Euroliga Jornada 08: Estrella Roja 67 Real Madrid 73

Tíos grandes

Cargando...

Trabajada victoria del Real Madrid que fomentó desde la defensa y con un excepcional tercer cuarto con un juego interior excepcional. Randolph (13 puntos y 6 rebotes) y Trey Thompkins (14 puntos y 6 rebotes) fueron los mejores de un equipo que suma su tercera victoria consecutiva en Euroliga, iguala su balance 4-4 y le permite colocarse dentro de los Playoffs. La semana que viene, doble jornada contra Maccabi y Fenerbahce.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

En el deporte, uno puede ir por el camino detallista o por el camino práctico. Todos quisiéramos que nuestro equipo gane ofreciendo un maravilloso espectáculo, envidiando al mundo entero, pero hay momentos que la gasolina no te da para más y tienes que ganar con lo puesto. Esto es lo que pedía la afición madridista a su equipo, tras la derrota en el clásico de Euroliga que colocaba al Real Madrid en un extraño 1-4 en la clasificación. En un mes, los blancos han conseguido 3 victorias consecutivas y han alcanzado su primer objetivo, mantenerse entre los 8 primeros clasificados. Quizás hayan sido más prácticos que detallistas, pero el principal objetivo se ha logrado. Y anoche visitaba la sala Pionir para enfrentarse al Estrella Roja, que ya había vencido a Baskonia o CSKA Moscú. El Real Madrid afrontaba su primer partido tras cinco días de “descanso” después de derrotar a Urbas Fuenlabrada el pasado domingo y tener hasta 7 encuentros en 14 días. Los blancos querían seguir con su racha de 7 victorias consecutivas buscando completar un partido completo y perfecto en el juego. Reaparecía Rudy Fernández tras dos encuentros fuera, mientras Jeffery Taylor y Fabien Causeur, continuaban siendo baja para Pablo Laso.

Tras vencer a Bayern Múnich y Zalgiris Kaunas, el Estrella Roja debía ser una muesca más en el revólver de un Real Madrid que buscaba encontrar su sello propio y que nos sorprendía con la entrada de Sergio Llull en el quinteto inicial para detener las acometidas de Jordan Loyd y sus 21 puntos de media en la Euroliga. Acompañaban al de Mahón, los habituales Campazzo, Abalde (12 puntos, 12 valoración en últimos 4 partidos Euroliga), Randolph y Edy Tavares, que terminó siendo crucial su concurso la semana pasada en Kaunas. Aunque al caboverdiano no le fue bien el principio del partido, pues cometió dos personales en apenas minuto y medio y no lo volvimos a ver hasta la segunda parte. De ello se aprovecha Estrella Roja para con un parcial de 12-2, colocarse con amplias diferencias en el marcador 16-5 minuto 5, con ya 8 puntos de Jordan Loyd. Y es que en el Real Madrid parecía estar penado anotar en el primer cuarto y solo los interiores Anthony Randolph con 5 tantos y Trey Thompkins con 8, parecían ser los más acertados de cara al aro. El Real Madrid necesitaba puntos y quien más ofrece anotación directa se llama Jaycee Carroll, quien en apenas 3 minutos aportaba 6 puntos consecutivos para liderar un parcial de 2-11, roto por un nuevo triple de Corey Walden en el último segundo para dejar el marcador 26-21 al final del primer cuarto. Y es que el equipo serbio estuvo muy acertado en el tiro con un 59% en tiros de campo, 57% desde el triple, con 8 puntos y 11 de valoración de Jordan Loyd. En el Real Madrid ya se empezaba a comprobar el abuso en el triple con un 4/10 en el primer cuarto y con 4 pérdidas de balón, que volvieron a ser un lastre para el partido.

