Euroliga Jornada 11: Zenit San Petersburgo 71 Real Madrid 86

Tres tipos perfectos

Cargando...

Victoria muy importante del Real Madrid que tuvo a su tridente en modo brutal. Entre Facundo Campazzo, Edy Tavares y Gabriel Deck, anotaron 40 puntos y consiguieron 69 créditos de valoración, por 71 de todo el Zenit de San Petersburgo. Los blancos consiguieron frenar el ataque ruso, liderado por el ex jugador del Real Madrid, Gustavo Ayón quien consiguió 19 puntos y 10 rebotes. El Real Madrid asciende al segundo puesto con un balance de 8-3.

Photo by Euroliga Photo by Euroliga Photo by Euroliga Photo by Euroliga Photo by Euroliga Photo by Euroliga Photo by Euroliga

Tras la increíble sensación de batir la semana pasada tanto a Khimki y CSKA de Moscú, el Real Madrid tenía que estar preparado para solventar un encuentro trampa. Primero por el larguísimo viaje a San Petersburgo, el más largo de la competición, y posteriormente por la falsa confianza que te da jugar ante el último clasificado, con además 5 victorias consecutivas. Así era el Zenit de San Petersburgo, farolillo rojo de la competición con sólo dos victorias. Personalmente, no creería que el equipo de Joan Plaza, pudiese tener 2-8 de balance a estas alturas de la temporada, puesto tiene a jugadores de la calidad de Will Thomas, Andrew Albicy, Matheus Ponitka y, sobretodo, Gustavo Ayón. Y es que el mexicano, tras haber sido frustrado su sueño de jugar en la NBA, sigue dando lecciones de baloncesto – ahora en Rusia – con unas medias de 13 puntos 6 rebotes y 14 de valoración. Unos números que ayer intentaría mejor, puesto el desafío de superar a Edy Tavares y a sus excompañeros del Real Madrid, era toda una motivación extra. Enfrente un Real Madrid con alguna baja y con la lupa puesta en algunos jugadores  que debían estar preparados para tales circunstancias.

Se confirmó la lesión de Sergio Llull en su bíceps femoral, lo que provocaba más minutos para Nicolás Laprovittola que quería refrenar su buen partido del pasado domingo contra Herbalife Gran Canaria. La buena noticia, era el regreso 10 días después de Jeffery Taylor, aunque disputaría minutos con una máscara protectora y quizás dichos minutos fuesen también escasos. Por tanto, Fabien Causeur saldría de inicio con Gaby Deck en las alas, mientras que Facundo Campazzo sería el director de juego junto a las torres Anthony Randolph y Edy Tavares. Comenzaba el partido amenazando con un concurso de triples, donde los dos equipos acababan sus primeras jugadas desde la línea de 6.75. Pero era Facundo Campazzo quien quiso hacer el partido suyo sumándole un punto de velocidad, anotando hasta 8 de los 10 primeros puntos del Real Madrid, que tomaba primeras diferencias 6-10 en el minuto 5. Pero la obsesión con el tiro exterior, estuvo a punto de provocar un problema mayor ante un Zenit más efectivo debajo del aro con un fantástico Will Thomas, siempre peleón en sus partidos contra el Real Madrid. Y tenía mucho mérito, puesto que Edy Tavares volvía a dominar en la zona con 4 puntos y 4 rebotes provocando dificultades en el cuadro ruso. Le gustaba el partido a Pablo Laso quien curiosamente, no realizó ninguna sustitución en el primer cuarto. Pero Zenit no iba a regalar tan fácil el encuentro, realizando un parcial de 5-0 en el último minuto, para dejar el resultado al final del primer cuarto, 19-22. Un Real Madrid de más a menos, con 8 puntos de Campazzo, 6 de Causeur, 5 de Deck y 4 de Tavares, pero que con la entrada de Gustavo Ayón, vio su ventaja reducida.

