El cuarto equipo más antiguo de Madrid cierra 2021 con un ascenso inédito, pero sin disponer todavía de un campo propio en el que entrenar y jugar sus partidos

Finaliza un año histórico para el Guindalera, que ya tiene la vista puesta en su centenario: "Queremos organizar un torneo internacional con clubes de más de cien años"

Cargando...

Tras un largo tiempo a la sombra, el Guinda ha vuelto a asomar la cabeza en el fútbol madrileño para reivindicar una historia de la que no muchas instituciones pueden presumir.

xxxxxxxxxx

El Club Recreativo Guindalera cumplirá en 2024 nada más y nada menos que cien años, y desde la directiva ya están empezando a pensar en cómo celebrarlo. Porque, aunque mucha gente no lo sabe, se trata del cuarto equipo más antiguo de Madrid, por detrás, únicamente, de Real Madrid (1902), Atlético de Madrid (1903) y RCD Carabanchel (1916).

Por si fuese poco, el club ha logrado en 2021 uno de los mayores hitos de su historia, si no el que más: ascender a Primera Regional, categoría en la que nunca había militado hasta esta temporada. Y lo ha hecho sin tener todavía campo de juego propio, un objetivo que llevan buscando sin éxito desde hace muchos años, y para el que acaban de lanzar otra tentativa a través de los presupuestos participativos de Decide Madrid.

Fútbol para la gente del barrio

Cuando hablamos con Diego Miguel Fernández, ahora secretario y delegado del equipo, allá por marzo de 2018, estaba a punto de producirse un cambio histórico en la estructura directiva del Club Recreativo Guindalera. Poco tiempo después de la publicación de aquel artículo, el club iniciaba un lavado de cara con la llegada a la presidencia de Jesús Sánchez, quién sustituía a Julio Ramírez. Este último, que había reemplazado a su vez al longevo Agustín Rodríguez tras doce años, tuvo un mandato muy corto, pero ya consiguió que varios jugadores entraran a formar parte de la directiva, rejuveneciendo así el club.

El “nuevo” presidente, que en 2022 ya va a cumplir cuatro años en el cargo, nos cuenta cómo se realiza el cambio de directiva en el Guindalera: “El proceso se produce cuada cuatro años y está abierto para todo el mundo, simplemente hay que llegar a un mínimo: tener presidente, secretario y tesorero. Nosotros nos juntamos diez jugadores, y hubo dos o tres de la antigua directiva que también quisieron seguir. Lo normal, en un proceso como este, es que los socios se reúnan y elijan. Pero en un club de barrio no suele haber posibilidad de elegir, nadie quiere llevarse el marrón (risas). Los que se presentan entran en la directiva y van viendo en qué pueden ayudar, a mí me tocó ser presidente porque era el que en prncipio iba a tener más tiempo libre”.

Jesús Sánchez (en la fotografía superior) continuó así con la política rejuvenecedora de su predecesor (quien salvo al club de la desaparición), pero buscando ir todavía más allá con un claro objetivo marcado: conseguir que el CR Guindalera tuviese cantera, fútbol base. Y es que, hasta su llegada, el club tan solo contaba con un equipo sénior que competía en Tercera Regional, con esporádicas apariciones años atrás de otro juvenil que fue impulsado en su día por Joaquín Castellanos, tabernero y figura clave en el fútbol del barrio que, desde su fallecimiento a principios de siglo, cuenta con un trofeo ya clásico del Guindalera a su nombre.

“Cuando llegamos, la gente joven no tenía ni idea de que existía un equipo del barrio” dice el presidente. Ahora, en cambio, hay equipos en todas las categorías, y es habitual cruzarse por las calles de Guindalera y Parque de las Avenidas con gente que luce ropa del club: “Se me pone la piel de gallina, es algo que nosotros no hemos vivido: yo hasta que llegué a juveniles no conocía el Guindalera. Me siento muy orgulloso de lo que hemos conseguido, esperemos que esto dure muchos años y que la gente se vaya sintiendo orgullosa del equipo del barrio cada vez más”.

¿Y el siguiente paso?: “Ahora hay que tratar de mejorar esos equipos. No queremos tener ocho equipos por categoría, como hacen otros clubes, sino seguir siendo un equipo pequeño que acoja a toda la gente del barrio y a los de fuera a los que no les quede otra. Lo que no hacemos es dejar a niños fuera, y a veces hasta se me quejan los padres porque son demasiados (risas)".

Una de las claves para lograr ese objetivo de tener cantera en el Guindalera y crear comunidad entre la gente joven, comenta Jesús, fue el hecho de conseguir la Instalación Deportiva Breogán para el club: “Lo primero de todo para crecer era poseer un campo, una sede, y por suerte tenemos este que, aunque es de fútbol 7, nos ha permitido desarrollarnos. Luego, a medida que empezamos a ganarnos un nombre, hemos ido buscando campos fuera para los más mayores, que juegan fútbol 11: el alevín y el cadete juegan en San Pascual, el juvenil en Valdebernardo, el femenino en La Elipa… pero claro, al estar tan disgregados es complicado hacer piña”.

