Jª7. ARAVACA C.F. 2-1 C.D. DIOCESANO

Abonados al sufrimiento

Cargando...

Un penalti convertido por Jordi Estapé en el minuto 95 dio la victoria al Aravaca contra un combativo Diocesano de Cáceres

 

xxxxxxxxxx

Dos equipos con un objetivo común se vieron las caras en el Antonio Sanfiz de Aravaca. En una categoría tan igualada, cada partido cuenta y los dos conjuntos llegaban con el objetivo de llevarse a casa los tres puntos. 

El encuentro empezó espeso, con pocas oportunidades y algo de imprecisión en el Diocesano de Cáceres. La primera del partido estuvo en las botas de Jordi Estapé, que conectó de volea un centro lateral de Camilo. El portero Jerry no tuvo problemas para detener el remate. También pudo adelantar Gorrocha al Aravaca, quien tras un córner apareció al segundo palo para intentar batir por bajo a Jerry. Una vez más, el guardameta cacereño estuvo atento para evitar el gol. 

Entre Jordi y Jang acabaron con la igualdad del primer tercio de partido. Jang salió como una bala al contraataque y con una fantástica cabalgada y el posterior pase, dejó libre de marca a Jordi. El capitán arlequinado no perdonó. Desde dentro del área, Jordi chutó potente y cruzado ante la mirada de un Jerry que no pudo hacer nada para evitar el 1-0. A partir de aquí, el Aravaca se creció y acabó la primera parte dejando unas sensaciones muy positivas. 

El Diocesano de Cáceres tuvo también sus acercamientos con peligro. El más claro de la primera mitad salió de las botas de Clemente: una falta al borde del área que el capitán cacereño se encargó de sacar. El golpeo evitó que el balón tocara en la barrera y cogió portería, pero Dani de las Heras se mostró seguro para despejar el disparo. 

La renta del Aravaca pudo aumentar al borde del descanso. Edu abrió a banda con mucha inteligencia para el incansable Camilo, que puso un centro al segundo palo. Allí apareció de nuevo Jordi, aunque el larguero impidió el doblete del delantero aravaqueño. 

La segunda parte empezó con las dinámicas cambiadas. Se pudo ver a un Diocesano intenso y que salió a por el empate, mientras que el Aravaca empezó ligeramente despistado. Los cacereños no tardaron en aprovecharse de esa situación para igualar el marcador

Iván Fernández, capitán y jugador más destacado del Diocesano, supo moverse entre los defensores locales para ganarles la posición y cabecear con habilidad un centro desde banda derecha. 1-1.

El tanto llenó de energía al Diocesano, que siguió atacando y buscando un gol que les pusiera por delante. Vadillo, el ‘8’ cacereño, pudo conseguirlo en dos manos a mano ante Dani de las Heras. En el primero, Vadillo regateó al guardameta y cuando su afición iba a cantar el gol, Alejandro Aranda sacó el balón sobre la línea. En el segundo, la rápida salida de Dani tapó mucho hueco a Vadillo, por lo que su disparo impactó contra el cuerpo del portero. 

El central del Aravaca Aranda no tuvo suficiente con evitar un gol en contra, sino que intentó marcar uno a favor. Avanzó con el balón en los pies desde su propio campo, ningún defensor le entró y decidió sacarse de la manga un zapatazo a 35 metros de la portería rival. Solo el larguero fue capaz de impedir el que hubiera sido mejor gol de la jornada. 

El ritmo se aceleró con el paso de los minutos, ningún equipo pudo tener el dominio total del partido, a pesar de que el Aravaca llegó más y con más claridad. Jerry mantuvo al Diocesano en el partido al solventar con mucha seguridad sendos disparos de Aranda desde fuera del área y Jordi a corta distancia.

El capitán arlequinado tuvo una ocasión más para volver a adelantar a los suyos. Jordi recibió en el pico del área, dribló con maestría a su defensor y chutó buscando el palo corto. La madera repelió una vez más un disparo del Aravaca ante la desesperación de la grada del Sanfiz. 

Llegó al descuento y nadie sabía qué podía pasar. Hubo un córner favorable al Aravaca, su respectivo barullo y el esférico llovido del cielo impactó con la mano de un jugador del Diocesano de Cáceres. Era el minuto 93 de partido y el colegiado Fernando Bueno Prieto no dudó. Penalti a favor del Aravaca. El encargado de transformarlo no podía ser otro que el pichichi y capitán Jordi. Silencio en la grada, tensión en todos los aficionados. Algunos decidieron no mirar, algún jugador se puso a rezar. Los más tranquilos fueron los que conocen bien a Jordi. 

Al ariete arlequinado no le tembló el pulso. Engañó a Jerry con un gran lanzamiento, consiguió su doblete particular, el 2-1 subió al electrónico y los tres puntos se quedaron en Aravaca. 

La próxima jornada, los chicos de Óscar Martos jugarán en la siempre complicada casa del Almendralejo. Por su parte, el Diocesano de Cáceres recibirá la visita de uno de los candidatos a todo: el Real Madrid. 

Ficha del partido 

Ficha del partido