Jª 1.- CD Diocesano - R. Valladolid (sábado, 17h., Manuel Sánchez Delgado)

Bautismo de fuego en el Manuel Sánchez Delgado

CD Diocesano y Real Valladolid abren la competición en una jornada para el estreno y que se prevé con mucho calor

Cargando...

A la hora del encuentro se esperan en Cáceres temperaturas de hasta 37 grados, lo que sin duda podría condicionar el partido

Llega septiembre, el mes de la vuelta al cole y el del retorno de la División de Honor juvenil, en su grupo quinto, abierta con el encuentro entre Atlético de Madrid y AD Alcorcón. Lo hace, como siempre, con ganas de quemar la última etapa puramente formativa, como una fábrica de sueños de futbolistas que, de crecer como desean, en el futuro podrían formar parte de primeros equipos o de escalones superiores en otros sitios.

Aunque para eso habrá tiempo. Lo primero es lo primero. En el caso del CD Diocesano y del Real Valladolid, buscar un estreno dulce con los tres primeros puntos de la temporada, algo que buscarán en una tarde calurosa en la que se esperan hasta 37 grados en Cáceres, ciudad que en la que se encuentra el Manuel Sánchez Delgado, donde el cuadro colegial ejerce de local. Históricamente, además, ha sido capaz de defender su cancha como un importante feudo en el que sumó muchos puntos, algo que tratará de repetir en el presente curso, octavo en la máxima categoría juvenil.

Adolfo Senso, un histórico, continúa a las órdenes de un conjunto que han abandonado varios futbolistas que fueron importantes el año pasado, como Carlos Daniel, que se ha marchado al Deportivo de La Coruña, u otros que han dado el paso a sénior, como Bernal o Urko, integrantes ya de equipos de Tercera, o sobre todo Pablo Margallo, su máximo goleador, pilar fundamental la pasada campaña y flamante jugador del Real Madrid Castilla. Su testigo tratará de cogerlo Iván Fernández, autor ya de goles importantes durante la temporada anterior, y quien estará rodeado de un grupo joven, en el que a priori habrá unos cuantos futbolistas de primer año.

Las sensaciones ofrecidas en pretemporada fueron positivas para los cacereños, principalmente en defensa. Después de cosechar victorias como las logradas frente al Valdefuentes (1-4 en el último de los amistosos) o anteriormente en Villar del Rey (2-5 siendo muy superiores) o frente al Malpartida (por 2-0), toca certificarlas en el inicio ante un rival que pretende estar en los puestos de arriba, cantera de un club de Primera División y que en los últimas visitas siempre ha sacado algo positivo. 

Y es que el Real Valladolid ha puntuado en casa del Diocesano en las cuatro últimas visitas, tras lograr tres triunfos y (0-2 en la 2017/18, 1-2 en la 2015/16 y en la 2014/15) y un empate (2-2 en la 2016/17), y todo a pesar de que tradicionalmente la mayor cosecha de puntos, favorecedores de varias permanencias, suele llegar en Cáceres. Esa misma tradición es la que dice que cuantos más sumen los de Senso ante su público más fácil les será salvarse.

Pese a los citados precedentes, el conjunto blanquivioleta es bien distinto, por ejemplo, al del año pasado, empezando porque estrena entrenador: Javier Baraja. Quien fuera capitán del Pucela da el salto desde el Cadete Regional con el afán de cuanto menos repetir la cuarta posición de la pasada temporada, en la que el fútbol fue de campanillas y el crecimiento exponencial con el paso de las jornadas. Para ello contará con varios jugadores conocedores del vestuario y de la categoría, tales como David Sanz, Dali o Víctor Socorro, fichajes como el flamante de Morante (ex UD Santa Marta) y recién incorporados del filial que fue campeón de Liga Nacional, y de quienes se espera grandes cosas.

Así, siempre que la convocatoria del filial lo permita, no será extraño contar, por ejemplo, con una pareja de centrales formada por Morante y Saeed, ghanés debutante ya con el Promesas, escoltando a uno de los tres grandes guardametas de que dispondrá Baraja. Con un centro del campo plagado del talento procedente de ese conjunto campeón, más Baba (otro ghanés) y David Sanz, la responsabilidad ofensiva recaerá en el citado Víctor, principalmente, después de estar entre los máximos artilleros de la pasada División de Honor.

Pese a las bajas importantes de futbolistas como Javi, Nieto, Apa, Sali, Orea, Pablito o Adrián Herrera, entre otros, el conjunto blanquivioleta ha cuajado una buena pretemporada, aunque atípica por la multitud de jugadores suyos presentes en el filial y de otros del conjunto de Liga Nacional con Baraja. Ello no impidió que se impusiera a rivales de categorías superiores como el Betis o el Villa de Simancas de Regional Aficionados o el Atlético Tordesillas de Tercera, así como al Real Madrid de Liga Nacional en el torneo de Sepúlveda, entre otros en los que participó, piedras de toque que pretenderán que les sirvan para este bautismo de fuego.