Euroliga Jornada 19: Real Madrid 77 Estrella Roja 79

Un doble problema

Cargando...

Mala defensa en la primera parte y mejor ataque en la segunda parte. Así podríamos resumir la derrota del Real Madrid ante el Estrella Roja, donde los blancos fueron dominados por los serbios con un 50% de acierto en el tiro y solo pudo despertar con 58-70 a falta de 6 minutos, con un parcial de 19-9, pero insuficiente al no disponer de buenos tiradores para mantener la igualada en el marcador. Los blancos, se meten en un pelotón de 10 equipos, en lucha por los Playoffs.

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

Los efectos de “Filomena” siguen haciendo estragos en Madrid y por ello, el Real Madrid tuvo que aplazar en su día el encuentro ante Estrella Roja que por fin, se pudo recuperar en la tarde de ayer. Un partido importante donde los blancos podrían igualar al FC Barcelona en la clasificación, colocándose a solo una victoria del liderato del CSKA Moscú. Tras su brillante victoria en Múnich, el Real Madrid recibía a un Estrella Roja muy peligroso, pese a tener un balance de 6-12 en la clasificación. Los serbios apenas habían vencido un encuentro fuera de su cancha y contaban en sus filas con la baja de su gran anotador Jordan Loyd. El Real Madrid quería recuperar su inercia ganadora tras el traspié contra Armani Milán y volvía a contar con toda su plantilla a excepción de Sergio Llull. Nada parecía pensar que los blancos pudiesen caer derrotados, pero de producirse, el quilombo que se formaría en la clasificación, sería un nuevo problema a resolver en la segunda mitad de la temporada.

Y es que una derrota madridista, colocaría a los blancos en cuarta posición con la amenaza de Armani Milán y Zenit San Petersburgo y con dos victorias de ventaja sobre el 8º clasificado. Para iniciar el partido, Pablo Laso colocaba al inédito el pasado viernes Fabien Causeur, junto a Nico Laprovittola, Gaby Deck, Usman Garuba y Edy Tavares. Ya desde el inicio de partido se vio a un gran Estrella Roja en defensa, muy concentrados y consiguiendo parar las acometidas de Edy Tavares que volvía a ser el epicentro del Real Madrid que volvía a quedarse sin soluciones ofensivas. Sirva como ejemplo, los 4 puntos y 6 rebotes de Ognjen Kuzmic en el primer cuarto y los dos balones perdidos por el conjunto blanco muy al comienzo del encuentro. Y el partido continuaba por una senda muy peligrosa con el 7-13 en el minuto 5 favorable al Estrella Roja. Y efectivamente, vemos dos problemas en ese tanteo, los escasos 7 puntos (ataque) del Real Madrid y los 13 (defensa) ya convertidos por el conjunto serbio que tuvo en Corey Walden en su bastión ofensivo con 10 puntos y 4/6 en tiros de campo, en el primer cuarto. Y es que, por cada acción ofensiva que lograba enhebrar el Real Madrid, respondía el Estrella Roja sobrepasando de manera muy fácil la zona blanca. Un 53% de acierto tuvo Estrella Roja en el primer cuarto con 17 lanzamientos a canasta ante un Real Madrid que solo reaccionaba de la mano de los 8 puntos con 2/2 en triples de Laprovittola y los 6 puntos de Tavares. Con ellos como estiletes, los blancos colocaban un parcial de 10-3 que frenaba la huida serbia, pero la mala defensa madridista cerró el cuarto con 21-23 para Estrella Roja.

Extraño ver como Estrella Roja endosaba 23 puntos al Real Madrid con apenas 2 asistencias realizadas. Ahora era el momento de esperar qué jugador iba a coger el testigo de los mejores del Real Madrid en el primer cuarto. De nuevo la mano de Trey Thompkins volvía a ser fundamental para la remontada del Real Madrid quien, con muchos problemas, conseguía enderezar el partido con los puntos de Álex Tyus debajo de canasta, que es donde mejor se desenvuelve el pívot de San Luís. Los blancos llegaron con ventaja 31-30 al minuto 15 de partido y con mejores maneras en ataque, que en el primer cuarto. Pero fue la última ventaja madridista en la primera parte, debido a que seguían siendo muy inocentes en defensa, permitiendo tiros cómodos de Corey Walden quien con 6 puntos consecutivos, volvía a colocar a Estrella Roja por delante de un partido donde continuaban los esfuerzos madridistas para conseguir canastas – 47% en la primera parte – y 4 tapones recibidos, por los 22 puntos recibidos en el segundo cuarto, 5 de ellos en el último minuto del cuarto, para llegar al descanso con un peligroso 40-45 para Estrella Roja. Peligroso por el 52% de acierto serbio en la primera parte, con 45 puntos anotados en tan solo 4 asistencias ofrecidas en los primeros 20 minutos de juego. Esto dice bien a las claras, la mala defensa ofrecida por los blancos que recibían sencillas canastas incluido un 50% desde el triple. Precisamente el triple (55% de acierto) fue el único bálsamo que encontraba el Real Madrid para conseguir mantenerse dentro de un  partido donde “faltaban” los puntos del tiro exterior madridista.

