Campeonato de Europa 2019

Héctor, sigue marcando el camino hacia el triunfo

¿Rendirse? Eso no existe

Cargando...

Minsk (Bielorrusia) acogió la semana pasada la cita continental más importante de Patinaje Artístico. En la categoría de hombres estuvieron Javier Fernández, que se llevó el oro, y Héctor Alonso, que participaba por primera vez. Ahora me quiero centrar en este último, como ejemplo de esfuerzo, entrega y sacrificio.

Escuela CES

Hace algo más de un mes que Héctor Alonso se proclamó Campeón de España de Patinaje Artístico. Sí, han leído bien, el mejor en su categoría después de realizar un ejercicio perfecto. Lejos de quedarse ahí fue a más, y se le abrieron las puertas del Europeo, que se celebraría entre el 23 y el 27 de enero. Hasta Minsk se fue, con la maleta cargada de ilusión, pero era en su cuerpo donde llevaba el sacrificio y el trabajo y en su cabeza la fuerza. Con mentalidad siempre positiva aterrizó en el que iba a ser su primer europeo. Fue el 24 de enero, cuando faltaban pocos segundos para las 10:20 hora española cuando saltó a la pista. Última mirada desafiante al hielo mientras empezaba a sonar The Show Must Go On de Queen. Los nervios querían ser los protagonistas poco antes de empezar el ejercicio, pero la fortaleza de Héctor fue superior, él tenía que ser el Rey sobre la pista.

El Estadio presentaba una gran entrada. Héctor brilló en España, ahora era el turno de demostrarle a Europa su fuerza, su elegancia, su estilo y su trabajo. Había que presentar a Europa a Héctor Alonso. Durante la competición el Campeón de España impidió que los nervios estuviesen sobre la pista, y si estaban, él se encargaba de estar por encima de ellos. Mucha emoción durante los primeros segundos, quitando importancia a los fallos, pocos son los que pueden decir que han estado en un Campeonato de Europa. La naturaleza es su mayor bandera, y por ello nada más conocer los resultados dijo: "Pues nada señores, último de campeonato". Finalmente se cumplieron los peores pronósticos, Héctor se quedó fuera de la clasificación en una categoría muy exigente.

Esta experiencia en Europa ha servido para reforzar más si cabe a un campeón, para pulir lo que se ha hecho bien, y para mejorar aquello que no ha terminado de salir. Héctor disfrutó del resto del campeonato disfrutando cada momento, viendo a los mejores y estando a su lado. Ya quedan menos días para ver triunfar a un chico de 21 años que nunca se rinde, que sabe que los mejores años están por delante. Un guadarrameño que la palabra rendirse no existe en su diccionario. Muy pronto él será uno de esos mejores, sino el mejor, con un camino que ya ha marcado Javier Fernández hacia la senda del triunfo. Héctor, muy pronto tendrás ese metal colgado del pecho. Te lo mereces. Tiempo al tiempo. 

Fotografía Olga Dynina