Liga Endesa Jornada 31: Real Madrid 87 Delteco GBC 75

Victoria a medio gas

Cargando...

Novena victoria consecutiva del Real Madrid en Liga Endesa, donde los blancos empezaron muy flojos, pero que decidieron el partido tras un parcial de 33-11 en el segundo cuarto. Buen partido de Jaycee Carroll y Edy Tavares, con un espectacular Llull, que no entiende de partidos sin nada en juego. Pablo Laso, dio descanso a Jeffrey Taylor y Luka Doncic, que se unieron a las bajas de Randolph, Thompkins, Campazzo y Kuzmic.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Ni que decir tiene, que la victoria del pasado jueves calmó las aspiraciones del Real Madrid, en este tramo de temporada. Con el billete de la Final Four conseguido y la consecución del título honorifico de campeón de Liga Regular de Liga Endesa, logrado cuatro fechas antes del final, era lógico pensar e imaginar, que el partido de esta mañana del Real Madrid contra Delteco GBC, iba a ser disputado sin ninguna presión por los jugadores de Pablo Laso. Así se veía desde la grada – más espectadores, por cierto, que el jueves ante Baskonia – que en una cifra superior a 6000 personas, se acercaron al WiZink Center. Y de alguna manera, también lo entendió así Pablo Laso, que decidió dar descanso a cuatro jugadores de su rotación. A las bajas ya conocidas de Kuzmic y Campazzo, se unieron Trey Thompkins, Jeffrey Taylor, Anthony Randolph y Luka Doncic. Ya como sucediese a comienzo de temporada, un nuevo posible quinteto titular, se encontraba fuera de la cancha. Tampoco traía mucha presión el conjunto vasco, que pudo haber devuelto al roster a su estrella Henk Norel, totalmente recuperado de su rotura de fibras, pero donde Porfirio Fisac, prefirió darle descanso en la mañana de hoy.

clorin 1200 200

No estábamos acostumbrados a tanta tranquilidad en los últimos dos meses en el WiZink Center y quizás por ello, y en toco jocoso, la Liga Endesa prefirió colocar a mi querido Daniel Hierrezuelo como árbitro principal del coche y asegurarnos diversión, como así fue, de la buena. Fabien Causeur, con sus 30 años de edad, ni se imaginaba ser el jugador mas veterano del quinteto madridista. Junto al francés, Chasson Randle, Santi Yusta, Dino Radoncic y Walter Tavares, formaron el quinteto de inicio de Pablo Laso. Un premio, como ya dijo el entrenador vitoriano, alabando uno a uno a los miembros de su plantilla, por el logro de mantenerse en el liderato de la Liga Endesa durante toda la temporada. La tranquilidad y la desmotivación del Real Madrid, se demostraba bien temprano, con un 0-7 de parcial en apenas 3 minutos y ya con 4 pérdidas de balón, que recordaba aquel inicio de serie contra Panathinaikos, donde los blancos iniciaron con un 20-0 en contra en cinco minutos. Solo un minuto más tarde, una nueva canasta guipuzcoana sumada a otra pérdida de balón, convertía el parcial en 0-9 y el primer tiempo muerto de un enfadado Laso. Y es que cuatro minutos tardó el equipo blanco en conseguir su primera canasta. No extrañaba por tanto, el 2-14 en el minuto 5.30 de partido y los primeros relevos en el equipo blanco. El primero en entenderlo, parecía ser Edy Tavares. El caboverdiano – autor de la primera canasta de su equipo – lograba él solo liderar un parcial de 7-0 en dos minutos e igualar nuevamente el marcador 10-14 minuto 8. Y cada minuto que pasaba, se agigantaba más la presencia del caboverdiano, consiguiendo 7 de los 12 puntos del Real Madrid en el primer cuarto junto con dos rebotes y dos tapones. Un primer cuarto que terminaba con un triple de Chery que dejaba el marcador en 12-22 para los visitantes. Con 11 rebotes y 7 asistencias del equipo vasco, lanzando hasta 21 lanzamientos, por los 11 que intentó el Real Madrid para el 45% en tiros y hasta 8 pérdidas de balón en un solo cuarto. Además de Tavares, solo Chasson Randle con 5 puntos, mientras defraudaba el partido de Fabien Causeur con 0 puntos y 2 pérdidas de balón.

