Euroliga 2º partido Playoff REAL MADRID (1) 80 DARUSSAFAKA (1) 84

Un paso atrás

Cargando...

El Real Madrid se complicó la vida en la Euroliga tras caer derrotado en casa ante un buen Darussafaka Dogus que se aprovechó del 4/18 en tiros de campo del Real Madrid en el último cuarto. Sergio Llull - 22 puntos y 6 asistencias - y Gustavo Ayón - 16 puntos 8 rebotes 5 asistencias y 30 de valoración - fueron los mas destacados del conjunto de Pablo Laso

Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez Realmadrid.com Angel Martínez

48 horas después, Real Madrid y Darussafaka Dogus volverían a enfrentarse en el segundo partido de la eliminatoria de acceso a la final four. El Real Madrid partía con ventaja, no solo porque había conseguido la victoria en el primer partido 83-75 sino también por mantenerse con el factor cancha a favor en este segundo partido. Una victoria madridista, dejaría muy cerca el codiciado pase a la final four de Estambul. Pero precisamente, un equipo turco, iba a vender muy cara su derrota, al igual que ocurrió en el primer partido. Los chicos de David Blatt confiaban en robar una victoria en el WiZink Center para al menos conseguir jugar un segundo partido – cuarto de la serie – en su pequeño y ruidoso pabellón.

El comienzo del partido pareció un calco de lo visto el pasado miércoles, con un Darussafaka Dogus muy anotador y acertado de la mano de Will Clyburn con 5 puntos y el center Ante Zizic que destacaría con 4 puntos y 4 rebotes en el primer cuarto. Mientras en el Real Madrid, se bastaba Gustavo Ayón para conseguir 4 puntos 1 rebote y 3 asistencias y ser prácticamente el responsable de la mayoría de los puntos conseguidos por los blancos que mantenían un 7/7 en tiros de dos puntos. El partido era de poder a poder como demuestra el 19-19 en el minuto 7. Curiosamente la anotación descendió hasta el final del primer cuarto que se llegaría con 19-22 favorable al equipo turco. Un equipo turco que se mantenía por delante, con un juego muy alegre y exitoso como demuestra el 50% de acierto en el lanzamiento, sobre todo en el triple con un 3/6. Un dato poco favorable para el Real Madrid que – pese a llevar un 8/9 en tiros de dos puntos – veía como su 1/6 en triples le perjudicaba para poder estar por delante en el marcador.

La entrada en cancha de la segunda unidad del Real Madrid en el inicio del segundo cuarto, no tuvo el impacto previsto y fue precisamente Darussafaka quien ofreció su mejor cara defensiva, no dejando anotar al Real Madrid hasta 3 minutos y medio después del comienzo del cuarto. La pareja interior Trey Thompkins y Felipe Reyes – sus primeros minutos en la eliminatoria – no dio el efecto deseado y nuevamente Pablo Laso volvió a dar su confianza a Othello Hunter. En esos minutos, Ante Zizic seguía dando un recital bajo el aro madridista consiguiendo 6 puntos más y 5 rebotes, siendo el jugador más destacado al llegar al descanso. Un triple de Wilbekin ponía el 28-37 en el minuto 16 demostrando nuevamente que el conjunto de David Blatt no había venido a Madrid de turismo. Unos minutos jugados a trompicones con extrañas decisiones arbitrales y un insolito 3/9 en tiros libres, no permitían convertir en aciertos, el intento del Real Madrid de volver a ponerse por delante en el marcador. Los 7 puntos de Othello Hunter en este cuarto, era la mejor noticia de un Real Madrid que notaba muy a su pesar la “desaparición” de uno de sus jugadores importantes como lo estaba siendo Luka Doncic. Si el jugador esloveno solo consiguió 4 puntos 4 rebotes y 3 asistencias en el primer partido, llegaba al descanso del partido de ayer con 4 rebotes y 6 asistencias, pero sin mucha más influencia en el juego. Un canaston de Sergio Llull sobre la siempre intensa defensa de Marcus Slaugther ponía al Real Madrid a tiro a expensas del triple sobre la bocina de Wilbekin para cerrar la primera parte 38-44. El Real Madrid curiosamente tenía mejor % en tiros de campo que el Darussafaka Dogus pero el mal acierto blanco desde la personal, permitía al equipo turco mantener la ventaja en el marcador.

