Liga Endesa Jornada 23ª IBEROSTAR TENERIFE 75 REAL MADRID 64

Superados en Ilusión

Cargando...

Los blancos sufrieron su tercera derrota consecutiva - tercera también contando solo Liga Endesa - en un horrible partido anotando solo 40 puntos en los 3 últimos cuartos. Nuevamente Luka Doncic fue el mejor de los de Pablo Laso con 9 puntos 9 rebotes 4 asistencias y 2 robos de balón para 22 de valoración. Los 15 puntos de Sergio Llull - 4/13 en tiros de campo - son insuficientes para plantarle cara a un Iberostar Tenerife líder de Liga Endesa y desbordante en intensidad e ilusión

ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez

El Real Madrid cosechó su 6ª derrota en la Liga Endesa – 3ª consecutiva – ante el líder de la competición, el Iberostar Tenerife. Un equipo canario que tiró de acierto y buen baloncesto, acompañado de aquello que todos los rivales le ponen ante el Real Madrid, excitación e ilusión. Siempre ha ocurrido cuando un equipo está en racha, consigue plantarle cara a los grandes y en el partido de hoy eso no iba a ser una excepción. En cambio, el Real Madrid llegaba tocado. Sus dos derrotas consecutivas tras haber conquistado la Copa del Rey les hacía volver a la competición algo tocados en lo moral y por supuesto en la concentración.

Esa diferencia lógica dentro de la ilusión, se vio reflejada en los comienzos del encuentro con un enfunchado Iberostar Tenerife desde la línea de 6,75 con un 2/2 de inicio y una fuerte presión sobre Sergio Llull para anular toda posibilidad de rápidas acometidas del base de Mahón con sus compañeros. Pero un liberado Rudy Fernández – hoy titular – mantenía a los blancos luchando de tu a tú con los canarios. Un inspirado Iberostar Tenerife en el lanzamiento con 4/4 en triples – 3 consecutivos de Aaron Doornekamp – y 2/2 en tiros de dos del griego Georgios Bogris ponían por delante en el marcador 16-12 a Iberostar Tenerife en el minuto 5 de partido. Un 6/6 en tiros de campo de inicio para el equipo tinerfeño que se unía al excelso de ilusión y competitividad que venía mostrando el actual líder de la competición. Mientras el Real Madrid continuaba peleando cada punto para contrarrestar el juego canario pero un 6/6 en triples y un 3/4 en tiros de dos en apenas 7 minutos y medio, provocaba el tiempo muerto de Pablo Laso con 24-16 en el marcador. No había discusión, el partido estaba claro. Iberostar Tenerife llegaba al último minuto del cuarto anotando prácticamente todo lo que había lanzado – 9/10 en tiros de campo y 2/2 tiros libres – para tener un primer cuarto absolutamente fantástico y completamente acertado. En su defecto se encontraba las 5 pérdidas de balón que la intensidad y las ganas de de hacerlo bien contra el Real Madrid, se veían forzados a cometer. Un parcial de 0-8 en minuto y medio colocaba al Real Madrid a tiro al finalizar el primer cuarto, 26-24 para Iberostar Tenerife.

