Dejó el Club Voleibol Madrid sin poder volver a jugar tras su lesión de ligamentos

Vanesa Rubio obtendrá su recompensa en el Club Voleibol Fuenlabrada

Llegó a pensar en abandonar el deporte que ama

Cargando...
xxxxxxxxxx

FERRETERIA ORTIZ 1200 200

“Todo el que se ha roto los ligamentos sabe que la larguísima recuperación, los meses de esfuerzo en soledad  tienen un objetivo: volver a jugar con los tuyos, con las tuyas, yo no pude hacerlo y es una espinita que todavía estoy intentándome sacar”.

Así comenzó Vanesa Rubio, la capitana del Chamberí, el  Club Voleibol Madrid, nuestra conversación sobre su llegada al Club Voleibol Fuenlabrada.  

“Pensé en dejar mi deporte y dedicarme al voley playa durante todo el año, pero en un torneo de verano que jugué con Mónica Meco, jugadora del Fuenla, me contó como era su club y el ambiente del vestuario y decidí que la espinita me la sacaría allí si la entrenadora Isa San Miguel contaba conmigo y aquí estoy”.

Felicidad recuperada después de un año durísimo y una despedida con lágrimas de un vestuario que era algo más que eso para la jugadora madrileña: “ fue una decisión dura, no solo era dejar de jugar en mi club  sino dejar de jugar con mis amigas”.  Vanesa Rubio, la capitana del Hemos venido a jugar y que ha vivido los mejores años del club con el ascenso y la permanencia en la Liga Iberdrola de Voleibol tuvo sensaciones contradictorias al finalizar la pasada campaña: “ Era un cambio que necesitaba en mi cabeza, por un lado estaba muy feliz porque habíamos conseguido la permanencia. Por otro, triste”. La tristeza de la capitana tenía que ver con  el objetivo que se había marcado  de recuperarse de la lesión y ayudar al equipo en una temporada muy complicada en la que se rozó el descenso y se peleó hasta el último segundo por mantener al club en la élite del voleibol femenino español mi objetivo desde que me rompí el ligamento y me operé mi era celebrar un punto con mis amigas. Todo el que haya sufrido esta lesión es consciente de todo el esfuerzo que hay que hacer tanto físico y mental para volver a salir y recibir una recompensa que yo no recibí.

Vanesa Rubio ha vuelto a recuperar la sonrisa y las fuerzas para lanzarse a la aventura fuenlabreña en donde ha sido recibida con los brazos abiertos: “ la entrenadora me busco un huequecillo para mí y soy muy feliz, el C.V. Fuenlabrada tiene jugadoras con las que ya había jugado y otras jóvenes con un gran futuro a las que espero ayudar y poner mi granito de arena para que el club siga creciendo”.

La jugadora madrileña solo tiene ahora mismo una preocupación, las agujetas de su vuelta a los entrenamientos y un recuerdo para el club del que ya es historia, el Madrid: “ Por supuesto que echo mucho de menos a mis amigas, cuatro años de vestuario dan para eso y mucho más, pero estoy segura de  que ellas también se alegran por mí de mi fichaje por el Fuenla y que van a disfrutar tanto como yo cuando me vean jugar y sepan que me he sacado la espina. El resumen de todo esto es que estoy muy feliz”.

Vanesa Rubio, admiradora de Llull y de Jose María Gutiérrez "Guti", como yo, seguirá enseñando su calidad deportiva y, especialmente, humana en la canchas del voleibol madrileño. Ella y nuestro deporte tendrán al final su recompensa. 

Vanesa Rubio perteneció al Club Voleibol Madrid desde su fundaciónEn acciónPilar importantísimo en el vestuario y en el clubPrincesas del voleibol españolCon el título de la Copa Princesa que conquistó el C.V. Madrid para nuestro deporte

Fotos de la galería: Club Voleibol Madrid