Victoria desde la resaca

Cargando...
El Real Madrid se llevó la victoria ante el Tecnyconta Zaragoza por 94-68 tras un flojo inicio provocado por la resaca de partidos europeos la semana pasada.
xxxxxxxxxx

El Real Madrid se llevó la victoria en la sexta jornada de la Liga Endesa, tras vencer 94-68 al Tecnyconta Zaragoza. Un partido donde desde la previa se percibía la típica resaca física provocada por ser el quinto partido jugado en apenas diez días. Una resaca no solo en los componentes de la plantilla madridista sino también entre el público asistente al Barclaycard Center este domingo. La cosa ya empezaba torcida cuando la megafonía del Palacio era inaudible y el speaker Pedro Bonofiglio tenía que darse prisa para subsanar el problema con su micrófono minutos antes del comienzo del partido. Un partido que comenzó con sorpresa. Además de la ya conocida baja de Trey Thompkins como tercer extra comunitario, se le sumó la de Othello Hunter por descanso, lo que provocó la entrada a la convocatoria de Alex Suárez. Un inicio esperado aunque evitable ponía por delante a un descansado Tecnyconta Zaragoza 5-11 en apenas 3 minutos de juego. Los interiores maños campaban a sus anchas por la zona madridista sin apenas intimidación, tanto fue así que el primer cambio madridista fue la entrada de Felipe Reyes por Anthony Randolph. La entrada del capitán ayudó a recuperar el resultado con un parcial de 8-2 que devolvía el empate en el marcador. Gracias a un 3+1 de Jaycee Carroll, el Real Madrid se ponía por primera vez delante en el marcador 21-19 aunque finalmente el cuarto acabaría 21-21. Era tan insulso el partido que hasta las Cheerleaders escondian su escultural figura, debajo de los ropajes y maquillajes típicos de Halloween que hemos disfrutado estos días.

_3AM5959Thumb

Comenzó el segundo cuarto con un Real Madrid algo más alegre en su juego consiguiendo mantenerse arriba en el marcador con un escaso parcial de 14-9 en 6 minutos, donde parecía que los blancos hubiesen recuperado su ritmo anotador. Y cuando ya parecía que el equipo madridista arrancaba, nuevamente errores defensivos provocaban un parcial de 2-7 en cuatro minutos que dejaban un nuevo empate, esta vez 37-37 al descanso. Las estadísticas lo decían todo, apenas 13 rebotes madridistas al descanso en comparación con las 23 capturas del Tecnyconta Zaragoza en apenas 20 minutos de juego. Hemos hablado en muchas ocasiones desde Pobla FM el peligro que Real Madrid, junto con FC Barcelona y Baskonia, pueden correr por culpa del intenso calendario europeo que hasta en cinco ocasiones, tendrán que jugar hasta 5 partidos en apenas 10 días y lógicamente, sin despreciar al rival, los blancos suponían que el encuentro de este domingo iba a ser mucho más relajado para recuperar las energias perdidas durante la semana. Pero los maños, muchos más descansados, querían aprovechar la resaca madridista para intentar conseguir lo que nunca antes habían conseguido, robar una victoria en cancha del Real Madrid. No cambiaría mucho los derroteros en el tercer cuarto a pesar de que Sergio Llull y Rudy Fernández quisieron echarse el equipo a las espaldas. La anotación volvía a ser escasa, 8-4 de parcial en 5 minutos que dejaban el resultado 41-37 en el minuto 25. Pero en ese momento una falta sobre Sergio Llull en la línea del 6.75 iniciaba una espectacular racha madridista que rompería el marcador de una vez por todas. Llull anotó los tres tiros libres de la falta y posteriormente fue Anthony Randolph quien volvería a anotar de 3 puntos, consiguiendo por fin despegar al Real Madrid en el marcador. El base de Mahón volvía por sus fueros durante el tercer cuarto anotando 12 de sus 16 puntos dentro de ese periodo. Un parcial estratosférico de 21-11 en 5 minutos haría añicos el escudo zaragozano y dejaría el partido visto para sentencia al final del tercer cuarto 62-48. Un último cuarto sobrante por el resultado, dió paso a 10 minutos de diversión para los casi 9500 espectadores que madrugaron el domingo para asistir al Barclaycard Center. Dontaye Draper y sobre todo Luka Doncic decidieron olvidarse del basket control y empezar a correr en cada acción de ataque buscando acciones rápidas que en caso de fallo, ya se encontraba el capitán Felipe Reyes para barrer todo balón suelto – 7 rebotes en total, 3 en ataque – para reiniciar una nueva posesión madridista. Algo parecido le ocurriría a Luka Doncic que con apenas dos tiros y un soberano Alley Op asistido por Draper, conseguiría hasta 14 de valoración gracias sobremanera a las 9 asistencias igualando un record de precariedad que curiosamente mantenía en su poder Ricky Rubio.

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=ALjWlmcjYw0[/embed]

De poco más sirvió el último cuarto donde en el Tecnyconta Zaragoza destacaron su juego interior con Isaac Fotu 14 ptos y 10 rebotes, Robin Benzing 23 ptos, Henk Norel 10 ptos y 5 rebotes y Stevan Jelovac 14 ptos y 4 rebotes. Ellos 4 sumarian 68 puntos de valoración, de los curiosamente 55 totales de su equipo. El vendaval ofensivo del Real Madrid llegó para cerrar un parcial de 32-20 donde los jugadores de Pablo Laso aprovecharon para engordar tanto las estadísticas personales como las de equipo. 94 puntos 32 rebotes 29 asistencias 4 tapones y de nuevo 133 puntos de valoración. Hasta cuatro jugadores blancos, superarían los 20 de valoración siendo Felipe Reyes el mejor en esa faceta gracias a sus 14 puntos 7 rebotes 23 de valoración y 3 asistencias, una de ellas para la única y postrera canasta, un mate para ser justos, de Alex Suárez que disfrutó de sus primeros cinco minutos en cancha como jugador del Real Madrid. Un final de partido maravilloso que pretende hacer olvidar un inicio de partido muy desanimado, flojo y resacoso del Real Madrid. Del 37-37 del descanso pasamos al 94-68 final, es decir, un parcial de 57-31 en la segunda parte del encuentro. El próximo partido en la Liga Endesa del Real Madrid será nada más y nada menos que la visita al Palau Blaugrana para enfrentarse al FC Barcelona, un nuevo clásico donde los blancos intentarán mantenerse invictos en la competición nacional y atestar un duro golpe a su eterno rival.