Fase Final Liga Endesa Jornada 4: Morabanc Andorra 92 Real Madrid 75

Su propia medicina

#VolveresGanar

Cargando...

Una patética primera parte con solo 30 puntos, diluye todas las ilusiones y opciones del Real Madrid para clasificarse para semifinales de la Liga Endesa. 75 puntos con un 38% en tiros de campo y apenas 72 créditos de valoración, son insuficientes para derrotar a un conectado Morabanc Andorra que anotó 72 puntos en 3 cuartos por los 75 puntos anotados en todo el partido. Las opciones del Real Madrid pasan por otros equipos, pero con dos derrotas en cuatro partidos, no puedes aspirar a nada.&l

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Tras su brillante y maravillosa victoria del pasado lunes, el Real Madrid volvía a depender de sí mismo para clasificarse para semifinales del torneo liguero. Encima la derrota de San Pablo Burgos contra Herbalife Gran Canaria le podría favorecer en un hipotético triple empate al finalizar la liguilla. Pero en un torneo tan corto, no puedes depender de los demás y debes buscar tus propias soluciones. Y la primera de ellas tendría que ser superar al Morabanc Andorra en la tarde de ayer. Un Morabanc Andorra, que consiguió su primera victoria el lunes tras derrotar a Casademont Zaragoza. Un equipo andorrano que viajó a Valencia sin sus dos jugadores más importantes, pero con la ilusión de poder luchar por ganar la Liga Endesa. En el Real Madrid el objetivo era comprobar si lo que vimos ante el Valencia Basket era el nivel real de un equipo que lo había pasado mal contra San Pablo Burgos. Cuasaba baja Rudy Fernández, resentido de sus problemas en la espalda y entraba en su lugar, Usman Garuba.

Para afrontar una nueva final, Pablo Laso colocaba el mismo quinteto que el pasado lunes contra Valencia Basket. Es decir, Facundo Campazzo – que esperaba repetir su partidazo ante los taronjas – Jaycee Carroll, Gabriel Deck, Anthony Randolph y Edy Tavares. El encuentro nos dio un Morabanc Andorra algo alocado, con 4 puntos anotados junto a 3 personales y 2 pérdidas de balón en los primeros tres minutos de juego. Intentaban cerrar su zona donde intentaba moverse Gaby Deck y Edy Tavares a sus anchas. Pero el inicio del Real Madrid, no era el mismo que nos tenía acostumbrados en este torneo y apenas conseguía encontrar buenos tiros. A todo esto, el resultado era un rácano 9-8 para Morabanc Andorra en los primeros 5 minutos de juego. Tampoco Facundo Campazzo era el mismo que deslumbró contra Valencia Basket y quizás eso forzó la primera rotación de Pablo Laso que finalmente, pudo resultar decisiva. La entrada a cancha de Nicolás Laprovittola y Trey Thompkins provocaron – sin quererlo, obviamente – un descalabro madridista en ese primer cuarto. Los blancos se quedaron sin anotar durante cuatro minutos, con una única canasta y recibiendo un parcial de 8-0 que dejaron un sorprendente 19-12 al final del primer cuarto para el cuadro andorrano. Los parciales se repitieron, tanto en el lanzamiento de dos como en el triple, con un 2/7 en los tiros, algo anormal en el cuadro de Pablo Laso. Además, los dos triples fueron anotados por Anthony Randolph que le servían para ser el máximo anotador madridista en un primer cuarto para olvidar y que resultó determinante para el devenir del encuentro. Morabanc Andorra contaba con un 50% de acierto en tiros de campo y con una curiosa rotación de 10 jugadores en el primer cuarto donde el jugador con más minutos, apenas rozaba los 5 minutos.

Sorprendió también la salida de Usman Garuba como sustituto de Edy Tavares en el inicio del segundo cuarto donde la salida de Sergio Llull pareció dar otro brío al conjunto de Pablo Laso. Porque era evidente que el Real Madrid tenía un problema en el ataque, donde se topaban con la intensa defensa andorrana, que obligaba a los madridistas a buscarse tiros exteriores. Solo 2 de los primeros 15 puntos blancos, habían llegado desde la zona. Pero el verdadero problema del Real Madrid empezaba a residir en la defensa. Y es que Morabanc Andorra terminaba todos sus ataques, ya fuese anotando o recibiendo alguna falta personal. Por tanto, empezaba a ser peligroso el 6-3 de parcial en 3 minutos que dejo a Laprovittola sentenciado en el banquillo. El base de Morón no tuvo el mismo día que ante Gran Canaria y se quedó en 0 puntos en los 7 minutos que estuvo en cancha y un -11 con él en cancha. No es momento de buscar culpables, sino de comprender porqué el Morabanc Andorra aprovechó la ocasión de conseguir todo aquello que el Real Madrid no era capaz de conseguir, anotar. Y es que Moabnc Andorra cerró el segundo cuarto con un 4/8 en triples, mientras que los blancos también consiguieron 4, pero después de 12 intentos. Lógico sería que empezase a sonar la alarma roja cuando allá por el minuto 15 de partido, Morabanc Andorra vencía ya 31-20 que calmó Llull con su segundo triple. Pero no iba más allá. Solo el menorquín y Trey Thompkins, aportaban puntos y echábamos en falta el físico de Garuba y Taylor. También de Campazzo que volvió a quedarse a oscuras mientras los triples de Morabanc Andorra empezaban a sentenciar el partido demasiado pronto 39-23 en el minuto 17. Pablo Laso no tuvo otra opción que recomponer su quinteto inicial pero el 35% en tiros de campo del Real Madrid al descanso, era toda una carga. Un descanso que llegaba con un claro 42-30 para Andorra ante un apático Real Madrid.

