Perfil - Miguel de la Fuente

Cuando un gol lo cambia todo

Miguel de la Fuente estaba llamado a ser importante en el Real Valladolid de División de Honor, pero un tanto al Besiktas precipitó su salto al filial

Cargando...

Todavía juvenil, es titular habitual en el Promesas, es el único delantero del 99 que pasó el primer corte de Fútbol Draft y aspira a disputar el próximo Europeo con la selección española sub 19, con la que debutó marcando

xxxxxxxxxx

La tarde llegaba a su ocaso un día de finales de julio. Caluroso, como acostumbra a serlo en Marbella, era uno más de la pretemporada de Real Valladolid y Besiktas. En los turcos, campeones de liga, no se vestían de corto Ricardo Quaresma o Pepe, exdefensor del Real Madrid; sí otros como Adriano, otrora lateral del Barcelona, o Fabricio, guardameta recordado a las orillas del Pisuerga, y no precisamente por su buen hacer. El test, para los blanquivioletas, no dejaba de ser uno más contra un equipo de una máxima categoría, que, para más seña, iba a competir (está compitiendo) en la Champions. 

El tramo final sirvió para ver sobre el verde pasto a varios canteranos, entre ellos un juvenil, Miguel de la Fuente. A quien le llegó un buen pase de Anuar. Un toque con el exterior, dos toques; una caricia. Y latigazo a la escuadra. Fabricio no puede más que asombrarse ante el disparo del insultante joven y recoger el esférico de su red, no sin un gesto de fastidio, pese al cariz amistoso del envite. Mientras, Jose Arnaiz se acerca a festejar con el goleador, a la vez que aplaude. Como hacen cuantos ven el partido, retransmitido por la televisión local, en sus casas.

Aquel gol al Besiktas lo cambió todo. El delantero tudelano (no confundir la Tudela vallisoletana con la de Navarra) ya había conseguido estrenarse en el primer partido de preparación contra el Atlético Tordesillas, rival con menos enjundia, pero venía a confirmar con ese segundo tanto que quizá estaba para más de lo previsto. Porque inicialmente se esperaba que compitiera en División de Honor a las órdenes de Víctor Fernández, algo que él mismo confirmó después del golazo a los turcos, si bien estaba para más. Está para más.

 

Ruidoso final de mercado

El potencial de Miguel de la Fuente le llevó a participar en la última Copa del Atlántico con la selección sub 18 de España y a debutar en los últimos meses de la temporada pasada con el Real Valladolid Promesas, con el que tuvo minutos de calidad, a pesar de que no marcase. Su potencial, unido a la buena pretemporada realizada, avivó el interés de equipos grandes como la Juventus de Turín, que no terminó de apostar, a pesar de que en los últimos días del mercado hubo mucho ruido con una posible salida que se llegó a dar por hecha. No fue el único club que le quiso: al menos en el pasado, el Real Madrid no perdía detalle de su evolución.

La dirección deportiva del que sigue siendo su club trató de impedir aquella marcha con una propuesta de renovación que viene de confirmarse hasta 2021. Los cantos de sirena se quedaron en nada más que eso y desde el principio el atacante se enroló en el filial, lo que 'obligó' a fichar para el juvenil al canario Víctor Socorro, quien a base de goles, que también marca Adrián, ha hecho que no se le eche de menos... o sí, porque uno se imagina un ataque con los tres y no puede menos que fabular con un Real Valladolid grande, aspirante a todo, con tres delanteros de un grandísimo nivel liderados por uno que es señalado como el mejor punta nacional de la generación del 99.

La afirmación puede sonar excesiva, pero no lo es tanto si se tiene en cuenta que es el único nacido en ese año que ha pasado el primer corte de Fútbol Draft, prestigiosos premios que destacan a los mejores talentos españoles en edad sub 20 y ha comenzado como titular la preparación para el Europeo sub 19, con gol incluido. Si todo marcha, o si por lo menos sigue como hasta ahora, lo normal es que esté en la lista final, compitiendo por un sitio en el once con Abel Ruiz (FC Barcelona, año 2000). Ahora bien: él querrá mejorar.

 

Perdido en la banda

Y es que los dos técnicos que ha tenido hasta ahora en el Real Valladolid B le han colocado más bien escorado a un lado, a pesar de su condición de 'nueve' puro. La cuestión en los Anexos no deja de ser un 'Expediente X' que nadie fuera del club comprende. Titular en unas cuantas ocasiones, lleva 877 minutos, pero todavía no ha estrenado su cuenta goleadora, en parte por el pobre rendimiento del grupo y en parte por esa posición inaudita y extraña.

Porque Miguel es potente, y no está exento de técnica, aunque en espacios cortos le resulta más difícil irse de su par, más cuando, más experimentados la mayoría (no hay que olvidar que tiene tan solo 18 años), sus marcadores suelen cederle el costado y cerrarle las opciones de tiro con la derecha, su pierna hábil. Físicamente fuerte, es bregador, generoso en la entrega y presionante, y como demostró en sus primeros envites con el filial, no duda en fajarse con los centrales rivales. Su zancada le permite picar al espacio, aunque a poder ser siempre con una ventaja generada como la del partido aquel de pretemporada, y además, por su corpulencia, aguanta bien el balón y se destaca en el área como referencia, que le ha permitido marcar goles en el pasado.

Después de que otros canteranos como Ángel, Jose, Anuar, Calero y Toni se hayan asentado en el primer equipo del Real Valladolid, otro internacional y ex de la DH5 como David Mayoral y él son los señalados como los siguientes que podrían dar el salto al primer equipo de un club que por fin vuelve a mirar a la base. Una en la que también destacan otros futbolistas que sueñan también con una tarde, quizá un gol, que lo cambie todo, como le cambió la vida a a Miguel después de marcarle al Besiktas.