Euroliga 3º partido Playoff DARUSSAFAKA (1) 81 REAL MADRID (2) 88

Todos los días sale el Sol

Cargando...

El Real Madrid recupera el factor cancha tras convencer en la primera parte 33-46 y sufrir en demasía en la segunda parte 48-42. El acierto en el interior de Gustavo Ayón 18 puntos 9 rebotes 3 asistencias y 2 robos de balon, con el acierto de Jaycee Carroll con 5 triples y de Anthony Randolph con 9 rebotes, robaron la victoria en Turquía y tendrán mañana el primer Matchball para llegar a la Final Four.
 

Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net

Ya lo avisé en la previa de la eliminatoria. Prefiero playoffs a cualquier otro tipo de liga regula posible. Además, gusta ver esa guerra psicológica que se monta en la cabeza de aquellos aficionados que ven tras cada partido una dinámica distinta de la eliminatoria. Pero realmente este Real Madrid contra Darussafaka Dogus se había convertido en una eliminatoria más entre dos equipos muy diferentes con una enorme diferencia de calidad favorable al Real Madrid. Pero lo bueno que tiene un playoff, es que las fuerzas se solapan al estar ambos equipos dedicados en lograr un mismo objetivo. Cada partido es diferente, pero siempre se inicia bajo la misma inercia. Por tanto, el Real Madrid llegaba avisado a Turquía del grave error que supuso la derrota el pasado viernes en el segundo encuentro que obligaba a los blancos a vencer en pista contraria, pero con la confianza de saberse mejores que el rival.

Un cambio de jugadores en el quinteto mostrado por Pablo Laso en el inicio del partido en comparación a los dos primeros envites. Jonas Maciulis – 0 minutos ayer – dejaba su puesto a Luka Doncic, algo personalmente sorprendente al tratarse del jugador más fiable de una postrera segunda unidad blanca. Su salida de inicio también provocó un cambio en el timing del encuentro con un Real Madrid dominador en los primeros minutos del partido. Le salió bien el plan a Pablo Laso, pues Luka Doncic anotó 5 puntos de los 9 primeros puntos del equipo. Los otros 4 fueron obra de un acertado Anthony Randolph que recordó de nuevo al del primer partido. Un triple – tras asistencia de Doncic – de Sergio Llull pondría el claro 9-14 para los blancos en el minuto 5. Por parte turca, solo Will Clyburn 5 puntos y Ante Zizic con 4 puntos, eran capaces de anotar por Darussafaka. Tras el evidente tiempo muerto de David Blatt, un serio parcial de 2-9 – con 4/5 en tiros – en apenas 3 minutos, colocaban una cómoda ventaja para el Real Madrid de 14 puntos en el minuto 8 de partido. Solo el empuje de Will Clyburn y Ante Zizic – autores de 13 de los 17 puntos de su equipo en el primer cuarto – consiguieron meter de nuevo en el partido al conjunto turco 17-26 al final del primer cuarto.  El 58% de acierto en el tiro sumado a los 4 rebotes ofensivos y las 6 asistencias permitían al equipo blanco destacarse en el marcador con 32 de valoración en 10 minutos. Los 16 puntos entre Luka Doncic y Anthony Randolph dominaban a un Darussafaka Dogus errático en su punto fuerte con 1/6 desde el triple.

El segundo cuarto nos tendría que dar una nueva dimensión del juego madridista sin Luka Doncic en el quinteto. Draper, Rudy, Carroll, Felipe y Hunter sumaban sus primeros minutos en cancha para calibrar especialmente el juego ofensivo del Real Madrid. Y gracias a dos triples de Jaycee Carroll, funcionó. 8 puntos madridistas conseguían nuevamente poner tierra de por medio en el marcador 22-34 en el minuto 15, además de haber conseguido quebrar la ofensiva turca, volviendo a intentar acciones personales de sus jugadores americanos como Scottie Wilbekin o Brad Wanamaker. Pero en estos momentos, no tenían fortuna con sus penetraciones viendo como el Real Madrid seguía siendo efectivo en ataque rozando el 50% en tiros de campo y el 47% en triples. Al conjunto madrileño le estaba saliendo el partido perfecto mientras que Adrien Moerman parecía ser el único acertado de Darussafaka tras el apagón de Zizic y Clyburn que solo anotarían dos puntos entre los dos. El acierto de Jaycee Carroll con 11 puntos – 3/3 en triples – en el segundo cuarto junto con el despertar de Sergio Llull que llegaba al descanso con 8 puntos, dio una ventaja de tranquilidad al descanso para el Real Madrid, 33-46. Gran primer tiempo del conjunto blanco que a su 50% en tiros sumaba el 47% en tiros triples y un 56 en valoración, muy lejos de lo ofrecido el pasado viernes durante el segundo partido de la serie. Por parte de Darussafaka, los restos de Zizic y Clyburn del primer cuarto solo fueron acompañados por Moerman en el segundo cuarto, con unos desaparecidos Wilbekin y Wanamaker con solamente 6 puntos anotados entre los dos. El 2/12 en triples, era mortal para las aspiraciones turcas de lucharle el partido al Real Madrid.

