Euroliga Jornada 26 / PANATHINAIKOS 88 - REAL MADRID 82

Sin presión

Cargando...

Un Real Madrid con el objetivo de la clasificación bajo el brazo intentó, en un partido feo para el espectador, conseguir una victoria de prestigio en el OAKA contra el Panathinaikos que se juega no solo su clasificación sino también un puesto entre los cuatro primeros. Un enorme Chris Singleton con 21 puntos y 9 rebotes, superó en todo momento al resto de jugadores interiores del Real Madrid. Anthony Randolph con 13 puntos y 9 rebotes, fue el mejor jugador de los blancos

Galeria by Euroleague,net Galeria by Euroleague,net Galeria by Euroleague,net Galeria by Euroleague,net Galeria by Euroleague,net Galeria by Euroleague,net Galeria by Euroleague,net

Para los amantes del baloncesto, un Panathinaikos vs Real Madrid siempre es un premio para el espectador entre dos de los clásicos europeos y a pesar de que el Real Madrid llegaba a Atenas con su objetivo cumplido, quería – porque no – llevarse la victoria de una de las canchas míticas del continente europeo. Pero claro está que una cosa es la pasión de una hambrienta afición y otra la presión que ocasiona la necesidad de competir al 100% un partido tras haber conseguido el primero de los dos – el siguiente será ser cabeza de serie – objetivos europeos marcados por Pablo Laso en la planificación de la temporada. Por tanto es normal que los aficionados del Real Madrid se sientan con ese mal sabor de boca culpando a unos o a otros de una derrota intrascendente, que te puede dejar sin el primer puesto, pero que ante todo para muy improbable que te aleje de un posible quinto partido en el WiZink Center con seguro más de 10000 personas alentándote. Por otro lado, el Real Madrid se enfrentaba a un Panathinaikos quinto clasificado y hambriento no solo de clasificarse para los playoffs sino de pelearle hasta el final un puesto de cabeza de serie al mismísimo Fenerbahce. Era lógico comprobar quienes jugaban con la presión de verse en peligro de producirse una derrota.

El Real Madrid ayudó a Panathinaikos a rebajar su presión con pérdidas de balón en sus primeros 3 ataques de partido. Los blancos salieron a cancha con el freno de mano echado viendo como el equipo griego tiraba de pick & roll con James Gist para ponerse rápidamente con ventaja en el marcador. La intensidad defensiva de Anthony Randolph – hoy titular – ayudaba al equipo blanco a seguir peleando el partido, 13-11 minuto 6. Lógicamente el juego interior volvía a hacerle daño a los blancos que se encontraban con un parcial de 6-3 en 3 minutos gracias a Singleton y Gist con 6 puntos cada uno. Pero un impresionante Anthony Randolph con 8 puntos y 4 rebotes en el primer cuarto, dejaba el resultado al final del primer cuarto en un igualado 21-19 para los locales. El Real Madrid contaba con un 57% en los lanzamientos a canasta, 7 rebotes y 3 asistencias. Buenos números pero que sucumbían por culpa de las 5 – 3 en dos minutos – pérdidas de balón del primer cuarto. Los griegos se aprovechaban de su gran juego interior y de las pérdidas madridistas para irse con ventaja en el marcador.

