Euroliga Jornada 33: Panathinaikos 87 Real Madrid 86

Una Bala Perdida

Cargando...

El Real Madrid perdió en el primer cuarto 22-11 su primera bala para asegurar la segunda plaza final en la liga regular de la Euroliga. Un partido en el que siempre fueron a remolque y solo tuvieron opciones al final del partido. Tavares fue el mejor con 12 puntos y 12 rebotes en un partido donde 4 jugadores blancos anotaron y valoraron en dobles figuras. Los blancos dependen de Olympiacos y Armani Milán para conocer su posición final en la Liga Regular, previo a los Playoffs.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Ya con los deberes hechos, el Real Madrid viajaba a Atenas para comprobar su estado mental y de forma que había recuperado en su última semana europea, a pesar de volverse a Madrid con dos derrotas. El Real Madrid llegaba a Atenas para solventar su primera bala para aspirar sin depender de terceros, a la segunda posición final. Para ello debía derrotar al colista de la clasificación. Con la nueva clasificación, Panathinaikos era colista con 7-18 y fuera ya de cualquier oportunidad de clasificarse para el top 8. Los blancos, necesitaban ganar los dos encuentros que le quedan para asegurarse la segunda posición, puesto tiene el basket average ganado con Olimpia Milán y Olympiacos. Como ya quedó claro el pasado domingo, en la victoria liguera ante Urbas Fuenlabrada, Pablo Laso recuperaba a Jeff Taylor y Fabien Causeur, aunque perdía a Adam Hanga y Anthony Randolph por unas pequeñas molestias musculares. Entraban en su lugar Juan Núñez y Trey Thompkins que se habían quedado fuera contra Urbas Fuenlabrada.

Y uno de los recuperados el pasado domingo, volvería a formar parte del quinteto inicial de Pablo Laso. Nigel Williams-Goss, Fabien Causeur, Gabriel Deck, Guerschon Yabusele y Edy Tavares, iniciaron encuentro por parte del Real Madrid. Precisamente fue el escolta bretón quien anotaba la primera canasta del partido y daba la primera y única ventaja del Real Madrid en todo el partido. Porque lo que pasó durante el primer cuarto parecía un acto inadmisible de un equipo que quiere asegurar un mejor puesto, es decir, jugar el partido como si fuese una final. Y es que el equipo blanco volvió a cometer los errores de antaño con malos ataques y flojas defensas de las que se aprovechó su mejor hombre, Nemanja Nedovic. Y es que en ataque el Real Madrid perdió el partido en su nefasto primer cuarto con un 27% en tiros de campo, liderado por el 0/3 en tiros de Williams-Goss que ya no volvió a tener la confianza de Laso en el partido. Así llegábamos al 12-5 en el minuto 5 para Panathinaikos con 6 puntos de la estrella serbia, que sumaba así más puntos que el Real Madrid que estuvo nada menos que 6 minutos sin anotar en juego y arrastrando un parcial de 14-3 en ese periodo de tiempo, vital para la conclusión del encuentro. Y es que los puntos recibidos eran la otra parte de la película, ya que Panathinaikos anotaba 22 puntos en el primer cuarto, que se cerraba con un claro 22-11 para los locales. Y es que los griegos sorprendían con un 59% en tiros de campo que lo acompañaba con 8 rebotes 4 tapones y 28 de valoración. El Real Madrid se quedaba en 11 puntos con un 27% en tiros de campo 1 única asistencia para 4 canastas y un 2 de valoración.

