MIS AZULES

Cargando...
xxxxxxxxxx
Yo también estoy hasta ahí... Sólo vemos las butacas vacías y no las que ocupan partido tras partido mis 'azules'. Los que estuvieron en Múnich, en el Santiago Bernabéu y en el Calderón y los que también están ante el Levante o el Valladolid. Mis ''azules' no venden su abono cuando el Real Madrid, Barça o Atlético visitan su campo. Mis 'azules' son los que repasan el dial de las radios, de las teles ya no esperan nada, para encontrar algunos minutos de información de su equipo. Los que han soportado que un club que podría haber sido cantera de nuevos aficionados no haya llegado al corazón de la gente por una política de comunicación nefasta, burda copia e imitación de grandes clubes en los que no se puede mirar uno al que conocemos como "El Geta".

Conclusión a la que llego por experiencia propia y por larguísimas charlas 'azules' de noche cerrada en el que fue, ahora lo es más, mi solitario despacho. Aficionados que aporreaban mi twitter o facebook para regañarme por el tiempo dedicado a su equipo, siempre escaso.  Desahogos de ellos y míos. No hace falta que cite vuestros nombres porque sabéis que me refiero a vosotros.

Les vi teñir de azul las calles de Madrid y he contado, cantado, saltado, disfrutado y llorado a su lado páginas de una historia, modesta como ellos, de mi vida. Les conozco muy bien porque siempre han estado y yo con ellos. Historia que va desde las Margaritas con aquellas entrevistas en el vestuario de Regional Preferente a Goyo Serrano hasta las que hice en un lujoso hotel de Múnich a Contra y Belenguer. Zamarra guardada e idolatrada del para mí mejor capitán que ha tenido en la historia reciente el Geta, Mariano. Golpes de desesperación hasta la vergüenza (un periodista no lo debe hacer nunca) y frente apoyada en los cristales de la cabina viendo rostros de gente apuñalada por el fútbol y por un gol de Luca Toni. Ascensos y descensos, maravillosos derbis frente al Lega.  Comida en la que un presidente aterrizado en Madrid me pidió apoyo ante un equipo "modesto" hecho para la permanencia y su cara de incredulidad cuando le dije que ascenderían, que eran jugadores modestos, made in Madrid, pero cojonudos. No conocía a ninguno.En todos mis recuerdos y en cada injusto comentario sobre la afición del Geta están ellos, Mis Azules.

Después de cada victoria del Getafe siempre tuiteo "Me alegro por la afición del Geta y por mis amigos azulones". La dedicatoria es clara y rotunda porque sólo me alegro por ellos. Ninguneados por los medios,  por el club y por otras aficiones se merecen mi txapela (¿se escribe así Amaya?) y mi cariño.
Son unos miles sí, pero nunca fallan, máximo respeto para la gente que no ha dejado nunca de lado a su equipo, ni en los buenos, ni en los momentos en los que el Geta era un residuo de la memoria. 
Azules, siempre han estado y siempre estarán.