Iván Helguera es el capitán del Getafe CF de División de Honor

Cuando eres el general al mando del ejército

Cargando...

Lleva dedicándose al fútbol desde que tenía seis años y jugaba en la A.V. La Chimenea. Ocho años después, llegó al Getafe CF. Y hasta hoy. Os presento al capitán al mando de la tripulación, Iván Helguera. Seriedad, ambición e intensidad por y para su equipo, el número 8 azulón sueña con llegar algún día al primer equipo y jugar en Primera División.

xxxxxxxxxx

Tal y como dijo Iker Casillas en una entrevista previa a la Eurocopa 2012, ser capitán de un equipo de fútbol conlleva tener una gran responsabilidad. Responsabilidad con tus actuales compañeros, con la gente que pueda venir después y responsabilidad, sobre todo, con la afición. Hay que ser y dar ejemplo para que, cuando algún día el capitán sea otro, pueda actuar tal y como tú lo hiciste.

Decidió que quería dedicarse al fútbol y que era su verdadera pasión cuando se apuntó al equipo de su colegio, ‘Los Capuchinos’. Desde entonces no ha parado.

Iván Helguera, capitán del Getafe CF en el grupo V de la División de Honor juvenil, llegó con seis años, un curso después de estar en el equipo del colegio, al Benjamín A de la A.V. La Chimenea, donde estuvo ocho años, hasta que en Cadete B llegó al Getafe, cuando tenía 15 años. Y hasta hoy.

Si no fuese futbolista seguramente se dedicaría a algo relacionado con el mundo del deporte ya que el poco tiempo que le queda después de los entrenamientos lo emplea en sesiones de gimnasio diarias y en estudiar la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad Autónoma de Madrid.

Sería lógico pensar que, con una vida tan ajetreada, no hubiese espacio para el ocio. Pero no es así. Iván es una persona muy sociable que emplea su tiempo libre en ver a sus amigos, a su novia y en estar con su familia. 

Tantos años dedicándose a un deporte como éste, del que se aprende tanto, ha dejado huella en el capitán azulón. Iván ha aprendido que, si quieres dedicarte profesionalmente al fútbol, debes tener una mentalidad fuerte, positiva, ambiciosa y, sobre todo, luchadora para hacer frente a todas las adversidades y obstáculos que se te puedan poner por delante. Esto no es fácil y hay que estar preparado para todo.

Y para ello, sin duda, todo buen futbolista debe tener ganas, pasión y una mentalidad fuerte para ser competitivo y superarse día a día, consiguiendo todos los objetivos que uno se va proponiendo.

Llevar tantos años dedicándote al fútbol te hace descubrir equipos, formas de entender el deporte rey y jugadores a los que admirar y en los que fijarte a la hora de crecer profesionalmente. Es el caso de Iván que, si tuviera que elegir, se quedaría con Busquets, por su capacidad defensiva y visión de juego en el campo, y con Modric, por su técnica y su seguridad en todo lo que hace.

La División de Honor es la máxima categoría antes del paso al fútbol profesional. Es por ello que, tanto Iván como el resto de sus compañeros, tienen que tener una autoexigencia muy grande para el nivel de entrenamientos y compromiso con el equipo, así como una motivación a un alto nivel que les haga ir a la Ciudad Deportiva de Getafe con las ganas al 100%.

En cualquiera de los partidos que uno acuda a ver al equipo azulón, se da cuenta de que Iván Helguera es un jugador serio, ambicioso, intenso, agresivo y que trabaja por y para su equipo, intentando poner todo al servicio del grupo para conseguir la victoria en cada uno de los encuentros.

Fuera del terreno de juego, el dorsal número 8 del Getafe CF es una persona exigente, responsable, organizado y extrovertido, a la par que atento y leal con los suyos.

No hay persona que se dedique al mundo del fútbol que no tenga un recuerdo que guarde con especial emoción por su significado. Es el caso de Iván, que recuerda, como si fuera ayer, el día que se despidió de la A.V. La Chimenea, cuando pudo ver un vídeo recopilatorio de los ocho años que había pasado en ese club, formando una gran familia junto a entrenadores y jugadores.

Todo el mundo que viva por y para el fútbol tiene a alguna persona en mente a la que quiere dedicar su próximo gol. Estoy segura de que Iván elegiría, sin dudarlo ni un solo segundo, a su abuela Pilar, una mujer que siempre se sintió muy orgullosa de él, siendo uno de sus mayores apoyos y creyendo siempre en el porvenir del capitán azulón.

Pertenecer a un club que tiene un equipo en Primera División es un orgullo para cualquier amante de este deporte. Para Iván es un halago y un gran reconocimiento por su trabajo, a la vez que un privilegio y una oportunidad de seguir cumpliendo objetivos.

No sólo es un orgullo pertenecer al Getafe CF, sino también ser el capitán de la máxima categoría antes del fútbol profesional, lo que para nuestro protagonista de hoy es una verdadera responsabilidad y una enorme motivación para superarse a sí mismo y poder ser un ejemplo para todos sus compañeros.

El objetivo de muchos de los chicos del juvenil A del equipo azulón es llegar al filial. Si un día sonase el teléfono del capitán para ascender al filial sería algo imprevisto, pero estoy segura de que sería un orgullo, a la vez que un reto para el que Iván está más que preparado.

Llevar casi seis meses siguiendo a estos chicos cada fin de semana te da la oportunidad de fijarte en pequeños detalles, como las manías o rituales de cada uno a la hora de saltar al terreno de juego antes de cada partido. En el caso de Helguera, siempre salta al campo con el pie derecho y una cinta de color blanco en su muñeca derecha.

Pocos partidos quedan de aquí a final de temporada, una lástima porque es increíble ver la ilusión con la que juegan cada fin de semana. Pero su objetivo de cara al final del curso es conseguir el mayor número posible de victorias, para dar continuidad al buen juego que tienen, sobre todo después del parón navideño, y asegurarse así el cuarto puesto en la clasificación.

Forma parte de un vestuario en el que reina, por encima de cualquier cosa, un ambiente tremendamente natural, sano y muy unido, que se demuestra tanto dentro como fuera del terreno de juego. Muchos de estos compañeros, y algunos anteriores, fueron partícipes de una gran felicitación por el 18º cumpleaños del capitán el año pasado, lo que quizá sea una de las anécdotas que más recuerda nuestro protagonista.

Al frente de ese vestuario, Iván Ruiz. Un entrenador con gran carácter, entregado y exigente consigo mismo, con grandes dotes de profesionalidad, dispuesto siempre a sacar lo máximo de cada uno de sus jugadores y ayudarles a no dejarse pisar por nadie.

Antes de cada partido anima a sus chicos con charlas motivadoras y exigentes junto al resto del cuerpo técnico, para saber hacer frente al rival en todo momento, mostrando siempre la filosofía del juego azulón.

Aunque su objetivo principal es llegar al filial, si Iván tuviera la oportunidad de elegir un equipo donde jugar, sin duda alguna, sería el primer equipo del Getafe CF. Para eso, va a seguir viviendo el día a día y acumulando experiencias que le ayuden a conseguir la que es su meta más alta, llegar algún día a jugar en Primera División.