clorin 1200 200

Porque entre Causeur, Abalde y Carroll, sumaban 6 puntos entre los tres y era Nico Laprovittola el máximo anotador blanco con 8 puntos. La premisa blanca era mejorar el acierto de sus “bajitos” pero también darle mucha atención a no recibir otros 45 puntos del rival. Al menos Walden ya había perdido su eficacia de la primera parte con la defensa de Jeff Taylor que no había jugado en toda la primera parte. Además el sueco, aportaba 5 puntos en apenas 4 minutos y forzaba a un juego ofensivo mucho más complicado de Estrella Roja que igualaba de nuevo el marcador 51-54 en el minuto 25 con Gaby Deck enrrachado. Pero todo lo que salió regular en la primera parte, empezó a fallar en el tercer cuarto, como los balones perdidos o el espectacular 9/18 en triples de Estrella Roja y con un sorprendente duo O´Bryant y Reath que superaban a Thompkins y Tavares, no permitiendo recuperar la ventaja al cuadro madridista. Al menos, los blancos consiguieron rebajar el acierto serbio, quedándose a tiro 58-60 a un minuto del final del tercer cuarto. Y ahí se quedó, pues un triple de Drobic al final de la posesión más dos tiros libres a falta de 0.1 segundos y una técnica de Taylor, tiró por los suelos el trabajo del Real Madrid en el tercer cuarto y con un parcial de 0-6, el partido se quedó en un peligroso 58-66 al final del tercer cuarto.

Porque el Real Madrid debía anotar (ataque) mucho y bien si quería remontar el partido y defender (defensa) aún mejor. Esos seis puntos finales, dejaron al Estrella Roja en otros 21 puntos en un cuarto y eso era una quimera para el objetivo madrileño al final del partido. Y el problema se hizo más grande cuando en vez de enjuagarse la ventaja serbia, se amplió hasta el 58-70 en el minuto 33 y con un quinteto meramente defensivo, sin base y sin Tavares. Además, la primera canasta madridista del cuarto, vino casi cuatro minutos después y el Real Madrid tuvo que tirar de épica para intentar superar al Estrella Roja. Ahora el quinteto ya contenía a Laprovittola y Tavares, junto a Rudy Fernández, que se convirtió en el héroe definitivo para recuperar la ventaja serbia. La mala noticia, fue la enésima lesión de espalda de Rudy que preocupa bastante al madridismo para el futuro. Pablo Laso decidió cambiar su quinteto buscando su famosa defensa “31” con Taylor en el vértice y Edy Tavares cerrando la zona. Pero el Real Madrid tenía un doble problema. En ataque, los ataques se consumaban con balones interceptados por las manos serbias. Y en defensa, los pocos errores madridistas en su defensa zonal, eran castigados por Estrella Roja para llevarse la victoria final. Duro golpe para el Real Madrid que se resume en la última jugada del partido con 77-79 y 5 segundos por jugar. El saque de banda de Laprovittola es defectuoso a Trey Thompkins que busca anotar bajo el aro (negativo) y asistiendo a Jaycee Carroll que se queda muy corto (airball) a dos metros del aro. El Real Madrid mejoró sus números (ataque) al final con un parcial de 22-13, pero sus malas defensas (defensa) en la primera parte, les hizo imposible la remontada final. Cinco jugadores – Rudy (11), Lapro (10), Deck (10), Thompkins (10) y Taylor (10) – superaron los diez puntos mientras que fueron seis – Rudy (10), Lapro (18), Deck (11), Tavares (15), Thompkins (10) y Taylor (11) – los que los superaron en valoración.