Liga Endesa Jornada 04: Real Madrid 86 Lenovo Tenerife 77

Tres Reyes

Cargando...

Importante victoria del Real Madrid que necesitó de su juego interior Tavares, Poirier y Yabusele (38 puntos 17 rebotes y 55 de valoración) para doblegar a un Lenovo Tenerife que nunca se rindió. Los blancos acusaron el escaso 26% desde el triple y las numerosas pérdidas de balón que tuvieron el partido igualado hasta el último cuarto. El Real Madrid es colíder de la Liga Endesa y afronta una dura semana el viernes ante Olympiacos y el domingo visitando a Valencia Basket.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Apenas 72 horas del inicio de la Euroliga, el Real Madrid disputaba en el WiZink Center, un nuevo encuentro de la Liga Endesa. El rival de la noche era el siempre peligroso Lenovo Tenerife, quien tan buena temporada realizó el año pasado y que puso en tantas dificultades a los blancos en la pasada semifinal de la Supercopa Endesa. Los canarios visitaban el WiZink Center sin su máxima estrella Giorgi Shermadini, lesionado para cerca de dos meses y con un balance de 2-1 en el amanecer de la competición nacional. Por su parte, el Real Madrid, confiaba en tener un plácido partido con la baja del georgiano y tras su gran victoria del pasado jueves contra el Anadolu Efes en el estreno de la Euroliga. Un partido que dejó muy buenas sensaciones para el aficionado madridista que seguía viendo como victorias, los partidos disputados por los blancos hasta el día de hoy. Todo parecía ser buenas noticias en el equipo de Pablo Laso que disponía de toda su plantilla a la espera de poder contar durante el próximo mes con los lesionados de larga duración Anthony Randolph y Trey Thompkins. Dos jugadores de la rotación interior que el entrenador vitoriano intenta subsanar con la presencia de Rudy Fernández como recambio de Guerschon Yabusele.

Pero el optimismo en el baloncesto, se acaba cuando empieza el próximo partido y ayer nuevamente, le tocaba al Real Madrid demostrar que su 6-0 en la temporada, no era casualidad. Thomas Heurtel, Fabien Causeur, Adam Hanga (10 puntos 4 rebotes y 11 de valoración en Liga Endesa), Guerschon Yabusele y Edy Tavares, formaron el quinteto inicial del Real Madrid para enfrentarse al Lenovo Tenerife. Continuaban los chispazos blancos en el inicio del partido con Hanga anotando bajo el aro y Edy Tavares frenando los avances canarios que tuvieron que renunciar a la zona en los primeros minutos del partido. Pero quizás el acierto en el triple también contribuyó a la amenaza de Lenovo Tenerife que anotó sus 3 siguientes triples tras los dos primeros errores, para dejar un igualado 12-11 en el minuto 5 de partido. Algo muy diferente al Real Madrid donde Adam Hanga empezaba a hacer fácil lo difícil y anotó 6 puntos en el primer cuarto acompañado por 3 rebotes. Y el duelo se convirtió en eso en el primer cuarto, buen Real Madrid con un 76% en tiros desde la zona y un 55% del Lenovo Tenerife desde el triple. Y es que ese porcentaje tinerfeño era alto sobre todo por el acierto de Bruno Fitipaldo que nos regaló un 4/5 en triples en el primer cuarto, oscureciendo el mal 1/9 de su equipo en la zona. Tanto marcaba la presencia de Fitipaldo en el partido, que su substitución provocó un agujero en la anotación de Lenovo Tenerife que aprovechó Thomas Heurtel para anotar 8 puntos y estirar la distancia hasta el 25-18 para el Real Madrid al final del primer cuarto. Heurtel y por supuesto, Guerschon Yabusele que además de sus cinco puntos aportó 4 rebotes.

