Entrevista al portero del CD Colegios Diocesanos, Alberto Garrosa

Alberto Garrosa: "El portero ha de ser el que más cabeza tenga de todo el equipo"

Cargando...

Desde que empezara con tan sólo seis años a tocar balón en el equipo del Pradillo, este joven de mirada serena y fuerte, siempre tuvo claro que lo que él quería era ser portero. Y es por ello que por su esfuerzo y devoción defendiendo la camiseta en esta posición, fuera reclutado para formar parte del equipo del CD Colegios Diocesanos, casa en la que debutó en Liga Nacional y con cuyo equipo consiguió el ascenso a División de Honor.
 

xxxxxxxxxx

Cuando Pablo Negro, capitán del equipo del CD Colegios Diocesanos, te señalaba como un compañero ejemplar, y no sólo te destacaba dentro del equipo como una de las piezas clave, sino que también, te ensalzaba y te posicionaba en primer lugar siempre fuera de él; tu respuesta en la red social de Instagram fue: “Lo mejor que te puede dar el fútbol”.

Espero que no te hayas tenido que enfrentar a alguno de sus goles, ¿o sí?

(Risas). Nosotros llegamos al mismo equipo cuando llegamos al Ávila –aunque anteriormente y como dijo él dujo, estuvo en el Zona Norte, y en el Milán-, y en alguna ocasión sí que he tenido que enfrentarme a alguno de sus goles. Y ahora cuando lo vemos echando la vista hacia atrás, cuando analizamos los partidos, cómo hemos quedado, etcétera, nos picamos porque unos ganamos y otros no…pero al final, esos momentos te los tomas como historias que se van a quedar siempre para ti.

Juntos desde casi los seis años, ¿crees que podréis veros un día como rivales en equipos contrarios?

¡Sí! Sería un honor poderme enfrentar a él en una categoría alta y poder recordar los momentos que estamos viviendo ahora como compañeros y amigos.

La figura del portero es clave para un once perfecto, ¿crees que es una tarea complicada o que dentro del equipo, supone una mayor carga y exige de una mayor preparación no tanto física como mental?

La posición de portero en ocasiones es más dura que cualquier otra en el campo, ya que todos tus errores se ven limitados a un gol. Si juegas como Negro, de mediocentro o delantero, puedes fallar diez veces que luego tienes oportunidades de arreglarlo, y ahí tus errores no se ven tan marcados como los del portero, que en este caso, el error te penaliza. Creo que cada uno se va adaptando a la posición que desde pequeño le gusta, se aprende a jugar en ella y yo no lo llevo mal. Ser portero lo llevo como mi día a día.

Defender la portería en División de Honor, ¿qué supone para ti? ¿Cuál es el mayor reto al que, estando aquí, te has enfrentado?

Hay partidos en los que sabes que tienes mucha responsabilidad, ya que te enfrentas a equipos no mejores que nosotros sino que con más categoría, y quieras o no, hay veces que te pesan los nervios del equipo, las sensaciones, los campos que son más grandes, y ves que tú tienes una responsabilidad mayor a la hora de defender al equipo.

Un reto, te diría que al principio, formar el equipo, nos daba miedo, porque nos quedábamos cinco y lo veíamos no imposible, pero sí complicado. Pero hasta el momento, la gente que ha venido estamos encantados con ellos; no ha habido problemas entre nosotros, bueno sí, lo de siempre, los piques entrenando.

Recientemente, se ha creado la “Escuela de porteros SEUR”, ¿cómo te ves de monitor? ¿Qué les transmites a los chicos que quieren llegar a lo que tú a día de hoy?

Pues es algo con lo que empecé el año pasado. Era una experiencia nueva para mí porque nunca había tratado así, con niños más pequeños. Estoy muy contento y también estoy estudiando magisterio para la educación primaria porque me gustan mucho los niños. Y ya ves, ellos encantados: juegas con ellos, te lo pasas muy bien y merece la pena pasar frío por estar con ellos.

Algunas veces, he tenido la situación de algún niño que claro, son pequeños, y dicen que no quieren ser porteros porque se aburren. Y yo les digo: "Mira, yo he estado en tu situación, es una posición que es dura, la gente te ve menos y no te van a conocer como un delantero que marca goles sino que te van a conocer por tus errores o por tus buenas intervenciones, que en muchas ocasiones se van a ver reducidas. Si vosotros queréis ser porteros, luchad por ello, porque al final, merece la pena disfrutarlo".

¿Cuál ha sido el mayor consejo que como monitor en esta escuela, les has dado?

Que no dejen de luchar nunca por sus sueños. Hay que trabajar siempre, día a día, y nunca venirse abajo, porque cuando te vienes abajo, todos tus sueños se desmoronan.

¿Crees que se tiene una imagen equivocada de aquellos que, como tú, ocupáis esta posición? ¿Qué les dirías a aquellos que tanto critican las acciones de un portero?

En muchas situaciones se ha dicho que los porteros estábamos "locos", y frente a eso creo que están totalmente equivocados. El portero ha de ser el que más cabeza tenga de todo el equipo. Porque tiene que estar atento a la situación que se le va a dar al delantero, al defensa o a la situación frente a un tiro. Tú si eres delantero sabes lo que vas a hacer tú, pero si eres portero tienes que hacer lo que tú haces y anticiparte a lo que vaya a hacer él. Creo que ahora se valora mucho más al portero que antes, y poco a poco se va consiguiendo que sea mucho más valorado.

Intento que las críticas no me afecten; si es una crítica, que sea para mejorar yo en el siguiente partido, y así conseguir subsanarla. Pero intento que no me afecten en ningún momento.

La figura, la de portero, ¿es algo que viene sólo o se hace con el tiempo?

Mi padre fue portero en su pueblo y yo creo que soy portero gracias a él. Quieras que no, si de pequeño te decían “tu padre era portero”...y yo creo que lo llevo en los genes. Lo vives mucho.

Queremos que te mojes…

Un ídolo: Ter Stegen.

Un capitán: Uno es Pablo Negro. Por todo, es mucho tiempo juntos. Nunca ha habido un problema entre nosotros. Se impone muy bien ante situaciones de conflictos, de problemas…Y para mí, es el mejor capitán que he tenido. También Héctor Pose (risas), en Liga Nacional consiguió hacer un grupo muy bueno. Y los dos son los mejores capitanes que he tenido. Y también en el Ávila, Dani Sánchez, que está en el Valladolid, que también es como Pablo.

Un estadio: Santiago Bernabéu.

Un equipo: El Real Madrid.

Una batalla en lo personal y en lo profesional: Mejorar cada día, más y más; hasta que ya por la edad o por cosas de causa mayor, no pueda más. Quiero conseguir mantener esta categoría y llegar arriba.

Un sueño: Llegar a ser futbolista profesional.

Y a poblafm… Me parece muy bien que en la categoría más alta del Juvenil, exista un medio que nos dedique un espacio. Porque tú cuando lees, lees Primera, Segunda, Segunda B, Tercera…pero en cuanto a División de Honor creo nunca se ha dado tanto prestigio como con vosotros. Y tener un espacio en poblafm sienta bien. Espero que sigáis como hasta ahora, yendo a todos los partidos, escribiendo y haciendo lo del once –que es un reto para nosotros-.

(Si cuando se realizaba esta entrevista se le decía a Garrosa que se esperaba verle en la próxima semana ocupando el puesto inicial en el XI de la Jornada, y sonreía con sólo pensarlo dado que como señalaba, supone un reto para los jugadores, hoy desde poblafm podemos decir que estamos encantados y que le damos la enhorabuena).

Foto: Jorge Barrera.