Categoría : La fiesta de Blas

El Chacho y el Madrid

El Chacho y el Madrid

Hace unos meses la lógica de cualquier aficionado al baloncesto conectaba a Sergio Rodríguez con el Real Madrid. Era un pensamiento racional. Pero según nuestras informaciones nunca ha sido una opción real en este verano 2019.

Las proletarias del deporte español

Las proletarias del deporte español

Cuando la España femenina de baloncesto logra un éxito, básicamente todos los años, es recurrente la petición del premio Princesa de Asturias para ellas. Sin ánimo de faltar al respeto a nadie, ni al jurado ni a los galardonados, voy a ser políticamente incorrecto: a mí ese tipo de premios me dan igual, me parecen cada vez más intrascendentes.

Explota el bombazo Mirotic

Explota el bombazo Mirotic

Los profesionales que trabajan para Nikola Mirotic están cerrando su fichaje por el Barcelona. Es un bombazo mayúsculo, una noticia de una magnitud bestial para el mundo del baloncesto. Afirmar que será un antes y un después sería posiblemente temerario, pero es evidente que se trata de una operación que incendia las emociones de propios y ajenos. &a

2 x 83

2 x 83

"No hemos hecho nada especial. Bailar, reírnos, tomar una copa y celebrar mucho". Llull y Campazzo (relevo emocional de Nocioni), acompañados de Causeur y Yusta, se saltaron el protocolo de la celebración y se acercaron a Cibeles cuando la claridad ya había ganado la batalla a la noche. Fue el último servicio a una temporada que ha dejado 66 victorias, un par de momentos angustiosos y un 2 x 83. Dos títulos tras 83 partidos.  

La frustración de Llull

La frustración de Llull

Llull es exactamente el mismo Llull que hace dos años. El mismo. Un tipo que vive por y para jugar al baloncesto. Un generador de electricidad y de emociones. Con Llull nunca hubo ni habrá término medio. Llull es un concierto de rock en un recinto lleno a rebosar. Coge la guitarra, agita los cabellos y se entrega. Llull es así, no va a cambiar. El pecho por delante para que le impacten  las balas.

Final Four 2019

Final Four 2019

Factor sorpresa. ¿Quién demonios se atreve a dar un favorito para esta Final Four? ¿Existe alguien tan inexplicablemente temerario sobre la faz de la tierra? Es cierto que en los últimos tiempos esta cita concede pocos bombazos, pero la realidad es que en Vitoria cualquier equipo puede campeonar. El Factor sorpresa queda enterrado en el fondo del río Zadorra.

Asomado al precipicio

Asomado al precipicio

Estudiantes tiene un director deportivo estupendo. Estudiantes tiene un departamento de comunicación fantástico, de esos que mezclan a la perfección ingenio, ironía, autocrítica e identificación con lo que representa la entidad del Ramiro. Estudiantes tiene también al jugador total. Darío Brizuela aúna talento, carisma y liderazgo.

La conexión

La conexión

El Madrid ha ganado los últimos siete partidos que ha jugado contra el Panathinaikos, cinco en Madrid y dos en Atenas. Perdónenme, pero esto hace algunos años era ciencia ficción y quimérico a la vez. El Madrid coquetea y casi acaricia su sexta Final Four en los últimos siete años. El Madrid sujeta un proyecto ganador que sigue alargando en el tiempo.

El arma de un locutor

El arma de un locutor

Sábado 23 de febrero. Me levanté muy ilusionado porque volvía a narrar un partido de fútbol por la radio. Habían transcurrido varios meses desde el último y posiblemente vaya a transcurrir mucho tiempo hasta el siguiente. Cualquier día en la radio es estimulante, pero ese sábado me desperté con un gusanillo especial. Me esperaba el Getafe - Rayo en el Coliseum, ¡qué pasada! 

Anti nada

Anti nada

A los antis siempre los he mirado con recelo, no puedo evitar torcer el gesto cuando me topo con ellos. Jamás he entendido que alguien sea anti de algo cuando puede ser pro de tantas cosas. El anti como postura vital está completamente sobrevalorado. 

El sueño de Olivia

El sueño de Olivia

Olivia tiene diez añitos. Cuando sus padres la visten con ese precioso vestido morado y le ponen esas coletas que caen en cascada desde su cabello rubio, el amor devora por dentro a cualquiera que se cruce con ella. Ella sonríe, coge su pelota y echa a correr. 

No era tapón, era rebote

No era tapón, era rebote

El título elegido para este texto es el de la leyenda de las nuevas camisetas de Pablo Lolaso, que si se forró con las de "Era campo atrás", con estas puede que consiga adelantar la jubilación. Es una pequeña concesión al cachondeo. Porque lo que viene a continuación es de una gravedad palmaria.