El paso por el vestuario espoleó al pequeño Scottie Wilbekin, desaparecido hasta entonces, consiguiendo hasta 13 puntos en el tercer periodo. Pero un enorme Gustavo Ayón se hizo dueño y señor del encuentro participando en cada acción y provocando su segundo robo del partido que acabaría con un triple de Anthony Randolph, consiguiendo la máxima diferencia en el marcador para el conjunto blanco, 37-55 en el minuto 24. Parecía tener controlado el partido el conjunto madridista a pesar de los intentos de Wilbekin por rebajar la diferencia del Real Madrid. Dos triples consecutivos de Jaycee Carroll – 5/5 en triples al tercer cuarto – y el acierto en los tiros libres de Gustavo Ayón – 10 puntos y 4 rebotes en el cuarto – mantenían el claro dominio en el marcador para los blancos 52-70 minuto 29. Un doloroso parcial de 6-0 en apenas 40 segundos, en ese momento intranscendente, animó el orgullo de Darussafaka para salvar el cuarto 58-70 tras 30 minutos de juego. Esta vez, 22 de los 24 puntos del Real Madrid salieron de las manos de Anthony Randolph (4) Jaycee Carroll (8, con 2 triples) y Gustavo Ayón (10) autentico dominador del partido. Entre ellos 3 y el trabajo de Luka Doncic con 10 puntos y 6 rebotes, el equipo blanco se bastaba para controlar el partido ante un débil Darussafaka que no mostraba el mismo nivel ofrecido en Madrid.

El relevo de Wilbekin en el tercer cuarto, lo recogió otro desaparecido como Brad Wanamaker que se convertiría en el filón anotador de su equipo con 17 puntos y 9 asistencias. A pesar de que el inicio preveía un final de partido tranquilo para el Real Madrid, un 8/9 en tiros libres para Darussafaka – huele muy raro encontrarse 0-4 en faltas de equipo en 3 minutos con el equipo visitante +12 en el marcador – acercaba al equipo turco a un sorprendente 68-75 en el minuto 33. Al igual que en el segundo partido, el último cuarto volvió a ser horrible en lo que a acierto se refiere en el Real Madrid. Solo un 7/16 parecía bajo en unos momentos donde la afición turca apretaba a los árbitros y a sus jugadores para creer en la remontada. Pero a diferencia del segundo partido, Darussafaka no tuvo el mismo acierto y pese a que se puso a escasos 4 puntos – 74-77 minuto 36 – no pudo darle la vuelta al marcador donde nuevamente los blancos aceleraron en sus acciones para conseguir 11 de sus 18 puntos en apenas 4 minutos. Los 18 puntos, 9 rebotes y 3 asistencias de Ayón fueron clave para llevarse el partido amen de los 12 puntos y 5 rebotes de Randolph, los 13 puntos y 8 rebotes de Doncic, los 12 puntos y 6 asistencias de Sergio Llull y finalmente los 21 puntos de Jaycee Carroll.

Con esta victoria, el Real Madrid recupera el factor cancha y se encuentra a una sola victoria de colarse en la final four de Estambul, donde ya le espera el Fenerbahce de Zeljko Obradovic. Hemos leído y escuchado muchas crónicas y afirmaciones complejas de desastre y decepción tras la derrota del Real Madrid el pasado viernes, pero como hemos adelantado al inicio, cada partido es diferente en una eliminatoria de Playoff y siempre, puede salir el sol. Mañana viernes, los blancos tienen la primera oportunidad de cerrar la eliminatoria y de sortear un quinto partido que no sería buena noticia por el apretado calendario que les espera a los madridistas antes de afrontar, ojalá, la próxima Final Four 2017