Sin Poderes

Cargando...
El Real Madrid cayó derrotado por primera vez en la Euroliga ante Baskonia en un intenso partido donde los vascos fueron mejores en el tramo final del partido.
xxxxxxxxxx

El Real Madrid cayó derrotado la noche del martes 87-91 ante Baskonia en partido correspondiente a la tercera jornada de la Euroliga. Dicha derrota es la primera que sufre el club blanco en la presente temporada. Llegaba el equipo blanco ansioso por hacer de su cancha un fortín y seguir invictos en la competición. Quizás por ello, la primera derrota siempre suele ser la más dolorosa y aquella que te agranda los defectos del partido por encima de cualquier virtud. Esta vez fue Andrés Nocioni quien dejó su puesto en la convocatoria a Jonas Maciulis tras haber recibido el contagio del proceso gripal que tuvo el lituano. Trey Thompkins volvía a ser titular en su habitual presencia en los roster de Euroliga. Empezaron fuerte los vitorianos con un parcial de 0-7 en apenas un minuto gracias al rápido movimiento de balón y el acierto en el tiro. Mientras el Real Madrid volvía a depender de su juego interior, hoy exclusivo de Gustavo Ayón con 7 puntos y un errático porcentaje en triples. Una canasta de Sergio Llull detuvo el parcial de Baskonia de 7-15 en cinco minutos. Lastró ese parcial el equipo madridista hasta el final del primer cuarto que perdería claramente por 19-32. Parecía que los jugadores de Sito Alonso les hubieran robado los superpoderes al Real Madrid. Demasiados puntos recibidos y pocos anotados en un equipo acostumbrado a moverse por encima de los 20 puntos con facilidad. Basta decir que Gustavo Ayón anotó 12 puntos de los 19 de su equipo, mientras que Baskonia tendría un espectacular  13/18 en tiros de campo.

llull-pudo-guiar-real-madrid-victoria-frente-baskonia-1477427843893

En el segundo cuarto los blancos intentaban remontar el partido pero sin apenas acierto en el tiro. Un triple de Blazic en el minuto 15 provocaba la mayor diferencia vitoriana en el partido 28-45, 17 puntos de ventaja gracias a su 16/23 en tiros de campo. Un Real Madrid peleón bajo la tutela de Luka Doncic se resistía a abandonar el partido consiguiendo un parcial de 15-9 que dejaba el resultado al descanso en 43-54 para los visitantes. Cambió la mentalidad del Real Madrid tras el descanso presionando en defensa y gracias al trabajo de Gustavo Ayón, consiguió un parcial de 23-15 durante el tercer cuarto que dejo al equipo blanco a tiro de remontada con un apretado 66-69, es decir, un parcial de 47-37 desde el final del primer cuarto que hacía parecer que los blancos habían recuperado sus poderes con un espectacular Luka Doncic 12 puntos 3 rebotes y 4 asistencias hasta ese momento constatando un desacertado partido de Sergio Llull  - 0/6 en triples – y muy cansado jugando hasta 31 minutos. Recién comenzado el último cuarto, el Real Madrid conseguiría la machada de ponerse por delante en el marcador gracias a un parcial de 8-2 en 3 minutos con un 2+1 de Luka Doncic y un triple de Jaycee Carroll. Seguían sumando puntos para el parcial los jugadores madridistas con la fuerza tanto adelante como atrás de Othello Hunter. Un mate espectacular de Anthony Randolph después de una asistencia de espaldas de Hunter ponía el 81-73 para los locales ante el griterío de los 10.000 espectadores que asistieron al Barclaycard Center y que ya veían a su equipo como futuro ganador del encuentro.

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=MYOP8v5KPAU[/embed]

No obstante, habían remontado una diferencia de 17 puntos que traían desde el segundo cuarto, lo que hacía un parcial de 53-28 en 20 minutos de juego real. Pero nuevamente las fuerzas cambiaron de lado. Jaka Blazic y Adam Hanga anotaban para Baskonia mientras que Sergio Llull quiso ser el líder que había demostrado durante toda la temporada pero no consiguió anotar sus 3 últimos tiros perdiendo además un balón. El último parcial de 6-18 para Baskonia sentenció el partido a su favor con el 87-91 final. El mejor jugador del Real Madrid seria Luka Doncic que se terminó doctorando con su mejor partido como profesional gracias a sus 15 puntos 3 rebotes 4 asistencias 1 robo de balón y 1 tapón para 24 de valoración en 25 minutos. Así pues, el Real Madrid perdía la imbatibilidad en Euroliga y sin tiempo de recordar penas y defectos por el resultado, puso rumbo a Milán para enfrentarse al Emporio Armani EA7 que ocupa el 9º puesto en la clasificación con el mismo balance que el Real Madrid 2-1.