La segunda unidad madridista, contaba con la aportación de Sergio Llull, Rudy Fernández, Jaycee Carroll, Felipe Reyes y Gustavo Ayón. Era un equipo bastante más reconocido y se notó en la cancha. En apenas segundos, se vio otra cara en el Real Madrid, con mayor de velocidad y mejor circulación de balón. La sociedad Llull & Carroll, comenzaba a funcionar, con un parcial de 7-0 con 5 puntos de Carroll y 2 asistencias de Sergio Llull. Además, la defensa subía varios grados su intensidad, que provocaba las dificultades ofensivas de Delteco GBC. Apenas en cuatro minutos, el Real Madrid le daba la vuelta al marcador, con 3/3 en triples, dos de Carroll – ambos para mí con falta no señalada en el tiro – y otro más de Sergio Llull que en sus dos partidos de Liga Endesa disputados, promedia 15 puntos, 60% en tiros, 57% en triples y 19 de valoración, en solo 16 minutos de juego. Vamos, números de MVP de un jugador que vuelve tras casi 9 meses de lesión. Entre la pareja de tiradores del Real Madrid, consiguieron 11 de los primeros 15 puntos del Real Madrid en este segundo cuarto, liderando el parcial de 15-3 en 5 minutos y devolviendo la ventaja a los blancos 27-25 minuto 15. Delteco GBC se encontraba tremendamente atascado en ataque, con un 5/18 en tiros de campo en este segundo cuarto, buscando desesperadamente el acierto exterior, pero sin suerte 5/19, un 26% al descanso. Parecía haber recuperado de golpe, todo el acierto posible el Real Madrid que conseguía sacando acierto de su binomio Sergio Llull – 11 puntos y 4 asistencias – y Jaycee Carroll – 13 puntos con 3 triples – solo en el segundo cuarto y consiguiendo su máxima diferencia en el marcador 38-27 minuto 18. El parcial ya era de 27-5 en ocho minutos del segundo cuarto, siendo curioso el +18 conseguido por Felipe Reyes en apenas 8 minutos que jugaba en el partido. Al final, Delteco GBC pudo maquillar el resultado, llegando al descanso 43-33 para el Real Madrid. Los blancos llegaban al descanso con un 60% en tiros de campo y ya superaba a GBC en rebotes y asistencias.

Y la segunda parte, nos dio la oportunidad de comprobar, que lo ofrecido por Edy Tavares en la eliminatoria contra Panathinaikos, respondía más al enorme juego físico de los jugadores interiores del equipo griego, que del ofrecido por el gigante madridista, ya que, el tercer cuarto que nos ha ofrecido el Caboverdiano esta mañana, es digna de elogio. No tanto por el trato arbitral, quienes penalizaron el trabajo de Tavares, señalándole dos faltas ofensivas y permitiendo que su cuerpo aguantase todo tipo de golpes. El gigante blanco se hizo un hueco dentro de la zona y volvió a mostrar la enorme calidad y talento que tiene en sus inagotables brazos. Solo Daniel Clark y Kenny Chery parecía tener recursos ofensivos en el Delteco GBC pero su 11/25 en lanzamientos, ofrecía de la dificultad de solventar el partidos ellos solos. A todo esto, el parcial del cuarto se encontraba muy igualado, dejando el partido en 57-44 para un Real Madrid, que volvía a tener en cancha a su quinteto inicial, con el cambio de Causeur por Rudy Fernández, lejos de su exhibición ante Baskonia el pasado jueves. Pero esto es precisamente lo que tiene este Real Madrid, un equipo donde cualquier jugador, puede tener su gran partido. Y ese gran partido, lo podría ofrecer Walter Tavares. Y es que solo en este cuarto, el “22” del Real Madrid, conseguía 12 puntos – sin fallo – y 3 tapones. Solo las decisiones arbitrales, le perjudicaban para sumar más que los 25 de valoración que llevaba en el tercer cuarto. No había motivo ahora, para que Pablo Laso ejecutase modificaciones en su quinteto, quien estuvo en cancha todo el tercer cuarto, con un parcial tremendo de 59-27 en 18 minutos de juego real. Anotando su punto 19, Edy Tavares ponía el 74-51 en el marcador, lo que era la máxima diferencia para el conjunto madridista, que terminaba el cuarto con un espectacular 61% en tiros de campo y 15 asistencias, recuerden, sin Doncic y sin Campazzo.

Si como adelantábamos en el inicio, no se jugaba nada ambos equipos en este partido, todo aquello que sucedía en el último periodo carecía de importancia. Destacar al menos el trabajo de Delteco GBC de seguir peleando por el partido, consiguiendo amenazar al Real Madrid 81-69 minuto 35. Pero era todo corazón y sin demasiado acierto, puesto que Delteco GBC terminaba el encuentro con un 40% en tiros de campo y un 10/33 en triples. También, el detalle de los 7 puntos de Sergio Llull en este cuarto que volvía a poner las cosas en su sitio, si es que en algún momento, estuviesen en peligro. Por poco, no sería el menorquín el máximo anotador del partido – 18 puntos en 15 minutos – un “premio” que se le había que otorgar a Edy Tavares con sus 19 puntos y 5 tapones, en 22 minutos. Ambos jugadores, superarían también los 20 de valoración, con Carroll anotando 15 puntos y Yusta consiguiendo 10 de valoración. Mencionar también a Chasson Randle, que en 25 minutos, consiguió 11 puntos 3 rebotes y 3 asistencias, dentro de un partido que el Real Madrid cumplió sin lesionados y cogiendo ritmo y forma para la Final Four.