Y Sergio Llull volvió a ser el Increíble Llull

El menorquín, clave en la victoria madridista

Cargando...

Primera jornada de Copa del Rey, y primera sorpresa: el campeón de las dos últimas ediciones, a la calle. El Real Madrid no dejó sitio a las sorpresas y venció a Bilbao Basket con un Sergio Llull estelar.

xxxxxxxxxx

Se la pegó de verdad el Barça, duro golpe a la línea de flotación del FC Barcelona caer en primera ronda de la Copa del Rey. Valencia Basket fue mejor, controló el partido, atacó las debilidades del Barça y fue un equipo, un equipo en mayúsculas. 

Los culés se agarraron al ímpetu de Mirotic, que desapareció en los últimos minutos, y así es imposible en un deporte de equipo. Pesic no estuvo a la altura. En rueda de prensa, más tranquilo de lo normal, negó tajantemente que la eliminación fuese un fracaso: "es una palabra muy fea", comentaba fuera de micros.

Valencia celebró, Jaume Ponsarnau le dio la razón, otra vez, a Valencia Basket sobre la confianza depostida y al hotel a descansar.

Y apareció el Madrid, tal vez más presionando de lo normal al ver el varapalo culé, con la obligación que le produce a uno saber que, ahora sí, es el máximo favorito. Pero lo cierto es que la primera parte el equipo de Laso fue el tran-tran, aguantando las cornadas del Bilbao Basket con enteraza, con temple, sabiendo que su momento llegaría y ahí se acabaría todo.

Lo cierto es que los bilbaínos apretaron los dientes y plantaron cara. Tavares sufrió un arañado: "que le limpien rápido", gritaba Laso. Randolph, desacertado, se marchó al banquillo con su clásica cara de pocos amigos, Rudy le abrazó y le consoló. Bilbao Basket apretaba. 

Y ahí apareció el Increíble. Tal vez en sus horas más bajas, pero, como alguien dijo alguna vez: "nunca subestimes el corazón de un campeón". 

El menorquín se puso la capa y enganchó 12 puntos casi seguidos, con dos triples y un 3+1, que los de Mumbrú no pudieron soportar. "El Renacido", se escuchaba desde la Tribuna de Prensa, "¡ha vuelto!", decían otros. Lo cierto es que Sergio cerró el partido, 93-83.

El terremoto cordobés, Facu Campazzo, no dudó en señalar lo importante que es para el equipo el bueno de Llull: "no dudamos de él, sabemos el jugador que es".

En rueda de prensa Pablo Laso repartió halagos para sus jugadores y no dudó en calificar de inportuna cierta pregunta acerca del Barça y su plantilla hecha a golpe de talonario, normal.

Madrid y Valencia en semifinales, menudo partidazo.