No esperábamos que el postrero triple de Walden fuese el inicio de un nuevo parcial favorable a Estrella Roja en el inicio del segundo cuarto. Y es que la segunda unidad madridista no terminaba de convencer a Pablo Laso y hacía aguas con un parcial de 7-3 y de nuevo, 5 puntos del ex valencianista Jordan Loyd. El entrenador vitoriano decidió modificar su quinteto buscando defensa de los exteriores serbios, colocando en cancha a Rudy Fernández y Alberto Abalde. Pero los problemas del Real Madrid en la primera parte, eran otros. De nuevo 10 intentos desde el triple y ahora con un peor porcentaje. Y, si con la batuta de Campazzo había perdido 4 balones, en este segundo cuarto con Laprovittola a los mandos, se sumó 5 balones perdidos de un equipo que parecía muy desconectado en ataque y que apuraba sus opciones de pelear el partido desde la defensa. Pero como viene siendo habitual en la Euroliga, las faltas sancionadas a ambos equipos, provocaron un desequilibrio total en la anotación del partido donde Estrella Roja tuvo un fantástico 8/9 en el segundo cuarto y que, por cierto, no volvería a pisar la línea del 4,60 en la segunda parte. Jordan Loyd y Corey Walden eran los artífices del nuevo estirón balcánico hasta el 37-27 del minuto 15, donde el Real Madrid seguía buscando puntos debajo de las piedras, “sin” Campazzo ni Tavares, que valoraban negativo al descanso. Y es que el Real Madrid no acertaba de cara al aro con un 33% en tiros de campo en el segundo cuarto. Lo único positivo que encontrábamos en el equipo de Laso, era la defensa recibiendo 16 puntos, tras los 26 del primer cuarto, y las buenas sensaciones que dejaron Randolph, Garuba y Thompkins que dejaron 24 de los 36 puntos de valoración del Real Madrid al descanso. Un descanso que llegó con ventaja de Estrella Roja 42-36. El 39% de acierto en el tiro, 30% en el triple, la escasa aportación de los exteriores – 19 puntos de 36 – y las 9 pérdidas de balón, eran un lastre para un equipo que peleaba por regresar a los puestos altos de la competición.

clorin 1200 200

Y es que la alarma sonó en el vestuario del Real Madrid al descanso y se notó el cambio de ajustes con el regreso de Edy Tavares que anotaba 2 puntos, recogía 2 rebotes y fabricaba su muro particular en la pintura para, en apenas dos minutos, colocar un 0-7 de inicio y las primeras ventajas en el marcador para el Real Madrid. Y como si de un partido nuevo se refriese, la ofensiva madridista volvió a crecer en minutos donde Estrella Roja no encontraba camino entre el bosque de manos de los blancos y el muro Tavares en la zona. En ataque, la aparición de Anthony Randolph y Sergio Llull, devolvían la alegría a los madridistas con un 4-15 de parcial y colocando una máxima de 46-51 en el minuto 25, ya para el Real Madrid. Tanto había cambiado ofensivamente el Real Madrid, que en el tercer cuarto se anotaron más (6) triples que en toda la primera (5) parte. Y la defensa, hizo el resto. Porque Estrella Roja se encontró con un 38% en tiros de campo en cinco canastas y hasta 3 pérdidas de balón. Pero el talento de Jordan Loyd volvió a acercar a Estrella Roja en el partido hasta el 53-59 para el Real Madrid al final del tercer cuarto. El mejor cuarto del Real Madrid, con un parcial de 11-23 que vuelve a indicarnos el enorme trabajo defensivo del equipo (54% en triples, 3 pérdidas) y la gran aportación de Sergio Llull (7 puntos en este cuarto) y Anthony Randolph (8), colocando a los blancos en franquía para llevarse el partido.

Y es que el partido se había convertido en un cerrojo defensivo, donde el espectáculo ofensivo empezó a brillar por su ausencia y se convirtió en una victoria muy trabajada que empezó desde la defensa. Y es que parece imposible que un partido se pueda ganar con 14 puntos anotados en el último cuarto y con un Estrella Roja que se enchufó desde el inicio del cuarto para remontar con un parcial de 12-5 en 6 minutos, hasta el 65-64 minuto 36. Pero, desde entonces, la defensa madridista volvió a aparecer para devolver la tranquilidad a sus aficionados con un parcial de 2-9 con dos triples de Trey Thompkins, que puso la firma al gran partido de los hombres altos del Real Madrid que fueron vitales para darle al equipo un puesto de playoffs y la séptima victoria consecutiva. Entre Anthony Randolph (13 puntos 6 asistencias 16 valoración), Usman Garuba (4 puntos, 5 rebotes, 10 valoración), Edy Tavares (4 puntos, 6 rebotes, 10 valoración) y Trey Thompkins (14 puntos, 6 rebotes, 13 valoración), los pívots del Real Madrid consiguieron el 48% de los puntos, el 70% de los rebotes, el 100% de los tapones y el 58% de la valoración. Estos tipos grandes, siguen ayudando a sumar al Real Madrid.