MARIANO ANDRÉS: UN RECUERDO NECESARIO

Cargando...
La modestia de Mariano Andrés, su apego a unos colores, su humildad a lo largo de su vida fueron su tarjeta de visita. Alejado siempre de los focos, nunca quiso ser protagonista de nada, tal vez por eso su fútbol no le llevó donde debía haberle llevado.
xxxxxxxxxx

Colgó las botas para dedicarse a su familia, a sus vocaciones que siempre pasaron por ayudar a los demás. En la actualidad es el responsable deportivo de un colegio de  mi barrio en Carabanchel. Estoy seguro de que sus alumnos del Colegio Amorós no saben que su profe fue uno de los mejores futbolistas que han nacido en Madrid.

La modestia de Mariano Andrés, su apego a unos colores, su humildad a lo largo de su vida fueron su tarjeta de visita. Alejado siempre de los focos, nunca quiso ser protagonista de nada, tal vez por eso su fútbol no le llevó donde debía haberle llevado. Por eso, tal vez, hoy solo sea un recuerdo en estas modestas líneas escritas con devoción. Se retiró dejando a su Getafe en Segunda “A”.

La última vez que le vi fue en Onda Madrid en la Ciudad de la Imagen cuando él y Paloma me llevaron la camiseta con la que jugó sus últimos minutos, ese 15 que guardo como uno de mis mayores tesoros y luzco cuando mis amigos azulones me invitan a algún partido. Mariano no es asiduo de los campos de fútbol, de los palcos, de los homenajes, desgraciadamente para este deporte nunca pensó en entrenar. Ha vuelto al Soto de Móstoles, uno de sus campos,  solo para ver jugar allí a sus hijos, me dicen que uno de ellos, Javier, es jugando una réplica de su padre.

rfjhrnck

Recuerdo solo dos grandes frustraciones en todos los años que tuve la suerte de convivir con él, su gravísima lesión en el Municipal de Alcobendas justo cuando estaba empezando a demostrar el futbolista que sería y el fichaje frustrado del Valladolid que le hubiera hecho jugar en Primera División y que su dimensión deportiva se agrandara. Las dos fueron defendiendo la zamarra azulona de su Móstoles equipo al que ayudó a visitar por primera vez en la historia la Segunda División B.

[caption id="attachment_6617" align="alignnone" width="731"]AWLXVvhO Mariano con la elástica del Móstoles[/caption]

El azul marcó su vida, el del equipo en el que empezó y el del equipo en el que se retiró solo con 31 años.  Centrocampista con una calidad exquisita, bien posicionado, haciendo más fácil todo al resto de compañeros, mandando sin gritar. Futbolista elegante, que dirían  los sénecas de la grada. Nunca tuvo un mal gesto en el terreno de juego ante rivales o compañeros, nunca un desplante hacia los aficionados o árbitros. Y eso que le tocó vivir una época en la que los derbis solo tenían espacio para la épica.

Todavía trabajaba yo en los añorados estudios de la calle García de Paredes allá por la década de los noventa cuando recibí su llamada. Algo insólito, nuestro contacto siempre era la inversa y creo que seguirá siendo así. Mariano, ya uno de los capitanes del Getafe, quería hablar conmigo. La situación deportiva era complicada, riesgo de descenso, problemas con el entrenador. En aquella época solo Onda Madrid informaba del Getafe a nivel regional y Mariano, a título personal, me pidió ayuda para que su club recobrará el ánimo que necesitaban para intentar salvar su permanencia en Segunda “A”. Espero que el capitán me perdone que, camino de dos décadas después., haga pública esta anécdota, básica para que la gente sepa como es su corazón.

[caption id="attachment_6618" align="alignnone" width="768"]IMG_6731 Con la azulona del Getafe, equipo en el que se retiró[/caption]

 

No hubo homenajes, no hubo rueda de prensa de despedida, no hubo nada. Su marcha fue sin ruido. Mariano Andrés me regaló su último 15, con el que disputó sus últimos minutos como jugador en activo, su último canto al fútbol fue para mí. Nunca nadie me ha hecho un regalo tan especial y emotivo. Fue su despedida del mundo que nos unió de por vida y que significó nuestro adiós hasta que nos tomemos ese café imposible.

Este post lo he escrito con la inestimable colaboración de Paloma Miralles, la persona más importante en la vida de Mariano. Gracias por permitirme cerrar estas líneas con una imagen con la que uno no echa de menos el fútbol, homenajes, palcos y aniversarios. Mariano es feliz y yo también.

IMG_6810