Nuevamente el paso por los vestuarios devolvió energía física del Real Madrid que, de la mano de su líder, Sergio Llull, consiguió ponerse por delante en el marcador 55-49 minuto 25. El base de Mahón encendió su microondas anotando 3 de sus 4 triples lanzados en el inicio del tercer cuarto encendiendo a los más de 11200 espectadores que llenaban las gradas del WiZink Center. La maquinaria ofensiva del Real Madrid estaba dando sus frutos. Si los blancos habían anotado 38 puntos en la primera parte, llevaban 21 solamente en 6 minutos de juego por solo 7 del Darussafaka que solo era capaz de anotar a base de tiros libres 8/9 en el tercer cuarto. Sergio Llull se encontraba en racha para ser nuevamente el jugador franquicia del Real Madrid en la noche de ayer, consiguiendo hasta 16 puntos con 5/7 en triples solo en el tercer cuarto. Pero le salió un fuerte competidor en la mano de la estrella del Darussafaka Dogus, Brad Wanamaker autor de 8 puntos para seguir manteniendo a su equipo con vida. El quinto triple de Sergio Llull en el cuarto, fue la última canasta en juego del Real Madrid en el tercer cuarto que vio como Darussafaka no se daba por vencido y encontraba a sus americanos Wilbekin 13 puntos y Clybun 11 puntos, los mejores acompañantes para Wanamaker 15 puntos para liderar a su equipo y quedarse a solo 2 puntos 68-66 al final del tercer cuarto. El Real Madrid seguía por encima del 53% en los tiros de campo, pero su escaso 50% en tiros libres, no permitía poder despegarse en el marcador.

Todo parecía una copia absoluta del partido del pasado miércoles, pero esta vez David Blatt nos sorprendió con una brutal e intensa defensa – sobre todo contra Sergio Llull – donde los blancos empezaron a fallar lanzamientos obligados por el final de la posesión. Tuvo que ser nuevamente Gustavo Ayón quien anotase la primera canasta madridista en el minuto 3 del último cuarto. A pesar de ello, el parcial era un escaso 6-10 en 7 minutos que devolvía la ventaja al equipo turco. Pero esta vez, el desacierto en los tiros madridistas fue la nota destacada del partido. El 0/5 en triples de Sergio Llull en el último cuarto se hacía notar ante un Darussafaka que poco a poco se iba imponiendo en el marcador. El Real Madrid seguía intentando acertar en ataque lo que sus esfuerzos defensivos solicitaban. Pero su desastroso 0/12 en triples acompañado de su 55% en tiros libres, no permitían a los blancos igualar las acciones de Wilbekin con 17 puntos, Ante Zizic con 17 puntos, Will Clybun con 13 puntos y Brad Wanamaker con 21 puntos que sentenciaron el partido. El escaso 4/18 en tiros de campo del Real Madrid en este cuarto hizo imposible conseguir llevarse el partido. Lo que pasó ayer fue sencillamente que la bola no quiso entrar en el aro dentro de los momentos delicados del partido, algo que si ocurría en otros encuentros quizás menos importantes.

Con esta dolorosa y sorprendente derrota, el Real Madrid está obligado a ganar en Estambul para al menos conseguir jugar un quinto partido que se jugaría el próximo martes dos de mayo en el WiZink Center. Ahora muchos aficionados madridistas, verán lejos la posibilidad de llegar a ese quinto partido, pero tenemos que tener en cuenta, que el Real Madrid ha sabido jugarse estas eliminatorias y con resultado positivo. En la temporada 2014/2015, en las semifinales de la Liga Endesa, el Valencia Basket conseguía “robar” una victoria en cancha madridista e irse a la Fonteta con 1-1. En tierras valencianas, el Real Madrid conquistó dos victorias consecutivas y se plantó en la final. Y en la pasada final de Liga Endesa, con desventaja de campo, empataba 1-1 contra el FC Barcelona y terminaba llevándose la victoria del trofeo nacional tras dos victorias consecutivas como locales. Es muy difícil ganarle 3 partidos consecutivos al Real Madrid y más cuando hay un título en juego. Por eso yo confío en el Real Madrid, no solo para volver a Madrid sino quien sabe, si finiquitar la serie en Estambul por 3-1. Sigamos confiando en los campeones, aunque lo de ayer, fue un paso atrás.