Euroliga Jornada 08: Bayern Múnich 76 Real Madrid 80

Victoria a los puntos

Cargando...

Como si de un combate de boxeo se tratase, el Real Madrid ganó a los puntos. Puntos de baloncesto y calidad que tuvieron sus hombres altos y un gran acierto en el triple en el último cuarto. Los golpes y la presión la puso el Bayern Múnich que tuvo de aliados al trío arbitral que permitió semejante comportamiento. Guerschon Yabusele con 21 puntos fue el mejor de un Real Madrid que se quedó sin sus torres a 3 minutos del final de partido.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Los que me conocéis, sabéis que no me gusta empezar por el final, pero lo que anoche se vivió en el Audi Dome de Múnich, pareció más un combate de boxeo que un partido de baloncesto. Y la culpa no la tuvieron ni Bayern Múnich ni Real Madrid, sino los tres árbitros permisivos que permitieron el juego excesivamente duro del equipo alemán que pudo provocar alguna desgracia física. Yendo a lo importante, un partido de baloncesto se disputaba anoche en el Audi Dome de Múnich entre el Bayern Múnich y el Real Madrid. Los blancos, tras vencer en Liga Endesa a Baskonia con un partidazo de su cuarteto interior, querían lavar su imagen del peor partido de la temporada, la derrota europea ante Unics Kazan que le dejó sin opción al liderato de la competición. Por su parte, el Bayern Múnich llegaba en racha, con tres victorias consecutivas, intentando mitigar las cuatro primeras derrotas de la temporada. La salida de Baldwin y Reynolds podrían precipitar un descenso en las posibilidades de los alemanes, pero no han perdido su carácter y continua en la lucha por entrar en los Playoffs. El Real Madrid viajaba a Múnich sin Alocén con problemas de espalda y su puesto lo seguía ocupando un sensacional Juan Núñez.

clorin 1200 200

Otra baja más, la de Carlos Alocén, que se unía a la de Williams-Goss y dejaba a los blancos con Thomas Heurtel y Juan Núñez como bases claros y la siempre estimable ayuda de Sergio Llull desde el puesto de escolta. Pues curiosamente, ayer Pablo Laso volvió a optar por Alberto Abalde como base titular, junto a Hanga y Taylor como aleros y los ya habituales, Yabusele y Tavares en el interior. Un Guerschon Yabusele que se ha convertido en imprescindible para el Real Madrid jugando 27 minutos de medía, que en la era Laso es poco habitual superar los 22 minutos de media. Siempre he considerado a Adam Hanga y Jeff Taylor como “aleros defensivos” más que “ofensivos” y por tanto me preocupaba ver como serían los primeros minutos sin anotación. Pero me equivoqué, como tantas veces, al no dar valor a la pareja Tavares & Yabusele que consiguieron los 11 primeros puntos del Real Madrid en el parcial 4-11 del minuto 5 de partido. Todas las canastas bajo el aro alemán que no encontraba respuesta alguna. Pero luego, para que veáis lo complicado que es de analizar este deporte, Pablo Laso decidió dar entrada a un base (Heurtel) y dos escoltas ofensivos (Rudy & Llull) y a la larga fue un error o un problema. Porque los blancos dejaron de anotar y el Bayern Múnich encontró el agujero para superar al Real Madrid con un parcial de 9-2 con la última canasta – trabajada – de Vincent Poirier y llegar con 13-13 al final del primer cuarto. Curioso que con mejores tiradores en cancha, le fuese peor al Real Madrid con 0 puntos de sus tiradores y 13 (todos) los puntos conseguidos por sus pívots. Lógico el 60% en tiros de dos y 0% en triples con 4 pérdidas de balón. Augustine Rubin, con 7 puntos, fue el mejor de un Bayern Múnich que se quedaba con un 29% de acierto en los tiros de campo.