A pesar de ello, Pablo Laso seguía confiando en su quinteto titular para el inicio del segundo cuarto que tan buen juego estuvo mostrando los primeros diez minutos con un 47% en tiros de campo. Pero todos los jugadores son humanos y necesitan un descanso, y llegaron los minutos donde tendríamos a comprobar el estado tanto de Nicolás Laprovittola y Jeffery Taylor. El sueco, quizás por el miedo a recibir un nuevo golpe, apenas disputaría 3 minutos en la primera parte. El Real Madrid, volvía a recuperar su acierto cara al aro con la entrada de Jaycee Carroll y sus dos triples en este cuarto, aunque curiosamente, era el Zenit quien bombardeaba a los blancos desde el tiro exterior. Y es que dentro de la zona, Edy Tavares metía miedo a sus rivales, donde hasta el mismísimo Gustavo Ayón recibió el tapón de turno del caboverdiano. Eso sí, con la entrada de Jordan Mickey, el mexicano disfrutó de sus mejores números con 6 puntos y 2 rebotes, siendo claramente el mejor de su equipo en la primera parte. También Andrew Albicy, con 7 puntos, colocaba por delante a Zenit 29-28 minuto 15. Un Zenit que se aprovechaba del parón anotador madridista, que solo había conseguido 6 puntos en estos cinco minutos y que necesitaba de otras fuentes de ingreso.  Y aunque no fuese novedoso, los puntos madridistas llegaron desde el triple con hasta 5 triples en el segundo cuarto, 3 de ellos consecutivos para colocar un parcial de 0-11 y volver a recuperar el mando en el marcador. Un Real Madrid que se llevaba el partido al descanso 37-44, sumando los mismos 22 puntos del primer cuarto. Por tanto, aprobaba la actuación de Laprovittola, quien con su dirección, los blancos sumaban un +4.

clorin 1200 200

Apenas un 44% en tiros de campo llevaba el Real Madrid en la primera parte, pero no resultaba tan mala noticia, comprobando que hasta 10 de los 12 jugadores del roster madridista, habían anotado. Solo Taylor (3 minutos) y Garuba (no jugó) dejaron su marcador en blanco. Con tanta amenaza, el Real Madrid empezaba a golpear en cada ataque en cuatro minutos sencillamente brillantes, con un parcial de 0-13 con dos triples de Causeur, otro de Campazzo y cuatro puntos de Gabriel Deck, que empieza a ser un jugador fundamental también en ataque, con 9 puntos y 6 rebotes al final del tercer cuarto. Dicho parcial, parecía romper definitivamente el partido, con un Zenit incapaz de anotar un solo punto en esos cuatro minutos y dejando un resultado de 37-57 en el minuto 24. Pero aplaudamos la defensa del Real Madrid o, permítanme, la defensa de Edy Tavares. Es una lástima que la intimidación no sume puntos de valoración, pero fue tremendo como dejó al equipo ruso con un 52% en tiros de dos, habiendo lanzado hasta 35 tiros en 30 minutos. Pero el cuarto perfecto madrileño, se volvió en contra en apenas dos minutos de juego, con un parcial de 8-0 donde un sensacional Gustavo Ayón volvía a liderar al Zenit con 16 puntos y 7 rebotes, es decir, unos números que firmaba en sus temporadas anteriores en el Real Madrid. Pero esta vez, junto al mexicano, Ponitka y Voronov apuntillaban la defensa blanca, que empezaba a sufrir lagunas como el 4/12 en triples, siendo los 4 aciertos, muy al principio del cuarto. Esto provocaba un parcial de 17-7 en 5 minutos, que volvía a meter en el partido al cuadro ruso 56-66 gracias a un triple “on the buzzer” de Rudy Fernández al final del tercer cuarto. Un cuarto con dos caras, con 13 puntos en 4 minutos y solo 7 en los 6 finales. Un mal momento madridista aprovechado por el cuadro ruso para entrar en el último cuarto con más esperanzas.

En esta ocasión, solo Campazzo conservaba su puesto en el comienzo del último periodo, en un Real Madrid que buscaba mejor acierto de su pareja interior Mickey y Thompkins. Pero no era suficiente para frenar el empuje del Zenit que, curiosamente sin Gustavo Ayón, realizó un parcial de 8-3 en 4 minutos para acercar lo máximo a los locales 64-69 minuto 35. El acercamiento en el marcador de Zenit provocó que Pablo Laso decidiera volver a su quinteto inicial con Facundo Campazzo en modo director y Gabriel Deck como ejecutor. El cordobés cumplió con 19 puntos y 6 asistencias en 30 minutos para 22 de valoración, mientras que el tortuga, se desbancaba con 15 puntos 8 rebotes y 25 de valoración. Ellos solos prácticamente, lideraron el parcial de 7-17 en cinco minutos. Un final de partido que ajustició la defensa de Edy Tavares. Primero con 6 puntos 12 rebotes y 3 tapones y 22 de valoración, pero además, dejando a su amigo Gustavo Ayón en 2 puntos y 1/7 en tiros en este cuarto. Un partido con bastantes altibajos, que permite al Real Madrid conseguir la sexta victoria consecutiva y conseguir adelantar al FC Barcelona, alejándose de los puestos que no dan acceso a los playoffs. Una victoria, que no tuvo un nombre propio, sino tres. Tres jugadores que sumaron (69) casi los mismos puntos de valoración (71) que todo el Zenit San Petersburgo.