por delante a los blancos 38-39 en el minuto 16. El porcentaje de los locales descendía a un 44% mientras Randolph se merendaba el solito al Bilbao Basket con 11 puntos consecutivos. Y es que el porcentaje madridista era muy bueno, del 53% al descanso donde el maldito 35% en triples le dejaba muy lejos de llevar una mayor diferencia en el marcador. Con 40-43 en el minuto 18, ciertas decisiones polémicas tomadas por el colegiado Daniel Hierrezuelo, ayudaron a Bilbao Basket a remontar este resultado y dejarlo al descanso con 45-43 con ventaja para los locales. De acuerdo, Bilbao Basket seguía por delante en el marcador, pero sus números habían descendido de manera evidente tras lo ofrecido en el primer cuarto. Lo positivo en el Real Madrid - además del 17-23 del cuarto – fueron las escasas dos pérdidas de balón en el segundo cuarto y la gran defensa madridista provocando hasta 4 tapones a los jugadores bilbainos. El 53% en tiros de campo, los 17 rebotes y 8 asistencias y un 50 en valoración seguían mostrando que el Real Madrid cumplía el plan de vuelo propuesto por Pablo Laso.  

Tras el descanso, volvía Bilbao Basket a recuperar el acierto del primer cuarto, esta vez con Dejan Todorovic como arma con 7 puntos consecutivos volviendo a alejar a Bilbao Basket en el marcador 52-43 en el minuto 22. No pasaba nada, de nuevo el acierto local mostraba el camino y el Real Madrid no iba a modificar su estilo de juego ofrecido anoche en Miribilla. Tampoco el festival del pito dado por los colegiados, no señalando las mismas acciones en ambas zonas. Los blancos manejados por Luka Doncic - 8 puntos en el segundo tiempo – y Facundo Campazzo – 9 puntos en el segundo tiempo – no se dieron por vencidos y en apenas cuatro minutos realizaba un parcial de 2-11 para igualar el marcador y cancelar ya toda opción de ventaja para Bilbao Basket en el partido. Siguiendo con el símil aeronáutico si me permitís, el vuelo nº2 del Real Madrid esta temporada tenía como pilotos a los dos bases actuales del equipo blanco, haciendo olvidar – lo que se pueda – la no presencia de Sergio Llull. Seguían los blancos cuajando un gran partido pese al maldito 29% en triples al final del tercer cuarto. Las caras en los jugadores y técnicos locales, denotaban el problema de verse engullido por la defensa madridista que hacía bajar de nuevo el porcentaje bilbaíno al 43%, tras el exitoso 57% del primer cuarto. Ya era imposible que Bilbao Basket pudiese largarse en el marcador, y apenas consiguieron mantener el 62-60 al final del tercer cuarto. Randolph con 17 tantos seguía dominando el partido en anotación, pero el trabajo sucio venía por parte de los bases. Luka Doncic y Facu Campazzo sumaban 7 puntos cada uno con 5 rebotes para el esloveno con 2 asistencias y 3 rebotes del argentino con 4 asistencias. Su desacierto en el tiro, provocaban que sus valoraciones no fuesen muy altas a esa altura de partido. 

Como sucediese el pasado domingo contra Morabanc Andorra, el último cuarto sería el del despegue madridista en el marcador. Si ante los andorranos fueron 31 puntos, ayer los de Laso solventaron el partido con 27 puntos en el último cuarto. Nuevamente "pilotados" por la pareja de bases – Campazzo & Doncic – y finiquiato por Anthony Randolph con 9 puntos y 5 rebotes en el último periodo para terminar sentenciando a un buen Bilbao Basket que se vio superado por un gran Real Madrid que no cedió ante el empuje local que volvió a colocarse por delante en el marcador 68-64 minuto 33. Pero el juego rápido del Real Madrid, con la aportación de Gustavo Ayón - que jugador – con 8 puntos 4 rebotes y 4 asistencias y los 3 robos de balón el cuarto de Facundo Campazzo, se hacía demasiada cuesta arriba para Bilbao Basket. Por ello vimos como un parcial de 3-15 en 3 minutos enterraba las esperanzas bilbaínas. Los esfuerzos locales por bajar la barrera de los 7 puntos, se antojaba complicado debido a la gran defensa madridista que únicamente permitió 52 puntos en 30 minutos. Mientras que en ataque los blancos terminaron el partido rozando el 50% en tiros de campo pese a su mal 27% en triples. Esta vez fue Randolph quien lideró al equipo en anotación con 26 puntos 9 rebotes 2 tapones y 30 de valoración, pero es digno de indicar el enorme partido de Doncic con 13 puntos y 8 rebotes y Facu Campazzo con 11 puntos y 5 asistencias.  

Anoche Gustavo Ayón con 8 puntos y 4 rebotes y Fabien Causeur con 6 puntos y 3 asistencias no fueron tan determinantes como el primer día, pero siguieron demostrando lo imprescindibles que son en el roster del Real Madrid. Nuevamente los blancos se fueron a más de 100 puntos de valoración en un partido donde, sin ponerse nerviosos, los blancos siguieron el plan de vuelo preparado por Pablo Laso.