Tras los cambios del minuto 5, se mantuvieron en cancha los Heurtel, Llull, Rudy y compañía, que solucionaron el problema en el triple con 3/3 consecutivos para volver a poner por delante al Real Madrid 19-22 en el minuto 13 de partido. 9 puntos consecutivos que se empezaban a quedar en una pobre aportación, ya que no llegaba nada desde el interior con Poirier y Vukcevic ante un Bayern Múnich que poco a poco se iba metiendo en partido y colocándose en cabeza con los fantásticos 8 puntos de Othello Hunter. Así sin darnos cuenta, llegaba un parcial de 21-15 en 10 minutos para Bayern Múnich que echaba el aliento a los blancos con el 25-26 en el minuto 15 de partido. Exacto, 11 puntos del Real Madrid en los primeros 5 minutos y 15 más en los 10 siguientes. Parecía que les iba mejor con Hanga y Taylor que con Rudy y Llull. Las cosas del baloncesto. Cosas inexplicables o inesperadas como comprobar que la nueva dinámica del partido fue tremenda para el Real Madrid con Thomas Heurtel manejando con 4 asistencias y Vicent Poirier como finalizador con 7 puntos y 3 rebotes en este cuarto, para convertirse en el segundo máximo anotador madridista tras los 10 puntos de Guerschon Yabusele. Y es que el Real Madrid comenzó con 0/6 en triples el primer cuarto y aguantó con 5/10 en el segundo cuarto, consiguiendo 15 de sus 30 puntos desde el triple. Y es que con Yabusele como estrella, el Real Madrid realizó un espectacular parcial de 7-17 para llegar al descanso con clara ventaja 32-43 para el Real Madrid. Los blancos rozaban el 50% en tiros de campo y aunque fuese a arreones, mantenía un buen baloncesto con 21 rebotes y 11 asistencias por 0 pérdidas de balón en el segundo cuarto.

Hasta aquí llegó el baloncesto y, con el inicio de la segunda parte, comenzó el combate de boxeo. Porque eso fue lo que pareció al comprobar el aumento en la intensidad física de los jugadores de Bayern Múnich quienes, con la permisividad increíble del trío arbitral, metieron manos en las posesiones madridistas que, en algunos casos llegaron a ser peligrosas para la integridad física de los jugadores del Real Madrid. Encima los blancos ya habían realizado 3 faltas personales en 3 minutos, por ninguna de los alemanes que habían conseguido ya un parcial de 9-2 para volver a igualar el encuentro. Siete puntos consecutivos de Alberto Abalde daba un poco de respiro al Real Madrid, ante un Bayern Múnich muy enchufado en el tercer cuarto con un 60% en tiros de campo y un 6/8 desde la zona. Con ello, volvían a pelear por el partido con el 46-52 del minuto 25. Laso volvió a sacar a Heurtel por Abalde y la anotación del Real Madrid se secó en otro mal ritmo de anotación que solo permitió 9 puntos en 5 minutos a los blancos. Justo en ese instante llegó la jugada triste del partido. Acción justo debajo del aro de Fabien Causeur que espera el salto de Walden para esquivar el tapón y anotar con facilidad. Al caer, Walden cae sobre el cuello y hombro de Causeur sin que los árbitros señalen falta personal. Es más, los árbitros sancionaron con técnica las protestas evidentes de Pablo Laso en la siguiente jugada. Pero el Real Madrid tenía mucha más calidad baloncestística que el Bayern Múnich y con el regreso a pista del “búfalo” Yabusele, que seguía sin fallo, el Real Madrid se volvía a escapar en el marcador, aunque un 5-0 final volvía a ajustar el marcador 58-60 al final del tercer cuarto para el Real Madrid. Mantenía su 45% de acierto el Real Madrid en el partido aunque apenas había recogido 5 rebotes y dado una única asistencia.

Pero como ya pasara el domingo en Vitoria, los pívots del Real Madrid se erguían en protagonistas con 29 puntos – de 60 el equipo – 13 rebotes y 37 créditos – de 67 todo el equipo – en valoración. Quizá por ello, Pablo Laso colocó a sus dos torres (Tavares & Poirier) en cancha con Llull de base y Causeur y Rudy como aleros. Volvía a funcionar el tiro exterior en el Real Madrid con dos triples consecutivos para frenar el avance del ex azulgrana Deshaun Thomas con 7 tantos en este cuarto. Así con todo llegábamos al 64-66 del minuto 35 y al último asalto del partido que comenzaba con una falta técnica a Poirier y otra posterior a Edy Tavares que dejaron el partido por 5 faltas personales con 73-69 para Bayern Múnich en el minuto 37. Un Real Madrid sin torres, pero con un abusón. Y es que el más bajito de los cuatro interiores madridistas tomó el mando para liderar a su equipo y silenciar el Audi Dome. Cinco puntos más de Yabusele y otros cinco de Fabien Causeur fueron el suero necesario para calmar los nervios y darle una victoria a los puntos a un Real Madrid que en boxeo sufrió un KO Técnico (23 faltas, 3 técnicas y una posible lesión de Causeur) pero que ganó fácilmente a los puntos en baloncesto con +14 en valoración, +7 en rebotes y +9 en asistencias. Guerschon Yabusele llegó a 21 puntos y 23 de valoración, salvaguardando las 5 personales de Tavares y Poirier quienes sumaron 13 y 12 de valoración cada uno. Tras su victoria, el Real Madrid asciende a la 4ª posición, empatado con el 2º y con dos victorias de ventaja sobre el 9º. El viernes que viene, los blancos recibirán al colista Zalgiris quien aun no conoce la victoria.