Deporte femenino

Judith Obaya atravesará el Sáhara corriendo

Cargando...

La motorista asturiana sigue haciendo historia y no se conforma con lo que ha logrado hasta la fecha.

xxxxxxxxxx

Judith Obaya, natural de Villaviciosa, ha conseguido numerosos logros entre los que se encuentran ser la primera piloto en recorrer en motocicleta, en solitario, los 21 mares de Europa (19 países, 27.000km, 45 días), ser la primera mujer piloto en atravesar el Sáhara occidental en motocicleta en total autonomía (3.200 km de puro desierto sin ningún apoyo externo) y ser la primera persona en atravesar el Sáhara occidental en bicicleta fuera de carretera (1.768 km).

Este año, a partir de septiembre, Judith Obaya intentará superarse una vez más atravesando el Sáhara corriendo. Serán entre 1.600 y 1.700 kilómetros corriendo por pistas. Todo el recorrido que ha establecido la asturiana será fuera de las carreteras.

Para Judith Obaya, que ha hablado con PoblaFM, las rutas por el Sáhara han sido las más especiales. "Todas han tenido un sentido especial y han dejado huella, pero el Sahara me ha marcado especialmente. El desierto me pone en mi sitio. Me pone a prueba cada vez que entro en él, y cada kilómetro que avanzo es como un premio”.

Actualmente, Judith Obaya entrena a diario para preparse física y mentalmente a lo que se va a encontrar en el Sáhara a partir del mes de septiembre. La asturiana trabaja gran cantidad de horas al día para que su reto llegue a buen puerto y siga haciendo historia.

A pesar de haber destacado, sobre todo, con su motocicleta y de que su punto fuerte es a dos ruedas, Judith Obaya no se cierra puertas y, en unos meses, volverá a la arena del desierto para desafiar a las condiciones extremas que le esperan en el Sáhara.

Judith Obaya sufrió un grave accidente en 2015 y, antes de preparar este reto, tuvo que asegurarse que estaba totalmente recuperado ya que la exigencia de la prueba podría hacerla fracasar si sus piernas no se encuentran en un estado de forma óptimo.

Antes de su primera aventura a dos ruedas, Obaya solo pensaba en positivo. "Solo deseaba que nada me parase. Para todo lo que podía pasar tenía una sola respuesta en mi cabeza: -¿Por qué preocuparse de algo que no ha sucedido aún? En el momento en que suceda ya analizaré y resolveré-".

Obaya ha asegurado, en declaraciones a PoblaFM que sus padres y sus hijos son los que más le apoyan. "Mis padres y más tarde mis hijos. Mis hijos a su manera siempre me han dicho que hiciese lo que me gustase y que disfrutase de ello. Mis padres saben desde siempre que mis aficiones no son muy convencionales, pero les gusta verme bien y feliz".

"Cada vez que les hablo de un nuevo proyecto me dicen que vaya con cuidado, y se que no están preocupados y que confían en mi cuando les veo contarlo, orgullosos, a vecinos y amigos", ha añadido la motorista asturiana.

Judith Obaya no quiere que su techo sea atravesar el desierto del Sáhara corriendo. "No veo ninguna cima, seguiré ascendiendo mientras pueda. No tengo marcado un punto final o límite, si algún día lo dejo será por falta de medios pero no por flaqueza. De hecho el equipo de Motorcycle Experiences tiene más proyectos en estudio de este nivel, y si nos apoyan seguiremos con ellos".