El resumen del cuarto era muy sencillo, 6/8 en triples para los canarios – esta sumado el último lanzamiento desde su propia zona – por un 2/5 del Real Madrid que, aunque se mantenía dentro del partido con un 60% en tiros de campo, sufría viendo la fantástica ilusión, determinación, intensidad y el increíble acierto del Iberostar Tenerife. Nuevamente el Real Madrid tuvo que tirar del enorme talento de Luka Doncic para seguir compitiendo el encuentro el cual veía como empezaba a descender el acierto canario desde el triple con 0/3 en los 3 primeros minutos del segundo cuarto. Pero mientras eso ocurría, ningún jugador madridista era capaz de anotar en cancha. Lo que fallaban desde el triple, los canarios lo compensaban desde dentro de la zona provocando un claro parcial de 11-4 en cinco minutos que empezaba a encender las alarmas del equipo blanco que era incapaz de responder a la intensa voluntad de Iberostar Tenerife para agarrarse al liderato de la Liga Endesa. Solo Luka Doncic – 7 puntos 4 rebotes 2 asistencias y 14 de valoración en el segundo cuarto – contestaba a las acciones de los locales. Un Iberostar Tenerife que empobreció su excelente tiro exterior pero que llegaba al descanso con un inmaculado 4/4 en tiros de dos puntos que le servía para mantener ventajas cercanas a los diez puntos a su favor. Se llegaría al descanso con victoria para el Iberostar Tenerife 43-37 ante un Real Madrid bastante impreciso en sus acciones durante la primera mitad. Los 13 escasos puntos anotados por el equipo blanco fueron conseguidos por Doncic (7) y Hunter (6). Ningún otro jugador madridista fue incapaz de anotar punto alguno dejando a las claras el flojo momento de forma por el que atraviesa el Real Madrid desde el parón por la Copa del Rey.

ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez ACB Photo/Á. Pérez

Un flojo Sergio Llull durante la primera parte inició con ganas la segunda parte con cinco puntos consecutivos, pero el acierto bajo el aro de Iberostar seguía funcionando para mantener la diferencia canaria 52-46 minuto 25 de juego. Con un triple suyo – 8 puntos 3/6 en tiros en el tercer cuarto – los blancos se volvían a poner a tiro en el marcador, pero un enorme periodo de imprecisiones por parte de los dos equipos permitieron un escaso parcial de 5-6 en más de tres minutos para cerrar el cuarto en 57-52 todavía para Iberostar Tenerife que continuaba manteniendo el mando del partido, no solo en el marcador. El escaso 42% en tiros de campo y el cero en anotación de jugadores como Jonas Maciulis, Felipe Reyes o Jaycee Carroll denotaba que solo un milagro de los jugadores franquicias, podrían salvar el partido para el Real Madrid que no encontraba el camino para superar a un bien plantado Iberostar Tenerife pese a sus 14 pérdidas de balón en 30 minutos de juego.

Un claro parcial de 6-0 en dos minutos ponía el +10 para los locales y la sensación de que esta vez los blancos no estaban por la labor de conseguir la proeza de la remontada. Todo ello acompañado de la autoexpulsion de Anthony Randolph por dos técnicas casi consecutivas y los nervios de Luka Doncic  provocado deportivamente por Grigonis daban por finiquitado el partido moralmente. Sin darnos cuenta, el 67-54 del minuto 35 ya vaticinaba el final del encuentro. La ilusión, la entrega y la intensidad de un equipo enrachado y en un estupendo momento de forma se encontraba combatiendo con un equipo herido en su orgullo, que tras llegar líder en Liga Endesa y Euroliga y campeón de la Copa del Rey, se encuentra inmerso en una pequeña crisis de juego y resultados en un tramo de la temporada, permitirme la osadía, propicia para tenerla. Desde ese momento, hasta el final del partido, parcial de 8-10 para el Iberostar Tenerife ante un Real Madrid que ya había arrojado la toalla. Solo el indispensable Luka Doncic con 9 puntos 9 rebotes y 4 asistencias volvió a dar sensaciones de convertirse en el jugador que tira del equipo. El 75-64 final, no solo demuestra la superioridad chicharrera sobre el actual campeón de Liga Endesa.

Los blancos han sido superados estadísticamente y moralmente por un equipo de diez en ilusión, que esperemos no pague el próximo miércoles en su decisivo partido de vuelta de octavos de final de la Basketball Champions League ante el PAOK de Salónica griego. Con esta derrota, los blancos bajarán a la 3ª posición de la Liga Endesa con un balance de 15-6 a la espera de enfrentarse el próximo domingo al FC Barcelona en un nuevo clásico en el WiZink Center.