clorin 1200 200

No quiero desmerecer, ni mucho menos, la victoria de Morabanc Andorra. Pero está claro, que el Real Madrid no estuvo a su nivel como nos hizo ver las cámaras de Movistar + continuamente buscando los rostros del equipo blanco. Pero había poco que discutir, la culpa no era “de éste o de aquel” sino de todo el equipo blanco que únicamente sumaba 30 puntos en 20 minutos y recibía 42 de otro mucho más acertado y sin ningún jugador determinante. La idea era reconducir la situación. No es normal anotar 30 puntos en 20 minutos, dos días después de conseguir 31 puntos en el primer cuarto contra Valencia Basket. Y el comienzo de la segunda parte, se pareció al inicio de partido, con un Real Madrid lento pero efectivo y un Morabanc Andorra buscando romper el ritmo a base de físico. 3-6 de parcial en 2 minutos y ya 3 faltas sancionadas al cuadro andorrano, Pero los ayer locales, estaban tocados por una varita mágica. Al triple de Hannah de 9 metros, le salió otro de Jelinek que tuvo un tiro libre adicional tras la falta de Gaby Deck. En apenas 40 segundos, Morabanc Andorra había conseguido un parcial de 6-0 y frenó en seco las opciones madridistas de meterse en el partido. Porque no olvidemos que el Real Madrid seguía contando con apenas un 35% de acierto en el tiro de campo y cuando un equipo “inferior” tiene una diferencia amplia a su favor, sus ilusiones se desbordan y consiguen mantener lo conseguido 56-45 en el minuto 25. Es decir, los blancos se iban recuperando gracias al tiro libre, 10/11 en este cuarto, pero Morabanc Andorra continuaba a la zaga manteniendo un 53% en tiros de campo al final del tercer cuarto. Y el partido entró en un toma y daca que, lógicamente, favorecía al Morabanc Andorra. Al menos, con el esfuerzo de Tavares, el Real Madrid se lo creyó y realizó un parcial de 4-9 pero dos técnicas y 5 puntos consecutivos de Clevin Hannah devolvía el parcial y mazazo al partido con un 11-5 final que dejaba el resultado en 71-58 para Morabanc Andorra.

El mazazo era enorme. Claro que se puede remontar, pero se necesitaba un milagro. No solo porque el Real Madrid necesitase 13 puntos más que Andorra, sino que el problema residía en que los andorranos habían logrado 19+23+29 puntos y eso suponía otro sobreesfuerzo al Real Madrid. Pero claro, rebajar el 53% de acierto andorrano y mejorar el 30% de acierto en triples madrileño ayer resultaba una quimera. Y más incluso cuando en apenas dos minutos el partido ya estaba 76-60 para Morabanc Andorra. Los brazos de los jugadores del Real Madrid, cayeron. Los ánimos desde el banquillo ya apenas se oían en la vacía Fonteta y las ilusiones de los aficionados, se venían abajo. No, no podemos echarle la culpa a Laso de esta derrota, tampoco a los jugadores del Real Madrid y permítanme que tampoco elogie la victoria de Morabanc Andorra. Creo que lo que pasó ayer, fue un cúmulo de errores que pueden constituir en un partido. El Real Madrid se seguía desangrando desde el triple – 29% - y apenas encontraba réplica en el lanzamiento desde la zona, con un 50%. Fijaos, Morabanc Andorra, anotó un 49% en tiros de campo, lo mismo que el Real Madrid desde la zona. Después el Real Madrid bajó los brazos Llegó a perder por 20 y remontar hasta los 11 puntos, pero ayer no era el día y todo lo que salía normal, ayer salió al revés. Ahora mismo, es muy difícil conocer las posibilidades blancas de lograr la clasificación para las semifinales, pero fallar dos veces en un torneo de cinco partidos, no da merecimiento para la clasificación a las semifinales de la Liga Endesa.