Campo propio de fútbol 11, el gran objetivo a conseguir

Porque, por increíble que parezca, el Guindalera lleva ya cerca de media siglo sin poder jugar en su barrio. El antiguo campo (de tierra en un descampado) desapareció con la construcción de la M-30 en los años setenta, y desde entonces los jugadores del sénior la tienen que cruzar para entrenar y jugar sus partidos en el García de la Mata, propiedad de la Federación Madrileña. Aunque el paso de la cantera está dado, desde el club no cesan en su intento de ampliar el campo de Breogán (fotografía inferior) para hacerlo de fútbol 11 y tener allí unificadas a todas las categorías, ya que no existe ningún otro campo en todo el distrito de Salamanca (al que pertenece el barrio) ni espacio físico para construir uno nuevo de cero: “Yo ya dije que estoy aquí para conseguir un campo de fútbol para el Guinda, entonces habré terminado mi mandato (risas)” asegura el presidente. ">

Y no será porque no lo están intentando: "Estamos en contacto con la junta del distrito y hemos vuelto a presentar nuestra propuesta en los presupuestos participativos de Decide Madrid. De momento vamos ganando en votos al segundo, pero no me fío, porque la última vez íbamos igual y, el último día, aparecieron de repente 150 votos que nos pasaron por encima. Desde luego, sería la leche llegar al centenario con un campito para nosotros y que ya fuese nuestra sede para siempre, aunque el sénior tuviese que seguir jugando en el García de la Mata por el tema de la grada y porque lleva allí desde que yo entré al club, hace más de veinte años".

Un ascenso histórico

Son tiempos de bonanza para el Club Recreativo Guindalera, y no solo por la creación de la escuela y la perspectiva de un nuevo campo propio de fútbol 11. En la temporada pasada, la 20/21, el primer equipo entrenado por César Fernández logró el primer ascenso de sus casi cien años de historia a Primera Regional, después de ganar en San Blas. ¿Ha ayudado esto a mejorar la situación del club en algún sentido?: “Es una alegría para el barrio, pero ni hemos mejorado en patrocinadores ni en nada. De hecho, es más gasto (risas). Aunque sí hemos ganado algo en visibilidad, nos han llamado muchos jugadores, y cada año recibimos más. Ya ven a gente por la calle con el abrigo del Guindalera, también las redes sociales ayudan mucho…”. ">

El debut del equipo en la categoría no está siendo fácil, y actualmente ocupan la penúltima posición, a once puntos de la salvación. Sin embargo, muchos partidos se están decidiendo por la mínima, por pequeños detalles: “La adaptación está siendo dura, el equipo es prácticamente el mismo que el año pasado y algunos de los nuevos fichajes que hemos hecho se nos han lesionado. El resto de los clubes tienen dos o tres jugadores muy buenos, que podrían jugar en Preferente o incluso en Tercera, y eso en Segunda Regional no pasaba. Ojalá nos salvemos este año, podamos adaptarnos el año que viene y para el centenario intentar estar arriba, pero de momento vamos a dejarlo (risas)”. ">

Su grupo, el dos, lo lideran los filiales de CD Paracuellos y Las Rozas, mientras que el filial del Guindalera, recién creado desde cero en 2020, compite en Tercera Regional y está formado por juveniles que pasaban a tercer año: “Aunque mucha gente piense que es facilísimo jugar en Primera Regional, en Madrid hay equipos con jugadores que cobran bastante. Y hemos llegado hasta aquí sin canteranos, con amigos de amigos, llamadita a mi colega que estaba en nosedonde sin jugar… es ahora cuando aparecen juveniles que están a punto de subir al sénior, pero todavía no tenemos eso asentado. Con que lleguen cuatro o cinco al primer equipo ya tienes una base de gente que ha mamado el Guindalera y que de verdad ama al escudo como los directivos que estamos”.

Sentimiento de comunidad

Como cualquier equipo de barrio o pueblo, el CR Guindalera requiere de la colaboración de vecinos y comerciantes locales para subsistir, como el restaurante Chiquito Ruiz, cuya publicidad lleva presente desde hace mucho tiempo en la camiseta del club: “Nuestros ingresos provienen actualmente de los patrocinios, que son todo bares y negocios pequeños del barrio, de la lotería y de los carnets de simpatizantes. Con todo eso pagamos el sénior A masculino, que cuesta unos diez mil euros por temporada. Los demás equipos, que en total suman ciento y pico mil euros de gasto, se pagan con las cuotas y con la instalación que tenemos”. ">

“Hay padres que se extrañan de que los niños tengan que pagar cuota, porque el sénior siempre ha sido gratuito, pero es que antes solo estaba ese equipo, y para no cobrar nada a ninguna categoría tendríamos que conseguir doscientos patrocinadores. Los pocos beneficios que obtiene el club se reinvierten en material y mejoras para los chavales, pero estos últimos dos años hemos tenido muchas pérdidas entre el COVID y Filomena, que también nos paró dos meses” cuenta Jesús, quién trabaja precisamente en la Instalación Deportiva Breogán, donde se encuentra la sede del Guindalera.

Centenario a lo grande

Será el 22 de marzo de 2024 cuando el Club Recreativo Guindalera cumpla cien años, pasando a formar parte de un selecto y exclusivo grupo de equipos que, como se ha comentado al principio del artículo, apenas cuenta con tres miembros en Madrid. Aprovechando el tirón que está teniendo el club últimamente, la directiva piensa a lo grande y ya está preparando una ambiciosa fiesta para la que, como para casi cualquier proyecto que se plantee, necesita la colaboración de todos, incluidas las instituciones.

“Queremos intentar hacer un torneo gordo internacional de equipos centenarios: Madrid, Atleti, Rayo (los cumple dos meses después)… y también traer gente de fuera, como el Sheffield FC, que es el primer club de fútbol del mundo. Pero claro, no depende únicamente de nosotros, porque no tenemos ni campo. Nos tenemos que reunir en breve con la Federación para ver cómo empezamos a mover todo esto, porque faltan dos años, pero ellos están encantados con la idea" concluye.

Ojalá la iniciativa del histórico club madrileño salga adelante, y se pueda realizar con el Guindalera por fin disponiendo de un campo de fútbol 11 propio y de una cantera de la que sentirse (todavía más) orgullosos.