Si, no me he equivocado. Los 11 puntos recibidos por Panathinaikos, las 4 pérdidas del Real Madrid y los 4 tapones realizados por los griegos, tuvieron un nombre propio. Georgios Papagiannis, desde sus 221 cm, conquistaba el OAKA con 4 puntos 6 rebotes y 4 tapones solo en el primer cuarto, una verdadera bestialidad, teniendo en contra a Edy Tavares y a Vincent Poirier. Pablo Laso quiso modificar por completo su quinteto buscando frescura en otros hombres poniendo a Llull y Rudy junto a Heurtel para buscar algo de anotación exterior. Y no solo exterior, porque el Real Madrid pareció reaccionar y a tener tiros que, aunque complicados, había que tirarse. Tiros complicados que no todos entraban y los blancos sufrieron en defensa permitiendo lanzamientos cómodos en su rival que aprovechaba los errores madrileños para anotar con rápidos contrataques. Un claro ejemplo residía en que el Real Madrid conseguía mejorar su parcial con 12 puntos anotados en 5 minutos, dejando el resultado en 31-23 en el minuto 15 de partido. 12 puntos que era uno más que los 11 conseguidos en todo el primer cuarto, a pesar del espantoso 2/7 de Edy Tavares en la zona con la sombra de Papagiannis que le infligía su 5º tapón del partido al caboverdiano del Real Madrid. Pero la mala noticia del parcial, eran los 10 puntos de Panathinaikos que dejaba lejos la posible remontada blanca que tuvo al caboverdiano y a Thomas Heurtel como artífices en ataque. Aunque con las dificultades ya comentadas, Edy Tavares acababa la primera parte con 6 puntos y 7 rebotes volviendo a meter a los suyos en el partido, pero entre Papagiannis y Nedovic Panathinaikos volvía a poner distancia en el marcador hasta el 41-32 con el que llegábamos al descanso. Mejoró en ataque el Real Madrid con 21 puntos anotados y un 43% en tiros de campo con 9 canastas anotadas. Bien los 7 puntos anotados por Heurtel, pero empezaba a preocupar la poca aportación de Gaby Deck con 4 puntos 0 rebotes y 0 asistencias al descanso y de Guerschon Yabusele que se iba sin anotar aunque consiguiendo 5 rebotes.

clorin 1200 200

La mala noticia no venía solo de sus valoraciones, sino de sus escasos dos tiros a canasta de cada uno, cuando vienen siendo los más importantes actualmente del equipo. La salida de Sergio Llull fue la novedad en el Real Madrid para la segunda parte que volvió a contar con Fabien Causeur que apenas jugó 10 minutos en el partido. Sorprendente ese dato, ya que se esperaba que pudiese ser ese jugador que abriese el campo más aún con las bajas de Adam Hanga y Alberto Abalde. Ni siquiera el tiempo de descanso ayudó a la concentración del Real Madrid que se encontró con otro parcial de 10-7 en tres minutos, lo que dejaba a las claras, que el Real Madrid debía funcionar en ataque porque flojeaba alarmantemente en defensa. Incluso una nueva pérdida de balón, dejaba a Yabusele sin más participación en el choque discutiendo con Laso algunas jugadas. El francés dejó el partido con 0 puntos en 15 minutos y 0/3 en tiros de campo. Su sustituto fue Trey Thompkins, un jugador que su físico post lesión le ha cuajado una mala pasada y que debía recuperar su manita para ayudar a su equipo a remontar el 53-42 del minuto 25 de partido. Y el de Georgia volvió a aparecer, al menos en un periodo de tiempo que lo necesitaba su equipo con 5 puntos consecutivos que, sumados a los 7 de Llull y los otros 6 de Tavares, volvían a liderar el parcial del tercer cuarto para los madridistas que llegaron a bordear las dobles cifras de desventaja. Parcial de 3-12 final que pudo ser mejor para el Real Madrid pero un triple fallado de Llull, respondido por otro de Papapetrou dejó un escapado 59-54 para Panathinaikos al final del tercer cuarto. Otros 22 puntos anotados por el Real Madrid que tuvo su mejor racha de partido y ya manejaba un 42% en tiros de campo, el doble de lo conseguido en el primer cuarto, y 59 de valoración, unos números más adeptos a los habituales por marcador.

Pero la resaca del primer cuarto aun duraba en las cabezas de los jugadores madridistas que buscaron sin éxito rebajar la anotación griega. Y es que en apenas 3 minutos y con tiros libres mediante, Panathinaikos volvió a anotar 10 puntos y volvía a denominar milagro la victoria del Real Madrid. Una distancia que se mantuvo con el 76-63 en el minuto 35 con un airball de Trey Thompkins. Aunque el Real Madrid rozó el milagro aupando nada más y nada menos que un 8/11 en triples en este último cuarto con 3 de Heurtel, 2 de Llull, 1 de Rudy, Deck y Thompkins y al menos morir en la orilla con un triple final de Heurtel – 4/4 en su partido – y acabar sucumbiendo por un solo punto. Thomas Heurtel (18 puntos 4 rebotes), Sergio Llull (15 puntos 5 asistencias) fueron los máximos anotadores del partido pero fue Edy Tavares con 12 puntos y 12 rebotes quien cosechó la mayor valoración con 26. Ahora el Real Madrid necesita vencer y que no lo hagan Olympiacos y/o Armani Milán para acabar segundo, sería tercero sin gana y también lo hace Olympiacos y también perdiendo y perdiendo Olympiacos o Armani Milán y sería 4º si pierde y ganan Olympiacos y Armani Milán. Al Real Madrid le queda una bala para conocer su puesto final en la Euroliga.