No comenzaría mejor el segundo cuarto. Parcial de 5-0 y una perdida más, ahora de Anthony Randolph ponía un peligroso 26-19 en el minuto 11. Pero el segundo cuarto de Othello Hunter ayudó a anular el dominio de Panathinaikos en la zona, devolviendo el parcial a 0-7 en dos minutos provocando otro nuevo empate en el marcador. El cazador conseguía 8 puntos y 5 rebotes acompañado de un soberano tapón sobre una acción de Bourousis que solo anotaría 2 puntos en los 12 minutos que estuvo en cancha. Los triples de Panathinaikos 3/7 en este segundo cuarto mantenían pequeñas ventajas para los locales pero el cazador asistido por Rudy Fernández y Luka Doncic ponía nuevamente al Real Madrid por delante en el marcador, 33-35 minuto 17. El equipo madridista seguía jugando con una velocidad menor, sabedor de la poca transcendencia que tenía el partido para su clasificación. Llegábamos al descanso con un igualado 43-41. Los 11 puntos entre Sergio Llull (5) Gustavo Ayón (4) y Luka Doncic (2) se antojaban pocos para un equipo necesitado de las buenas acciones de sus jugadores importantes. Los 8 puntos de Randolph en el primer cuarto y los 8 de Othello Hunter en el segundo, le valían al Real Madrid para seguir peleándole de tú a tú al Panathinaikos en el partido. Mientras, por parte de Panathinaikos, el ex madridista KC Rivers asomaba la cabeza en anotación sumando 9 puntos con 2 triples y Nick Calathes con sus 5 asistencias en la primera parte demostrando que es uno de los mejores bases pasadores de la competición. Estaba todo por decidir para la segunda parte.

En el tercer cuarto, Xavi Pascual hizo suyo el partido. El parcial de 11-6 en 5 minutos lo decía todo.  Nuevamente las – 13 en 15 minutos – pérdidas de balón del Real Madrid devolvía la ilusión y la furia en las gargantas de la afición del OAKA llevando en volandas a su equipo. Si hace 4 días valorábamos el esfuerzo y la calidad de Sergio Llull, el segundo capitán ayer no tuvo su día con hasta 5 pérdidas de balón que obligaba nuevamente al sobre esfuerzo del equipo blanco, que volvía a ponerse por delante en el marcador 55-58 en el minuto 28. Ya no volvería a anotar el Real Madrid en el tercer cuarto que llegaría al final con empate a 58 con todo por decidir en el último acto. Nuevamente Anthony Randolph con 5 puntos y 5 rebotes sería el mejor del Real Madrid que vio como Sergio Llull no anotaba ni una canasta en el tercer cuarto. Luka Doncic intentaba manejar el juego madrileño con 7 puntos pero con solo 1 rebote y 1 asistencia, lejos a los números a los que nos tenía acostumbrados el base esloveno. Lo positivo que iba dejando el partido, es que el Real Madrid sin los puntos de Llull y Ayón estaba manteniéndose dentro del partido contra un Panathinaikos del que tiraba del carro James Feldeine y Chris Singleton.

Parecía que en cuanto el Real Madrid decidiese ponerle una marcha más al encuentro, la victoria vendría de camino a Madrid. Pero nuevamente los blancos decidieron echar el freno y anotar solo 3 puntos en los primeros 3 minutos del último cuarto. Tras un feo inicio de cuarto con un parcial de 8-8, en los últimos 5 minutos el juego de ataque empezó a fluir. Pero el mal partido de Sergio Llull, siempre valiente en la cancha, tuvo un reflejo negativo en el juego del Real Madrid que nuevamente se veía superado por un gran Chris Singleton con 21 puntos y 9 rebotes, 11 puntos en el último cuarto, que hizo lo que quiso en la zona madridista. Con 77-71 en el minuto 38, el Real Madrid quiso reaccionar anotando hasta 11 puntos en esos dos minutos. Pero esta vez el rival no se vino abajo y con la buena dirección de Mike James, el Panathinaikos se llevo dignamente la victoria en el partido que le permite seguir luchando por la cuarta posición final de la Euroliga. Por parte del Real Madrid, Anthony Randolph con 13 puntos y 9 rebotes fue el mejor junto a Othello Hunter con 10 puntos y 8 rebotes. Gustavo Ayón reaccionó demasiado tarde y terminó con 12 puntos y 4 rebotes. No fue malo el partido del Real Madrid – su 92 en valoración lo dice todo – pero si comprobamos que no jugaban con la motivación ni con la presión necesaria para llevarse el partido. Quizás el Real Madrid pierda el liderato esta semana, pero recordar que lo importante no es ser primero, sino llegar a la Final Four de Estambul.