 Y es que de nuevo, el Real Madrid ofreció un juego bastante colectivo con el único pero de su 20% en triples pero con 10 rebotes 5 asistencias y solo 2 pérdidas de balón. La segunda unidad blanca nos volvió a dar detalles individuales de jugadores menos importantes como Carlos Alocén o Alberto Abalde que fueron determinantes para que los blancos mantuviesen su ventaja en los primeros minutos de la reanudación pero que vio como posteriormente, las imprecisiones y las prisas en el ataque madridista, mantenía con vida a un Lenovo Tenerife que continuaba con su ofensa de anotar de tres lo que fallaba de dos. Y con un escaso 2-4 de parcial en dos minutos, los tinerfeños se aferraban al partido 32-24 en el minuto 15, con muchos errores en el manejo del balón por parte madrileña. Ahora a los blancos le costaba ver aro debajo de canasta y es que parecía que más allá de Tavares – 4 puntos 4 asistencias y 4 tapones – el resto no aportaba ni siquiera tiros a canasta. Incluso el triple dejó de ser una amenaza para convertirse en tortura con un nuevo 1/5 en este cuarto que, sumado al primer cuarto, nos dejaba un 2/10 en triples al descanso para el Real Madrid. Algo que no afectaba a Lenovo Tenerife que seguía apretando el marcador gracias al tiro exterior con un 9/15 al descanso y con el crecimiento de las pérdidas de balón en el Real Madrid que sumaron 6 en este segundo cuarto y favoreció un parcial de 1-7 en dos minutos para llegar al descanso con ventaja para el Real Madrid 40-35. Una oportunidad perdida por el Real Madrid, que contaba con un 55% en tiros de campo y que dominaba todas las facetas del partido, excepto el triple, el rebote ofensivo y que en este segundo cuarto vio disminuida su ventaja con apenas 15 puntos anotados con Abalde como máximo anotador del cuarto con 4 puntos anotados al inicio del mismo.

clorin 1200 200

Y quizás fuera de eso de lo que Pablo Laso advirtió a sus jugadores en el descanso, ya que en el inicio del tercer acto, el Real Madrid salió disparado con un 8-0 de parcial en dos minutos y provocando dos pérdidas de balón de Lenovo Tenerife. Buscaba el acelerón el equipo de Pablo Laso pero se volvía a encontrar con el defecto del lanzamiento triple que le retrasaba demasiado en su afán de mantenerse con una amplia distancia en el marcador. Y además, Lenovo Tenerife cambió sus piezas y empezó a anotar todo lo que tiraba desde la zona y a no ser tan acertado desde el triple. A todo ello, el Real Madrid mantenía el 54-42 del minuto 25 gracias a la vitalidad y acierto de Guerschon Yabusele que anotaba 7 puntos pero encontrándose muy solo, junto a los 4 puntos de Adam Hanga que volvía a sumar puntos con demasiada facilidad. Pero nuevamente, el contador se detuvo. Y se detuvo porque los blancos ni siquiera miraban al aro y perdían oportunidades achacado también a las continuas faltas señaladas para ambos equipos (14) unidas a las muchas (9) pérdidas de balón que rebajaron el ritmo del partido y que permitían al Lenovo Tenerife acercarse poco a poco en el marcador con los 7 puntos de Fitipaldo y los 6 tantos de Gamble. Además, las faltas personales de Tavares y Poirier dejaron a Yabusele y Rudy Fernández como pareja interior para acabar el tercer cuarto. Un tercer cuarto que se cerraba con un 58-54 para el Real Madrid, tras un parcial de 0-6 que volvía a apretarlo todo. Porque en el Real Madrid faltaba un jugador que asumiese la ofensiva y volvía a quedarse por debajo de los 20 puntos, tras un buen inicio de cuarto.

Todo eso con un buen 48% de acierto en el tiro de campo, incluido el pírrico 3/16 en triples. Y urgía encontrar un tirador en el Real Madrid puesto Lenovo Tenerife se había colocado a tiro 58-56 en el minuto 31 tras un parcial abierto de 2-11. Fue entonces cuando el Real Madrid tuvo el mismo objetivo de buscar similitudes al inicio del partido – gran % del juego interior – y buscaron a Vincent Poirier que, afortunado con el 8/9 en tiros libres, asumió el liderazgo blanco para anotar 14 puntos y ser también pieza clave defensiva para que Lenovo Tenerife no pudiese contradecir y tener posibilidades de remontada. Y es que los tinerfeños buscaban anotar pero perdían de vista su trasera donde el Real Madrid conseguía un parcial de 15-4 en 4 minutos que prácticamente cerraba el partido. Un partido donde nuevamente el juego interior volvió a ser decisivo (38 puntos 17 rebotes y 5 tapones) y donde la apatía del triple (6/23) dañó a los exteriores que más allá de Heurtel, se quedaron en flojas valoraciones. Al principio de la temporada, el juego interior parecía el eslabón más débil del Real Madrid. Siete partidos después, se considera ya la parte fundamental.